Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Vecinos imploran solución para conflictivo cruce de Videla con Rómulo Correa

Por Nicolás Ulloa viernes 24 de julio del 2015

Compartir esta noticia
395
Visitas

Es cuestión de tiempo que pase algo más grave. Yo tuve suerte, porque de lo contrario el auto entraba a mi casa”, relató Claudio Ruiz Hernández, propietario del inmueble ubicado en la esquina suroriente del cruce de calles Cirujano Videla y Rómulo Correa, lugar donde la noche del miércoles se produjo una violenta colisión que dejó a tres mujeres internadas en el Hospital Clínico. El conductor responsable del hecho, debió comparecer ayer ante la justicia, atribuyéndole la Fiscalía responsabilidad en cuasidelitos de lesiones graves.

Eran cerca de las 22,30 horas del miércoles cuando el profesional de Enap, Héctor Mancilla Quinán, de 64 años, circulaba a bordo de su Nissan Pathfinder de cerro a playa por Rómulo Correa, no respetando el disco Pare existente en dicho cruce, impactando con fuerza el vehículo de la locomoción colectiva que conducía María Barrientos Zúñiga, quien salvó con lesiones graves, al igual que las dos pasajeras que transportaba, María Barreiro Villegas y María Quiroz Aguirre.

Tal velocidad llevaba el sation wagon, que tras el impacto, continuó su marcha hasta terminar estrellado contra la vivienda asignada al número 01 de Videla, de propiedad de Claudio Ruiz Hernández, provocando la destrucción del cierre perimetral y daños en una pared del comedor.

Por lo anterior, Mancilla Quinán debió permanecer detenido en la Primera Comisaría de Carabineros, hasta la mañana de este jueves, cuando fue trasladado al Centro de Justicia, donde el fiscal jefe, Eugenio Campos, formalizó cargos en su contra como responsable de tres cuasidelitos de lesiones graves, quedando obligado a firmar quincenalmente el libro de control de la Fiscalía, mientras dure la investigación, para la cual se fijó un plazo de 120 días.

“El imputado condujo a una velocidad no razonable ni prudente, no respetando una señalética de Pare claramente demarcada. Con su actuación culpable dejó a tres mujeres heridas, quienes permanecen en el Hospital Clínico, y esperamos que no empeore su condición (…) no hay indicios de ingesta de alcohol, ya que eso sería un hecho doloso, pero sí recae sobre él la responsabilidad en una actuación negligente”, explicó el fiscal al cierre de la formalización.

La Prensa Austral intentó entrevistar al imputado, quien se limitó a señalar que su prioridad era tomar contacto con las víctimas del accidente.

Reiterado reclamo

El accidente de tránsito no hizo más que revivir un reclamo que desde hace años han hecho los vecinos de las poblaciones Claudio Bustos y barrio Prat. Dicha esquina divide ambas poblaciones.

“Ya perdí la cuenta de cuantos accidentes hemos tenido acá, unos ocho o quizás más han sido graves, pero es cosa de quedarse por un rato y se pueden ver las imprudencias de los conductores”, remarcó el dueño de la propiedad chocada, al mismo tiempo de que se escuchaban los bocinazos de un vehículo que faltó poco para protagonizar un nuevo accidente mientras La Prensa Austral conversaba con el vecino.

Vehículos estacionados en las veredas que dificultan la visibilidad de los automovilistas que circulan por Rómulo Correa; una minirotonda por Videla que obliga a los buses de Movigas a realizar una riesgosa maniobra para poder virar sin dañar las máquinas; sumado al cambio de señalética al que fue sometido dicho cruce hace poco más de un año, variando de cuatro Ceda el Paso que habían a dos discos Pare, modificando las preferencias de paso, lo que a juicio de los vecinos, confunde a los automovilistas, son las dificultades que se aprecian en el lugar.

Así lo comparte el comerciante y residente del sector por más de 15 años, Julio Barría Barría, quien además de legitimar una eventual instalación de semáforos en el lugar, lo que estima sería “la solución definitiva”, confiesa que con el paso de los años se ha acostumbrado al estruendo de los choques que ocurren a metros de su hogar.

“Es lamentable, pero es así, ya estoy acostumbrado a los choques. Al principio uno llegaba a saltar en las noches, pero ahora escucho el ruido de los vehículos y espero el estruendo”, comentó Barría.

Es propio señalar que ambos vecinos, además de estimar que la instalación de semáforos llevaría la tranquilidad al sector, también debe regularse la velocidad con la que transitan los automovilistas por la intersección, en especial los que “bajan” por Rómulo Correa, que siempre es excesiva.

Opinión profesional

La Prensa Austral conversó con el jefe de la Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito (Siat) de Carabineros, el capitán Felipe Avila, quien entregó su apreciación sobre este conflictivo cruce.

“El cruce tiene buena visibilidad y demarcación, cuenta con la señalética adecuada, reforzada con demarcación en el pavimento. Además de noche, el lugar mantiene buena iluminación artificial”, fue su categórica apreciación.

Consultado sobre las causas que podrían estar originando los accidentes, prefirió no ser tajante, aunque insistió en que la responsabilidad bajo las condiciones descritas, pasa necesariamente por conductores que no están atentos a las condiciones del tránsito.

Tal revuelo provocó el accidente, que el propio director del Departamento de Tránsito del municipio, Sergio Oyarzo, visitó ayer tarde el sector, a fin de evaluar en terreno lo ocurrido.

Confirmó los factores externos como la falta de prudencia de los conductores y presencia de vehículos estacionados sobre la vereda. Además, fue categórico en señalar que “por ahora semaforizar no es una opción”.

“Nos interesa saber cuál es el problema, aunque entendemos que pasa por las conductas de los choferes, para lo cual requerimos del cambio de mentalidad en las personas, porque bien podríamos llenar de señalización, pero poco y nada lograríamos sin la colaboración de la ciudadanía”, aseguró Oyarzo.

Evidente es la preocupación de la comunidad, lo que recibió de primera línea el jefe municipal al escuchar “in situ” el reclamo de un vecino, quien le pidió la instalación de reductores de velocidad.

Preocupado de la situación, Oyarzo además de comprometer estudiar en profundidad la problemática, planteó que se tomarán medidas primarias a más tardar en una semana. Indicó que sumado a los discos Pare de Rómulo Correa, se podrían instalar Ceda el Paso por calle Videla a fin de diminuir la velocidad en dicha arteria, “aumentaríamos el nivel de precaución de los conductores que llegan a la esquina”, estimó.

Finalmente, sobre un eventual retiro de los bandejones centrales, comentó que es una situación que debe analizarse, ya que sacarlos podría incluso aumentar los índices de accidentabilidad, al permitir que al llegar al cruce, los conductores adelanten, por lo que por el momento, no sería ejecutable.