Necrológicas
  • Eduardo Castro Mascareño
  • Norberto Seebach

Ex compañero delata a futbolistas peruanos que “se vendieron” en Mundial de Argentina ‘78

Por Agencias miércoles 14 de marzo del 2018

Compartir esta noticia
233
Visitas

Uno de los partidos más polémicos y “sospechosos” en la historia de los Mundiales se vivió hace 40 años: el 6-0 de Argentina sobre Perú (foto), por la segunda fase del torneo que se disputó en el vecino país el año 1978.

La sombra del soborno se puso sobre ese compromiso debido a la amplitud del resultado y la poca resistencia del equipo peruano, que había sido campeón de América en 1975.

El 6-0 le permitió a la “Albiceleste” dirigida por César Luis Menotti avanzar y jugar a la postre la finalísima, titulándose campeón a costa de Holanda.

Durante años nadie dijo nada, hasta que el ex jugador del mencionado elenco peruano, José Velásquez Castillo, contó lo que había visto ese 21 de junio de 1978 en Rosario.

Fue en una entrevista con un diario de su país, el “Patrón”, cuando dio pistas del hecho en octubre pasado, asegurando que sus ex compañeros y cuerpo técnico tuvieron que ver con un posible “arreglo” del partido.

NOMBRES

Ahora, en Trome, Velásquez fue más allá y dio nombres de sus compañeros que “fueron para atrás”, sobornados.

Se trata de Rodolfo Manzo (defensor central), Raúl Gorriti (mediocampista, ya fallecido), Juan José Muñante (delantero) y Ramón Quiroga (arquero, nacido en Argentina). “Hay otros dos que son famosos y les puedo dañar sus carreras…”, se excusó Velásquez.

“Toda la vida yo era titular y jugaba los 90 minutos. En ese partido, el entrenador me saca comenzando el segundo tiempo cuando perdíamos 2-0. Entra (Raúl) Gorriti y llegan los demás goles”, complementó.

Incluso, el ex futbolista afirmó que el general Jorge Rafael Videla, Presidente argentino durante la dictadura militar en esa época, estuvo en el camarín de los albirrojos para “asegurarse”.

“Entró con el secretario general de Estados Unidos, Henry Kissinger, supuestamente a desearnos suerte… ¿Qué tenían que hacer ahí? Fue como una manera de presionarnos, para ‘ver’ a los que se habían vendido”, remató Velásquez.