Necrológicas
  • Elba del Carmen Selim Antimán
  • Carlos Dante Vera Montiel

Voluntariado construyó sendero de 500 metros en la Reserva Nacional Magallanes

Por La Prensa Austral jueves 14 de febrero del 2019

Compartir esta noticia
544
Visitas

Este miércoles se dio término al tercer voluntariado ambiental “Vive tus parques”, que en esta versión impuso como desafío la construcción de un sendero inclusivo de 500 metros en la Reserva Nacional Magallanes para personas con discapacidades físicas. En esta edición fueron 37 jóvenes de distintas regiones del país que participaron de esta actividad que busca propiciar en los jóvenes el cuidado de las áreas silvestres protegidas del Estado y fomentar la educación y conciencia en la juventud chilena.

Luis Vidal Tapia es un joven puntarenense y uno de los coordinadores del proyecto “Vive tus parques” en la región, el cual también participó en los dos años anteriores en la Reserva Parrillar (verano de 2017) y Parque Nacional Pali Aike (verano de 2018). “Creo que este proyecto siempre ha ido creciendo. Nosotros tenemos un itinerario que se coordina previamente con el staff, que son los que lideran la actividad en terreno y en primera instancia se trabaja en reglas de no drogas, no alcohol y luego de eso ya hay una formación establecida previamente en el campamento”.

El trabajo mostrado corresponde a un sendero inclusivo para personas con discapacidad, el cual fue ejecutado organizándose en cuatro cuadrillas de siete integrantes cada una. De esta manera tanto los organizadores como los propios protagonistas dijeron estar conformes con el resultado conseguido a pesar de las condiciones climáticas que complican muchas veces el trabajo a la intemperie.

Por su parte, el administrador de la Reserva Magallanes, Marcelo Martínez, comentó que “se había estado trabajando desde el año pasado, con personal del Injuv de la región, y ya una vez que llegaron los chicos se armaron los grupos. He visto bastante interés y participación por parte de ellos. Habían algunos que nunca habían realizado este tipo de trabajos y en un principio costó un poco pero luego le fueron tomando el ritmo”.

Kevin Flores, de Santiago, viene por segundo año a la región para ser parte de este voluntariado, quien además fue jefe de su cuadrilla: “Yo estuve en Pali Aike el año pasado, pero acá en la Reserva es totalmente distinto. El proyecto es muy enriquecedor porque la experiencia es indescriptible, el estar tantos días junto a gente que tiene las mismas ganas que uno, de proteger la naturaleza es una instancia muy formativa”, destacó.

Uno de los jóvenes magallánicos que participó por primer año de esta experiencia fue Gustavo de la Barra, quien contó cómo fue el proceso que llevaron a cabo durante estos diez días que realizaron trabajos junto al personal de Conaf. “Es una instancia de aprendizaje porque estuvimos aprendiendo mucho de cómo es el mantenimiento y la creación de senderos y todo el trabajo que ello implica, todo el trabajo mental y físico, ya que el terreno en Magallanes tiene sus complejidades por el tipo de suelo, el frío y el viento. Lamentablemente magallánicos no vinimos muchos pero ojalá que se conozca este trabajo y más gente de la región se anime a participar”, expresó.

Finalmente, Andrea Iribarren, una joven que viajó por primera vez desde Antofagasta, se mostró contenta de ser parte de esta actividad. “Me interesó el voluntariado para aprender de otra forma lo que significan las áreas silvestres protegidas, las reservas nacionales y como uno puede cuidar y potenciar estos espacios”.