Necrológicas
  • Eduardo Castro Mascareño
  • Norberto Seebach

Independiente ganó la Suruga Bank con sus chilenos como “los mejores”

Por Agencias jueves 9 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
82
Visitas

Un nuevo título internacional para su nutrida vitrina sumó ayer Independiente de Avellaneda. El cuadro argentino donde militan el volante nacional Francisco Silva y el argentino nacionalizado chileno Pedro Pablo Hernández, recientes contrataciones, se coronó campeón de la Copa Suruga Bank, trofeo comercial que se viene disputando hace algunos años en Japón.

El partido único frente al Cerezo Ozaka, monarca nipón, se jugó en el estadio Nagai, donde el cuadro trasandino se impuso por la cuenta mínima con gol de Silvio Romero a los 28 minutos, gracias a un potente remate.

Así, Independiente sumó su 18° corona internacional e igualó a Boca Juniors como el club argentino con más títulos en el extranjero. Ahora, el “rojo” se alista para debutar en la Superliga Argentina el 17 de agosto contra Newell’s.

LOS CHILENOS

Los jugadores chilenos fueron titulares ayer y cumplieron un destacado cometido. El “Gato” Silva fue reemplazado a los 78 minutos, mientras que Hernández dejó el campo a los 89′.

El diario Clarín aseguró que los dos nacionales fueron “los mejores” del partido y calificó a ambos con un 7. Sobre el nacionalizado chileno, por ejemplo, comentó que “Hernández cumplió buena tarea como uno de los refuerzos que sumó (el técnico Ariel) Holan. Llevó de la mano al equipo en el primer tiempo y pudo abrir el marcador con un espléndido tiro libre, pero el zurdazo pasó muy cerca. Como casi todos, sintió el rigor del clima y el desgaste del primer tiempo. Fue reemplazado casi al final”.

Sobre Silva, Clarín apuntó que “fue uno de los puntos altos del equipo. Ordenó, relevó, fue salida y recuperó muchas pelotas. Sintió el trajín en la parte final, como casi todo el equipo, pero no perdió la ubicuidad. Fue reemplazado por Domingo”.

El diario Olé de Buenos Aires le puso nota 6 a Hernández: “Tuvo una clara tras un pase de Gigliotti, pero tardó en definir y le extirparon la pelota desde atrás cuando estaba mano a mano con el arquero. Tuvo algunas buenas  ejecuciones de pelota parada. Preciso a la hora de  distribuir la pelota”.

“Jugó mejor cuando estuvo más retrasado que cuando se adelantó, ya que descuidó un poco sus espaldas en los momentos en los que intentó conducir. Cumplió”, agregó el periódico deportivo.

En tanto, Silva, con nota 5,5, “hizo un trabajo silencioso. Recuperó y entregó la pelota con precisión. Con el correr de los minutos fue perdiendo influencia producto del cansancio. Debe seguir ganando ritmo”, analizó Olé.