Necrológicas
  • Carlos Ulloa Rabanal

Colo Colo ‘91: una “familia” que se construyó durante cinco años

Por Agencias sábado 6 de junio del 2020
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

Cada temporada que pasa el logro de Colo Colo en 1991 adquiere mayor relevancia por el hecho de que ningún club nacional ha podido repetirlo.

Marcelo Barticciotto, uno de los máximos referentes albos, tiene clara cuál fue la receta del éxito. “El club era una familia, era maravilloso, la relación entre nosotros, con la dirigencia, más allá de lo que digan de ellos. Eramos una familia. Por algo se ganó todo lo que se ganó. Creo mucho en los lazos, en las relaciones humanas. Había una armonía difícil de creer. Eso nos ayudó más allá de lo que jugaba cada uno”, expresó el “Barti”.

“Los más grandes eran el ‘Chano’ (Garrido), Raúl Ormeño, Daniel Morón, el ‘Flaco’ Dabrowski y Jaime Pizarro. Llevaban la voz cantante y eran líderes positivos. Se podía decir que eran ‘cabrones’, que el ‘Chano’ jugó Mundiales, pero eran líderes. Eso se notaba en que le hacían el trabajo fácil al técnico. Solucionaban todo antes de que le llegara al técnico y Mirko se dedicaba a dirigir”, agregó el otrora “7”.

“CHEITO” RAMIREZ

El actual DT de Wanderers, Miguel “Cheíto” Ramírez, coincide. “Ahí está la importancia de los líderes y uno lo trata de replicar. Yo venía de Lo Prado, sólo tenía el barrio, era mi mundo. Vivía encerrado en una burbuja. Pasar del barrio a Colo Colo, el equipo que siempre quería, al que mi papá me llevaba a ver jugar, era un sueño. Tuve una carrera muy rápida. Llegué el ‘85, el ‘87 me subieron, el ‘90 era titular y el ‘91 ganamos la Libertadores. Uno no está preparado para esa caja de resonancia y los que te van preparando son los líderes, los mayores como el ‘Chano’, Morón y Jaime Pizarro”, graficó el entonces stopper albo.

“Cada año que va pasando adquiere un valor más importante. Me quedo con el cariño, el respeto, la admiración de todos los jugadores. Formaron parte importante de mi crecimiento profesional y eso lo voy a agradecer por siempre”, añadió.

MORON Y EL “COCA”

Para Daniel Morón, “lo de Colo Colo campeón de América no nace de un día para otro, son cinco años de una construcción de un equipo. Partió el ‘86 con Arturo Salah, a fin de año se va (Fernando) Astengo, el ‘87 se va Roberto Rojas y ahí se comienza a armar y a no de-sarmar más el equipo. Sólo se empezó a potenciar”.

“El ‘88 llega ‘Lalo’ Vilches, Rubén Espinoza, después el ‘Negro’ Salgado, Rubén Martínez, el ‘Pato’ Yáñez y el ‘Coca’ Mendoza. Entonces siempre se fue depurando el equipo. En cinco años se hizo un trabajo de maduración”, destacó, enfatizando que “hoy eso es difícil de repetir mientras equipos como los brasileros sigan invirtiendo tantas lucas”.

Gabriel Mendoza fue uno de los refuerzos, proveniente desde O’Higgins. “Era un desconocido y parecía que siempre hubiera estado en Colo Colo. Creo que estoy en la historia porque fui un refuerzo aporte, lo que necesitamos ahora (…). Lo soñaba y por eso digo que los sueños se pueden cumplir, cuando uno trabaja, es disciplinado. Quería llegar a Colo Colo, ganar todo, pero no pensé que tan rápido me iba a cambiar la vida de un año para otro. Después de años le tomé el peso”, resaltó el “Coca”.