Necrológicas
  • Raúl Sergio Miguez Quinán

Cuando Sokol venció al campeón sudamericano Goes de Uruguay

Por La Prensa Austral jueves 11 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Hace ya 63 años que se obtuvo uno de los primeros hitos importantes para el básquetbol magallánico, cuando el Sokol Croata (Yugoeslavo en ese tiempo) derrotó en partido amistoso disputado en el recordado antiguo gimnasio de la Confederación Deportiva de Magallanes al Goes de Montevideo, que en esa época era el campeón sudamericano.

El equipo uruguayo llegó a nuestra ciudad completando una extensa gira que lo llevó por toda Sudamérica, incluyendo por supuesto a Chile y también a nuestra ciudad, cosechando sólo triunfos en todas sus presentaciones.

Pero el 16 de junio de 1957, en un gimnasio con las tribunas colmadas de público, el Sokol alcanzó su primera victoria internacional tras imponerse por 50 a 44 al poderoso equipo uruguayo que llegaba en calidad de invicto y que tenía en sus filas a varios seleccionados de su país, incluyendo entre sus figuras a Milton Scarone, quien había participado por Uruguay en los Juegos Olímpicos de Helsinki de 1952 donde fue medalla de bronce.

HAZAÑA DEPORTIVA

La victoria fue catalogada como una hazaña en la época, destacando sobremanera la notable actuación de Juan (Ivo en croata) Radic, quien un par de años antes había llegado a nuestra ciudad procedente de Antofagasta, su ciudad natal, para reforzar al plantel sokolino en la competencia local. Para ese compromiso también Sokol, contó con los refuerzos locales de Vicente Karelovic y Carlos González.

El “Pollo” logró marcar 31 de los 50 puntos del equipo eslavo, aprovechando sus grandes condiciones para el baloncesto y favorecido también por el reglamento de la época que no limitaba la posesión del balón por parte de cada equipo, lo que le permitía retener la pelota por un tiempo prolongado, consiguiendo con ello innumerables faltas a su favor.

El plantel estuvo integrado por Raúl Slavic, Benito Marsan, Marcos Kusanovic, Juan Blazina, Krunoslav Dujnovic, Juan Radic, Pedro Radic y Antonio Giergia, más los refuerzo señalados de Karelovic y González, todos bajo la dirección técnica de Esteban Marinovic.

COMENTARIO

Al día siguiente “La Prensa Austral” comentaba “La victoria del Sokol, que sumó un nuevo galardón a sus eficientes actuaciones ante equipos foráneos, fue saboreada por la afición que estaba anhelosa de que el equipo local le brindara una satisfacción, después de tantos y tantos contrastes”.

Más adelante agregaba “no puede discutirse en absoluto el triunfo sokolino, que estuvo más cómodo en la cancha, más suelto y aplomado. Goes se vio frenado en sus entradas debajo del tablero por la excelente marcación zonal ejercida por el rival, ya que pese a su mayor jerarquía no pudieron respirar a sus anchas pues Karelovic, Giergia y Blazina cumplieron un ponderable trabajo defendiendo”.

En la parte final del comentario señalaba “hubo un duelo personal entre Radic y el olímpico Scarone, saliendo vencedor el jugador local, ya que Ivo aparte de sus 31 puntos hizo abandonar la cancha a Scarone por límites de personales”, concluyó la nota.

A pesar de ser sólo un compromiso amistoso, el triunfo de los “croatas” fue bien aplaudido por los aficionados de la época, considerando que por primera vez llegaba a nuestra ciudad un equipo con los pergaminos que tenía el representativo uruguayo.

DESPEGUE

A partir de este hecho se puede considerar que comenzó el despegue definitivo del básquetbol regional, que posteriormente en las décadas de los ’60, ’70, ’80 y ’90 entregó grandes satisfacciones a los magallánicos, con resultados que hasta los días de hoy se recuerdan.

Luego se hizo una tradición la llegada de equipos del norte del país como también del lado argentino, que juntos a los planteles locales “armaron” grandes veladas basquetbolísticas que fueron del deleite de los entusiastas locales.

Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, con seleccionados argentinos; Bahía Blanca, Sportiva Italiana de Valparaíso, Israelita, Temuco, Osorno, entre otros, además los equipos locales comenzaron a reforzar sus planteles con la llegada de jugadores del norte como también de la Patagonia argentina.

Se comenzó a disfrutar de una atractiva y sana rivalidad deportiva entre los clubes locales, con clásicos duelos entre el Sokol y Liceo o Sokol con Español, Liceo con Comercial, Naval contra Pudeto, los que se disputaban a gimnasios llenos y para adquirir una entrada había que hacerlo con bastante anticipación.

VALORIZACION

El básquetbol punta-
renense era bien visto y valorado en el resto del país, donde permanentemente era invitado para participar de torneos de primer nivel que se realizaban en esos tiempos.

Atrás quedaron sus inicios en los años ’30, cuando se jugaba en canchas al aire libre y sin importar las condiciones climáticas, como la que estaba ubicada en la plaza Sampaio, o la del teatro “Armonía”, que estaba en la esquina de Armando Sanhueza y Waldo Seguel y que también se ocupaba para veladas de boxeo; o la explanada Prat, cancha también a la intemperie que estaba en los terrenos en donde después se construyó el gimnasio “Cubierto”, como también a un costado de la Plaza de Armas, frente a lo que es hoy la Municipalidad de Punta Arenas.

Grandes momentos vivió el básquetbol magallánico en su historia, muchos de los cuales han quedado marcados a fuego en los hinchas, dirigentes y jugadores. No hay duda que los tiempos actuales son distintos y estamos muy distantes de reeditar esas actuaciones, pero con constancia y perseverancia se podría retomar la senda del éxito.