Necrológicas
  • Mirta Simeone Miranda
  • Oriana Yutronic Puelma
  • José Alejandro Andrade Caileo

Barcelona vuelve a “arrugar” de manera increíble en Champions

Por Agencias miércoles 8 de mayo del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
44
Visitas

Una presentación épica le permitió a Liverpool dar vuelta la adversa serie de semifinales ante Barcelona para meterse en la gran final de la Champions League 2018-2019.

Pese a no contar con su máxima estrella, el egipcio Mohamed Salah (convaleciente de un golpe en la cabeza sufrido el fin de semana, pero presente en las tribunas de Anfield), el cuadro rojo goleó ayer de manera espectacular por 4-0 al “gigante” español, revirtiendo contra todo pronóstico el 0-3 que había sufrido en el Camp Nou.

De esta manera, Liverpool disputará la codiciada “Orejona” el sábado 1 de junio en partido único que se jugará en el estadio Wanda Metropolitano del Atlético Madrid. Su rival será Ajax o Tottenham, que animarán esta tarde la revancha de la otra semifinal en Amsterdam (16 horas, de Magallanes). En la ida ganó como visita el cuadro holandés por la cuenta mínima.

VIDAL TITULAR

Arturo Vidal fue titular ayer y, pese a ser una de las pocas figuras rescatables del cuadro catalán, salió reemplazado a los 74′, justo minutos antes de la debacle total.

Consciente de la necesidad de golear, Liverpool salió con todo desde el primer minuto, reemplazando a Salah y Roberto Firmino (otra gran ausente en el local), por Divock Origi y Xherdan Shaqiri.

Así, no extrañó que Origi abriera rápido la cuenta, en el minuto 6, luego de un error de Jordi Alba. Jordan Henderson remató a puerta, Marc Ter Stegen contuvo a medias y el ariete belga de ascendencia keniata empujó el balón para el 1-0.

Durante el resto de la primera etapa Vidal se lució con un despliegue monumental, cubriendo todos los sectores de la cancha y aportando además en el ensamblaje de jugadas ofensivas que bien pudieron igualar el pleito y sepultar las opciones de Liverpool, pero el portero Alisson Becker estuvo notable para impedir la caída de su arco.

GOLEADA

En el inicio del segundo lapso, el técnico local Jürgen Klopp optó por la salida de un lastimado Andrew Robertson por el holandés Georginio Wijnaldum, quien a la postre terminó siendo decisivo con un doblete.

Primero anotó el 2-0 tras otro error de Jordi Alba, cuando Trent Alexander-Arnold recuperó la esférica y la metió en el corazón del área visitante para que el neerlandés fusilara a Ter Stegen ( 53′). Y dos minutos después ganó por alto con impecable cabezazo para clavar el 3-0 ante un desconcertado “Barça”.

En medio de la inminente debacle y con los hinchas del Liverpool “en llamas”, el técnico catalán Ernesto Valverde optó por sacar de la cancha a Vidal en el minuto 74 y la consecuencia fue nefasta, pues en una  desconcentración “infantil” durante un córner, Alexander-Arnold se avivó al ejecutar el tiro de esquina de manera imprevista ante la pasividad de la zaga del “Barça”. En el corazón del área estaba completamente sin marca Origi y con un toque de primera puso el cuarto tanto que hizo explotar Anfield a los 79’.

Luego, Barcelona buscó insistentemente el descuento, pero Liverpool estuvo certero para defender y el meta Alisson también se mostró atento para no dar espacio a errores y sellar el épico triunfo de Liverpool.

PESADILLA

DEL “BARÇA”

De esta manera, Barcelona volvió a ceder una ventaja de tres goles en una instancia clave de Champions para quedar fuera de carrera. Recordemos que el año pasado la Roma le remontó un 1-4 ganando la revancha de cuartos de final por 3-0 en el estadio Olímpico de la capital italiana.

Tras lo ocurrido en Anfield, se confirma que además el equipo culé sufre una preocupante “Messidependencia” que muchas veces lo salva, pero que no basta cuando el argentino desaparece. De hecho, en la revancha en Liverpool la “Pulga” no estuvo en su mejor nivel, fallando algunas ocasiones que usualmente convierte y mostrándose poco claro en la toma de decisiones.

Para los ingleses, en tanto, lo de ayer fue una remembranza de lo ocurrido en 2005 en la final de la Liga de Campeones, cuando después de irse al descanso perdiendo 0-3 ante Milan, terminaron igualando en tiempo reglamentario y levantando la “Orejona” vía definición a penales. Una copa que Barcelona no levanta desde 2015.