Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Quintanilla y Casale sufrieron en el Dakar

Por Agencias sábado 7 de enero del 2017

Compartir esta noticia
54
Visitas

Pablo Quintanilla (Husqvarna) cedió el liderato de motos en el Rally Dakar 2017 luego de sufrir problemas de navegación en la quinta etapa, donde terminó séptimo, muy por detrás del vencedor, el británico Sam Sunderland (KTM), quien se adueñó del primer puesto de la general.

Según informó la organización de la competencia, “al haberse anulado el segundo tramo cronometrado de la etapa, por malas condiciones climáticas y de la ruta, la clasificación al final del primer tramo es la definitiva”.

En la general, Quintanilla retrocedió al segundo puesto quedando a 12 minutos del liderato.

“ETAPA DIFICIL”

“Fue una etapa difícil. Partimos con caminos montañosos, mucho frío, lluvia y neblina. Después, aproximadamente a 150 kilómetros, entramos a unos lechos de río. Ahí cometí un error. El río tenía muchos brazos y tomé uno de los equivocados, que era parecido al que salía en la hoja, pero era paralelo al que tenía que tomar”, partió comentando Quintanilla.

“Era muy difícil encontrar el rumbo correcto, porque habían muchos brazos en el río y eran todos similares, más o menos en la misma dirección. Una vez que te metías adentro de uno era muy difícil saber si ibas en el correcto, hasta que tocaba el ‘waypoint’ siguiente. Me pasó a mí, cuando tenía que abrirlo no lo marqué y ahí tuve que volver al punto donde sabía que estaba y partir de nuevo”, complementó.

Quintanilla se mostró de acuerdo con la suspensión del segundo tramo. “Había mucho barro, hacía mucho frío, estábamos todos mojados. Pienso que no hubiese sido buena idea largar la segunda parte y seguramente hubiesen aparecido problemas mayores como pilotos con hipotermia”.

De cara a lo que viene, el piloto nacional habló con mesura. “Para mí sigue siendo la misma carrera, la misma competencia, y sigo con el objetivo de continuar avanzando y mejorando, firme con mi estrategia”, apuntó.

CASALE CAE

En los cuatriciclos, Ignacio Casale (Yamaha) descendió al cuarto lugar en la clasificación general tras rematar octavo en la quinta etapa, que unió a las localidades bolivianas de Tupiza y Oruro, con 692 kilómetros de recorrido (447 cronometrados que finalmente quedaron en sólo 219 kilómetros de especial).

El ganador de la jornada fue el holandés Kees Koolen, en tanto el francés Simón Vitse quedó como nuevo puntero de la general, superando por más de 14 minutos al chileno.

MAS PROBLEMAS

Casale descendió ayer dos puestos en la acumulada debido a un problema sufrido en la ruta. “Hoy (ayer) partí noveno, a un gran ritmo pero sin arriesgar. Me sentía muy cómodo. Pensé que si culminaba bien la etapa podía sacar un muy buen resultado. Pero al llegar al kilómetro 175 hubo un error en el ‘roadbook’, en donde había que salirse de la ruta, pero en el ‘roadbook’ no salía nada al respecto. Entonces empezaron a llegar pilotos de frente, otros de atrás, nadie sabía para dónde ir”, comentó el ganador del Dakar en 2014.

“A mí no me gusta seguir pilotos, pero en este caso lo tuvo que hacerlo porque de alguna manera tomaron el camino correcto y llegaron 25 minutos antes a la meta”, agregó.

El piloto nacional se mostró preocupado por las fuertes precipitaciones. “Si sigue lloviendo así, la etapa de mañana (hoy) va a ser un desastre. Con este barro se pone muy peligrosa la ruta y en Bolivia los caminos son con mucha cuesta, mucho barranco. Creo que sería muy peligroso. Aunque no me conviene, quizás deberían suspender la etapa”, cerró Casale.

GARAFULIC SE MANTIENE

Por su parte, Boris Garafulic (Mini) finalizó en el 14° puesto la quinta etapa de autos, con lo que se mantuvo en el noveno lugar de la clasificación general.

El piloto francés Sebastien Loeb fue el vencedor de la jornada, en tanto el francés Stephane Peterhansel asumió el liderato de la general.

La sexta etapa unirá hoy a Oruro con la capital boliviana, La Paz. Un trayecto de 784 kilómetros, 527 de ellos cronometrados. Mañana será día de descanso y el lunes continuará la carrera, cuya meta estará en Buenos Aires, el 14 de enero.