Necrológicas
  • Edith Villarroel Cárdenas
  • Nieves Martínez Mihovilovic
  • Aurora Cárcamo Urbina

Rosberg sorprendió al mundo “tuerca” con su retiro de la F-1

Por La Prensa Austral sábado 3 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
46
Visitas

Apenas cinco días después de proclamarse campeón del mundo de Fórmula Uno, Nico Rosberg comunicó ayer el inesperado final de su carrera deportiva, una decisión en la que sitúa a su hija Alaïa y a su mujer Vivian al frente de sus prioridades.

“Es muy fácil. He alcanzado lo que quería alcanzar”, se excusó Nico Rosberg en Viena, donde se encuentra con motivo de la gala de la Federación Internacional de Automovilismo (Fia). Fue un periodo marcado por el “trabajo duro, el dolor y los sacrificios” que el domingo, con su segundo puesto en el G. P. de Abu Dabi, culminó en su proclamación como nuevo campeón del mundo de la disciplina.

Pero no todo fue fácil. Tuvo que soportar decepciones en los dos últimos años, donde debió asumir la supremacía de su compañero de equipo, Lewis Hamilton.

“Eso llevó mi motivación a niveles que nunca antes había experimentado y, por supuesto, tuvo un gran impacto sobre las personas que quiero. Derivó en un esfuerzo familiar de sacrificio, poniendo todo detrás de mi meta. Por eso no tengo suficientes palabras de agradecimiento para mi mujer, Vivian”, remarcó el vigente campeón.

Su buen desempeño al volante del Mercedes le permitió erigirse en el tercer alemán, después de Michael Schumacher y de Sebastian Vettel, y el segundo hijo de campeón que gana el título, como lo hiciera el inglés Damon Hill, hijo del bicampeón Graham Hill.

PADRES E HIJOS CAMPEONES

Damon, campeón del mundo en 1996, emuló a su padre Graham -ganador en 1962 y 1968 y único poseedor de la triple corona, al añadir sus victorias en las 500 Millas de Indianápolis (1966) y las 24 Horas de Le Mans (1972)- algo que repitió Nico, hijo de Keke Rosberg, ganador del Mundial de 1982.

Nico -nacido en Wiesbaden hace 31 años- obtuvo un segundo lugar en Singapur 2008, su mejor puesto en Williams, con el que logró otro podio esa temporada en Australia, terminando tercero.

Pasó a Mercedes en 2010, logrando su primera victoria el 2012 en China y el 2013 festejó en Mónaco -donde tiene su residencia- y en Gran Bretaña. El 2014 alcanzó su primer subcampeonato -que repetiría el 2015-, con cinco victorias y diez segundos puestos en una temporada.

Rosberg supo ser paciente y este año no dejó escapar su oportunidad. Ganó las cuatro primeras carreras de la temporada (Australia, Bahrein, China y Rusia), llegando a tener 43 puntos de ventaja.

REMONTADA

Hamilton remontó y, a pesar de su victoria en Bakú, escenario del G. P. de Europa, Nico llegó a las vacaciones 19 puntos por detrás de su antagonista, que ganó las dos anteriores y se anotó las cuatro siguientes antes del receso.

El hijo de Keke supo reponerse y ganó las tres primeras carreras tras las vacaciones de agosto (Bélgica, Italia y Singapur). Saboreó como un triunfo el tercer puesto de Malasia, donde abandonó Hamilton, antes de ganar en Japón donde Mercedes festejó su tercer Mundial seguido entre los constructores y Nico aumentó a 33 puntos su ventaja.

“En ese momento, recordó Rosberg, el destino del título estaba en mis manos, la presión se multiplicó y empecé a pensar en dar finalizada mi carrera si me convertía en campeón del mundo”.

Aguantó el contraataque final de Lewis, que no le bastó al inglés para festejar su cuarta corona, pero añadió emoción a definición de la temporada. Nico secundó a Hamilton en sus victorias de Austin (EE.UU.), México y Brasil, que redujeron la diferencia a sólo doce puntos, pero en el circuito de Yas Marina de los Emiratos Arabes Unidos amarró el título al terminar segundo. En su familia ya hay dos campeones mundiales. “Ahora es el momento de disfrutar”, sentenció Rosberg.