Necrológicas
  • Juan Fermín Purralef Montalva

Vecinos de villa Caupolicán denuncian plaga de ratones y exigen intervención de las autoridades

Por La Prensa Austral sábado 17 de octubre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

No sólo molestos, sino que además con una sensación de impotencia indescriptible se encuentran los vecinos de villa Caupolicán, al surponiente de Punta Arenas, luego de que sus reclamos por la presencia de una plaga de ratones que afecta al sector, no ha encontrado respuestas de parte de las autoridades competentes.
Los roedores tienen preocupados a los vecinos, especialmente por el potencial foco infeccioso que podría afectar la salud de los habitantes, especialmente niños y adultos mayores. Producto de ello y para dar a conocer la molestia, cerca de una veintena de vecinos se reunió ayer con el concejal José Aguilante en el pasaje Juan Barbeito, en la intersección con Avenida José Martínez de Aldunate.
La presidenta de la junta de vecinos Nº49 Caupolicán, Raquel Alvarez planteó que el problema comenzó hace más de 10 días. “El dueño de esta bodega de acopio la desocupó, ahí tenía un almacenaje de forraje y me decían los vecinos ayer (jueves) que también había alimentos de perros y gallinas. Todo esto provocó que se llenara el galpón de ratones y al hacer la limpieza, esto se propagó por las viviendas. Desde que esto se limpió, llevamos 15 días con esta situación”, reclamó.
Los ratones han invadido literalmente los patios y las casas de la villa, donde habitan unas 500 familias, según indicó la dirigenta. “El miércoles me reuní con el seremi de Salud pero no existe un programa de apoyo inmediato frente a estas situaciones. Tienen que venir los inspectores, emitir informe y después recién ven si es que procede hacer algo. El municipio tampoco cuenta con un programa para ayudar rápido. Necesitamos que nos apoyen y traigan los insumos”.
Aguilante manifestó su molestia por la falta de apoyo. “Me parece una situación vergonzosa que tengamos que estar llamando a los medios de comunicación porque los organismos de gobierno y municipales no han podido dar una respuesta satisfactoria. Es imposible esperar más, primero está la vida de las personas. Los vecinos han tomado contacto con el dueño de la bodega, pero él no ha tenido una actitud colaborativa, pero él es responsable”.
Hace cuatro días que los ratones no dejan tranquilos a los 4 miembros de la familia de Ana Marcos. “Estaban haciendo nido al lado de la cocina, encontré uno muerto. Se han comido hasta unos fideos que tuve que botar”.
Jaime Herrera es guardia de segurid
ad y vive al lado de la bodega. “Soy el más perjudicado. Ellos ahí guardaban pasto y hace tres meses comenzaron a llegar los ratones. Tuve que desocupar mis dos refrigeradores para guardar el alimento ahí. Somos seis en casa y lo peor es que tenemos un nieto de 3 años”, afirmó.

Víctor Alvarez vive literalmente a metros de la bodega. “Somos como 16 en total, en dos casas. Estamos invadidos de ratones y esto viene de hace 3 meses. He cazado algunos, pero esto no termina. Se me metieron al negocio y tuve que botar mercadería”, puntualizó.