Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Roggers Aguilar: “Correr el Gran Premio es una obligación si vives en Porvenir”

Por La Prensa Austral domingo 24 de julio del 2016

Compartir esta noticia
289
Visitas

Lleva algunos años en la capital fueguina, donde tiene su trabajo particular, amigos y su propia familia formada, por eso que Roggers Aguilar no duda correr por segunda vez al Gran Premio de la Hermandad en Tierra del Fuego representando a Porvenir.

Después de hacer su primera incursión como piloto con un Daewoo Tico ahora lo hará en otra serie, “me cambié de categoría, voy a la ‘B’ con un Lada Samara. En dos oportunidades anteriores fui como navegante”, nos cuenta el joven piloto en las instalaciones del taller de la “Ford” (ex Casa Camelio), donde está preparando su máquina.

Para Roggers correr el Gran Premio fueguino “es un sueño y prácticamente una obligación si vives en Porvenir”.

“La primera vez lo hice como navegante de Cristián Velásquez, un amigo de Punta Arenas y la segunda con Carlos Cofré, de Porvenir”.

DESAFIO GRANDE

“Este año y en esta nueva categoría para mí es un desafío bastante grande porque voy a correr con mi hermana Deyanira, quien nunca se ha subido a un auto de carrera, así que será la primera vez como binomio”.

“Hemos entrenado bastante, ‘Titín’ nos estuvo enseñando lo que es trabajar con la hoja de ruta así que este fin de semana estaremos haciendo ‘hoja’”.

“Respecto al auto, es un Lada del ‘91 con 1.300 c.c., carburado. Está estándar y pretendemos, como todo piloto, ganar la carrera, es el sueño de todos”.

Advierte, con bastante humildad, que “eso sí, hay que tener los pies bien puesto en la tierra, ya que la preparación de la mecánica es enteramente propia, por lo que no se puede pretender llegar muy arriba, pero, como desafío -aunque no me gusta decirlo porque creo que hay que tener mayores objetivos- es tratar de dar la vuelta”.

“Igual es una inversión importante la que se hace y la verdad es que no me gusta ‘dar la vuelta’, ya que uno se inscribe para correr. Como sea, pero a correr y a ganar”.

ESFUERZO PROPIO

En la mecánica le ayuda Víctor “Chompi” Vidal, más la asesoría de algunos amigos de Punta Arenas y Río Grande. El financiamiento admite que es de su propio esfuerzo más algunos “granitos de arena” de unos buenos amigos.

“Eso sí, quiero agradecer a Félix España, que cuando le pedí arrendar un espacio en su taller, se enojó y me dijo que no arrendaba, si no que lo facilitaba. Así que estoy muy agradecido de él por su cooperación e interés en ayudar”.

Por suerte -finaliza- su esposa es también muy fanática del automovilismo y le gusta que esté en esta importante carrera, así que tiene su colaboración y aunque no esté en el taller, sí mantiene una constante preocupación y está atenta a cualquier detalle.