Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

ANFP rechazó contratar al español que quería Sampaoli

Por Agencias lunes 11 de enero del 2016

Compartir esta noticia
112
Visitas

Un nuevo episodio, que distancia aún más a Jorge Sampaoli de la Selección, se vivió el fin de semana luego que el técnico español Juan Manuel Lillo regresara a Europa después que la nueva dirigencia de la ANFP no concretara su incorporación oficial al cuerpo técnico de la “Roja”.

El hispano había llegado a fines de septiembre a nuestro país por petición expresa del casildense para ser su asesor y jefe de las selecciones menores, un proyecto que presentó a Arturo Salah, presidente electo del fútbol nacional.

Sin embargo, la estadía de Lillo sólo alcanzó a durar poco más de tres meses, lo que a todas luces significa un nuevo quiebre entre el adiestrador casildense y la mesa directiva.

Sampaoli veía en Lillo -uno de los mentores de Josep Guardiola- al reemplazante ideal de Sebastián Beccacece, luego que éste decidiera iniciar su carrera como técnico en propiedad. Y, para variar, ya tenía un “acuerdo de palabra” con el anterior presidente Sergio Jadue.

NEGATIVA

Pero la nueva administración, siendo consecuente con su idea de desarrollar un proceso en las selecciones menores, estimó que la incertidumbre respecto a la continuidad del aún técnico de la “Roja” atenta contra la estabilidad del mencionado proyecto, que para Salah y compañía debe funcionar más allá del entrenador de turno.

CASO JADUE

En otro plano, Andrés Fazio, uno de los vicepresidentes de la ANFP, habló sobre las irregularidades detectadas en el organismo durante la administración anterior.

“Es difícil creer que (Sergio) Jadue hizo solo todo esto, pero hay que probarlo. Coincido en que resulta difícil, sin embargo me quedo hasta ahí porque no tengo más elementos. Esperamos que una investigación nos dé la posibilidad de diferenciar quiénes son culpables”, apuntó el dirigente, enfatizando que “hay que recurrir a todas las herramientas de la ley para perseguirlos”.

Respecto a la primera semana de trabajo en Quilín, apuntó que “han sido días para interiorizarnos, informarnos. Además nos hicimos cargo de un clima laboral muy insano, herido, con gente que quedó desconcertada y desamparada, por asumir las conductas públicas de la jefatura”.

UNA “PANTALLA”

Explicó que los trabajadores de la ANFP “se sienten engañados, sienten que trabajaban para algo que tenía una apariencia de éxito y en definitiva era una pantalla que ocultaba una realidad distinta”.

Finalmente, Fazio anunció que se realizará una auditoría forense “para ver si el desorden fue provocado con el fin de obtener algún beneficio económico o si hay una administración desorganizada, pero nadie obtuvo beneficio. Si hay beneficio, es dolo o robo”.