Necrológicas
  • Haidee Correa Norambuena
  • Antonio Martinic Vrandesic
  • Nolberto Villarroel Barría
  • Beba Babaic Smith
  • Ramón Rosales Gutiérrrez

Jadue suma otro “numerito” a su escandaloso historial

Por Agencias jueves 4 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Sergio Jadue debía recibir el pasado 5 de mayo su sentencia por participar en la escandalosa red de corrupción conocida como Fifa Gate. Sin embargo, el ex presidente de la ANFP logró aplazar por novena vez el dictamen y continúa en Estados Unidos cooperando con la investigación bajo delación compensada.

En medio de esto, el programa Hola Chile de La Red reveló el pasado martes un par de imágenes del ex dirigente chileno completamente ensangrentado en Miami. Se trataría de un hecho ocurrido en abril de 2019.

Según explicaron en el citado programa, el ex dueño del máximo sillón del fútbol chileno fue al hogar de María Inés Facuse (ex esposa) y dañó el vehículo Porsche de su actual pareja. A raíz de la situación -cuenta el medio- el calerano y la nueva pareja de Facuse se habrían enfrentado a golpes y Jadue sacó la peor parte.

DECLARACIONES

“Estábamos con María Inés en la casa de ella. Sentimos ruidos de autos rotos, de golpes, nos llamó la atención y caminamos al estacionamiento. Veo mi auto y estaba roto, los espejos…”, confirmó el actual pololo de Facuse.

“A los minutos llega él en un auto y lo primero que hace es ir a atacar a María Inés e intenta pegarle. Me meto yo al medio y ahí trata de golpearme a mí. Empezó una pelea entre los dos bastante importante y por un buen rato… Después se escapó y me entero que llamó a la policía y dijo que yo lo había atacado cuando él había venido a conversar”, añadió.

Según el programa de televisión, Jadue quiso presentar acciones legales, pero no tuvo éxito, pues se comprobó que él fue quien inició la pelea al atacar el vehículo.

UNA HISTORIA DE ESCANDALOS

El 17 de noviembre de 2015 Jadue dejaba Chile en medio del escándalo de corrupción que azotaba al fútbol. Según el entonces presidente de la ANFP, su viaje no tenía nada que ver con la investigación: “Me voy de vacaciones unos meses…”, aseguraba.

Desde aquel momento hasta hoy el ex timonel del fútbol chileno vive en Estados Unidos como testigo protegido. Se instaló en Miami para colaborar con la justicia norteamericana y poco se ha sabido de él con el paso de los años.

Algunas imágenes esporádicas han mostrado cómo es su vida, mientras las nueve veces que se ha aplazado su sentencia son parte de las noticias conocidas.

Del resto poco y nada, salvo algunos escándalos como el que protagonizó en abril de 2019 y otros, la mayoría con quien fuera su esposa y acompañante durante tantos años en Chile.

En marzo de 2019, Facuse contaba su distanciamiento con el ex dirigente y los líos que tenían. “Hace 6 meses que no da dinero ni para mi hija ni para mí. Me solicita el divorcio y yo he tenido que trabajar en mil cosas, como haciendo jardines, en decoración. Gracias a Dios conocí a una familia chilena que me ha ayudado mucho y me ha sacado adelante”, afirmaba.

“No quiero saber de él y de su familia, porque todos han sido mantenidos por las platas que Sergio ha tenido. Siempre se ha visto como una víctima, pero él actuó siempre sabiendo lo que estaba haciendo”, acusaba.

EN UNA AUDIENCIA

En mayo del año pasado, Jadue estaba en una corte tras la demanda de su ex señora por pensión alimenticia y al enterarse que debía pagar 1.500 dólares mensuales, el ex mandamás de la ANFP estalló.

Visiblemente molesto increpó al juez, según un registro exhibido por TVN. “¡Pero cómo va a tomar ese documento falso como prueba!… Si esa firma no la tengo yo. ¡Cómo va a ser tan fácil mentirle a la corte!”, exclamó furioso. Su abogado lo tuvo que tranquilizar.

Asimismo, en el marco de otra cita ante los tribunales por la demanda de divorcio, su rabia fue contra un comunicador chileno que vive en Miami. “Me agredió en dos ocasiones por estar haciendo mi trabajo”, comentó el profesional.

Y añadió: “Cuando me acerqué tomando fotos, él viene, toma su mochila, me pega y casi me bota el teléfono con el que tomaba imágenes. Después en el pasillo tomó una pequeña carrera y me pegó un empujón bastante fuerte”.

Luego se dio otro capítulo según el mismo relato: “Hizo alusión a que yo soy gay, cosa que no tiene que ver con mi trabajo, y me empezó a gritar ‘homosexual, homosexual’, como que me estaba agrediendo de alguna manera. Tratando de descalificarme”.