Necrológicas
  • Hugo Aguilar Aguilar
  • Tomislav Martic Rodojkovic
  • Lorena Gómez Vera
  • Clodomiro Bahamonde Montaña
  • Maximiliano Fernández Genskowsky
  • Danuel Güentelicán Cárcamo

Vecinos piden que se termine con la “toma” de terrenos, se abra la calle y se instale electricidad

Por La Prensa Austral domingo 15 de abril del 2018

Compartir esta noticia
579
Visitas

– Pobladores reclaman que el abandono de la zona permite que sea usada por personas que van a beber y drogarse, haciendo inseguro el vivir allí.

Hasta el sector de Abate Molina con Márquez de la Plata llegó ayer el gobernador de Magallanes, Nicolás Cogler, donde se reunió con un grupo de vecinos de ese sector quienes le expusieron la situación de un grupo de personas que permanecen en “toma”. Asimismo, le plantearon la urgente necesidad que tenían de que abriera la calle y se electrificara el lugar para terminar con este foco delincuencial.

Cogler indicó que había recibido el llamado de los vecinos el día viernes, “nos reunimos durante el transcurso de la mañana en la gobernación y nos plantearon que realizáramos una visita en terreno para ver in situ cuál era la realidad que los afecta. Aquí pudimos constatar que hay personas que no viven bien y otras que se esfuerzan por ser cada día mejor y esas personas no pueden vivir con miedo, miedo producto de los focos delincuenciales, de las ‘tomas’. No puede ser que existan personas que postulan a casas en forma regular y tengan que esperar siete años y otros que simplemente se ‘tomen’ los terrenos”, precisó.

Dijo que, como gobierno, iban a tener una postura muy clara y dura respecto de las “tomas”. “No puede ser que alguien se salte la fila. ¡Eso nosotros no lo vamos a permitir! Acá hay que hacer un empadronamiento completo de las personas que habitan en este lugar, especialmente si son familias. Desconocemos algunos datos duros respecto de las nuevas casas que se han levantado en el borde del zanjón, es por eso que queremos empadronar a las personas que están aquí, es un trabajo que tenemos que realizar con Carabineros y el municipio, para que venga Dideco (Dirección de Desarrollo Comunitario) y tener el catastro de las personas que aquí habitan y, por cierto, conocer la nacionalidad, porque hasta ahora al parecer -y según lo que nos indican los vecinos- también habrían extranjeros que se habrían ‘tomado’ algunos sitios, lo que reviste un riesgo para su propia vida por la calidad de las viviendas. Aquí si alguien se hizo el ciego o miró para el lado, nosotros no lo vamos a hacer. Tenemos que determinar también qué es lo que hacen para vivir, ya que no tienen agua potable, no cuentan con red de alcantarillado, lo más probable es que boten los desechos a la calle y eso en pleno siglo XXI creo que no corresponde. Además si quieren postular a la vivienda, que sigan con los trámites regulares que toda familia magallánica realiza y que en promedio demoran siete años”, subrayó Cogler.

Luisa Quezada, presidenta de la Junta de Vecinos, indicó que lo que le pedían a las autoridades era que, por favor, se abriera la calle y se electrificara el sector. “Con esto, se pondría fin a un foco de delincuencia y suciedad en nuestro sector. Nosotros por muchos años hemos hecho limpieza al río de La Mano, pero ahora no podemos porque no nos podemos meter. Aclarar que el problema de la “toma” es un problema de las autoridades, no de los dirigentes sociales. Mi problema es la calle, el foco de insalubridad que se está produciendo, que mis vecinos reclaman. Antes nos conocíamos todos, hoy se están dando robos a plena luz del día. Se han producido denuncias a raíz de que se han registrado casos de esta gente teniendo relaciones en la calle a vista y paciencia de los niños. Ahora estoy mucho más contenta con la respuesta que nos está dando el señor gobernador y el mayor Jaque (Hugo). El que paró un poco este tema fue Carabineros con sus rondas. Hay algunos vecinos incluso que están tratando de vender sus casas”, precisó.

El mayor Hugo Jaque, prefecto de la 1ª Comisaría de Carabineros de Punta Arenas, señaló que hace tiempo venían desarrollando un trabajo en el lugar a través del Plan Cuadrante. “Con la delegada del plan, empadronamos a las personas que están en ‘toma’, dentro de ella hay extranjeros también. Se han tomado medidas en cuanto a fiscalizaciones y controles en este sector, sobre todo durante la noche con el objeto de que los vecinos que están reclamando esta situación tengan una mayor tranquilidad. Durante el operativo realizado el viernes en la noche, no hubo incidentes. Nosotros tenemos más de 20 personas registradas, estas personas tienen sus cédulas de identidad y no presentan antecedentes, entre ellas tenemos a un extranjero que hace un mes se encuentra viviendo acá. Ahora falta empadronar a menores y eso se va a ir viendo paulatinamente, porque tampoco queremos demostrar con esto algún tipo de represalia con las personas, sino simplemente dar nuestra opinión de lo que vemos en terreno a las autoridades”, recalcó.