Necrológicas
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Isabel Barrientos Barría

Víctima de las graves quemaduras dejó de existir poblador rescatado de incendio

Por La Prensa Austral lunes 11 de julio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
160
Visitas

Pese a que logró sobrevivir al violento incendio ocurrido cerca de las 11 de la mañana del sábado, este domingo muy temprano dejó de existir Agustín Haro Cárdenas, hombre de 81 años que vivía solo en el barrio 18 de Septiembre, y que resultó con graves quemaduras producto del siniestro.
Durante la jornada de ayer, llegó desde Río Verde su único sobrino, quien lo visitaba cuando su trabajo se lo permitía, para iniciar los trámites funerarios de su tío.
Según explicó la persona que lo cuidaba, Viviana Lavados, los restos fueron trasladados ayer desde el Hospital Clínico de Magallanes hasta el Servicio Médico Legal, donde hoy se le realizará la autopsia para, posteriormente, ser entregados a sus familiares y cercanos para el respectivo responso fúnebre.
Deuda estatal
Frente a esta tragedia, la mujer realizó una fuerte crítica a la deuda que existe por parte del Estado, hacia las personas en estado de abandono. En la previa, luego de ocurrido el incendio, Viviana Lavados contó a los medios de comunicación que en numerosas ocasiones intentó sensibilizar a las autoridades, para que el hombre pudiera ser atendido en un lugar especial. “Yo conocí a este abuelito hace siete años en el hospital, cuando él andaba en control. Yo lo empecé a visitar y después me enteré que él tenía un sobrino e hicimos un contrato de palabra para que me diera la autorización de venirlo a ver. Yo le venía a dejar comidita, le lavaba su ropa, lo llevé al médico por siete años”, narró entre lágrimas la mujer.
Lavados agregó que cuando vio que, por lo avanzado de su edad, comenzó a sufrir demencia senil, empezó a golpear puertas para que lo recibieran en un hogar. “Cuántas veces los carabineros lo encontraron en la calle. Me llamaban a mí porque él tenía mi número de celular en su bolsillito, pedí ayuda en todo. (…) Ninguna autoridad escuchó”, afirmó molesta.
Vecina
La apreciación fue compartida por Judith Oyarzo, una vecina del sector que lo conocía desde hace muchos años. “Para mí lo más terrible es que el abuelo vivía solo. El no estaba bien de su cabeza y aparte de eso tenía artrosis en la rodilla, entonces andaba con un ‘burrito’ para todos lados”, relató.
La mujer fue quien se dio cuenta del incendio y avisó al Cuerpo de Bomberos. “Hace años que yo lo visitaba, precisamente, porque vivo a una cuadra de él y el caballero no vivía bien. Entonces, yo siempre lo pasaba a mirar por la ventana y me di cuenta que había fuego adentro de la casa. Así que fui hasta mi casa, llamé a Carabineros, llamé a Bomberos. Volví y con otras vecinas, como pensábamos que él estaba adentro, comenzamos a golpear por la ventana, pero en eso llegó más gente y comenzaron a derribar la puerta”, complementó.
La mujer, quien reside en el sector desde antes que Haro Cárdenas llegara al lugar, comentó que antiguamente, el hombre se dedicaba a hacer limpieza de patio de los vecinos y nunca perdieron el contacto. Posteriormente, ella le sacaba las horas médicas y lo acompañaba a sus controles, hasta cuando él comenzó a perder la memoria. “La señora Viviana fue la que hizo todos los trámites para tratar de instalarlo en algún hogar y no pudo, porque no era familiar directo”, indicó.