Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Rubgy femenino de la Umag aspira a potenciar el deporte en Magallanes

Por Marisol Retamal lunes 15 de febrero del 2016

Compartir esta noticia
470
Visitas

Una docena de jugadoras practica todas las semanas con el objetivo de destacar en la liga patagónica que se realiza en la provincia argentina de Santa Cruz y, asimismo, esperan clasificar para integrarse al torneo nacional de la especialidad.

Una cancha de rugby se ubica en el Campus Norte de la Universidad de Magallanes. Los días martes, jueves y sábados se reúnen en el lugar jóvenes de distintas edades interesados en  aprender un deporte intenso, rudo pero muy dinámico.

A la escuela formativa integrada por niñas y niños desde los 6 años, se suma otro grupo –también mixto- que incluye a pequeños desde los 8 hasta los 13 años. Y también entre los entusiastas deportistas figura una docena de jóvenes de 15 a 20 años que forman la rama femenina de rubgy de la Umag.

Hans Brandt es el entrenador de Umag Rugby Club, equipo con el que está trabajando hace tres años. Este conjunto participa activamente en la liga patagónica de rugby que se juega en la provincia argentina de Santa Cruz y que incluye a dos equipos de Río Gallegos, uno de Piedrabuena, otro de El Cafalate y uno de Río Turbio. “Este año habrá campeonato y eso genera muchas expectativas”, comenta el adiestrador de las rugbistas.

El año pasado ganaron varios partidos pero para este ciclo tienen el desafío de rearmar el equipo, ya que varias de sus integrantes emigraron de la zona para continuar sus estudios en otras regiones del país.

Han aprovechado los meses de verano para entrenar tres veces a la semana. Quieren participar en el campeonato que se realizará en la liga de Santa Cruz y, además, se esforzarán para participar en el torneo nacional de rugby femenino.

El primer semestre hay varias fechas: la primera será en marzo en Piedrabuena, las otras están programadas en Río Gallegos y Río Turbio, y la última, el 22 de mayo, se juega en Punta Arenas. Por razones climáticas las competencias cesarán durante el invierno y se retomarán a contar del segundo semestre, entre septiembre y diciembre.

Jugadoras con proyección

La rama femenina de rugby de la Umag cuenta con alrededor de 12 integrantes. “Son jugadoras súper jóvenes y por ello tienen una gran proyección”, explica Brandt.

A juicio del entrenador y rugbista con amplia experiencia, lo principal en este deporte son las ganas. Y expresa que “una de las características del rugby como deporte es que cualquier persona, independiente de su contextura física o formación anterior, puede jugar rugby. Es muy fácil integrar a cualquier persona que quiera jugar, solamente con las ganas se puede integrar a un equipo: el gordito, el alto, el flaco, todos tienen un lugar dentro de la cancha. Eso lo hace muy atractivo y también crea un lazo muy fuerte y de hermandad entre los jugadores, ya que todos necesitan del compañero que está al lado”.

Advierte además que “hay que tener mucha disciplina, estar con la cabeza fría a pesar de los roces, porque hay que aceptar las reglas. Está súper claro, esto se enseña desde los menores hasta los adultos. Uno ve incluso que en los campeonatos mundiales no se le reclama al árbitro por indisciplinas y, más que la sanción, es dejar a tus compañeros con un jugador menos”.

Rugby Seven

El rugby femenino está en desarrollo y por eso se juega en un formato distinto a la versión que juegan los hombres. Se trata del Rugby Seven, que significa que cada equipo está conformado por 7 jugadoras. Ellas se enfrentan en un partido de dos tiempos y cada uno es de 7 minutos. A diferencia de un campeonato de primera división, donde hay 15 jugadores por lado y 40 minutos por tiempo.

“Es intenso y es en cancha, entonces requiere de mucha velocidad y resistencia. En los torneos se juega todos contra todos en un solo día. Entonces a pesar de que es más reducido también tiene una fuerte demanda física”, agrega Brandt.

La alumna del Colegio Pierre Fauré, Ambar Gallardo, de 17 años, es una de las rugbistas de la Umag. Quería practicar un deporte pero no encontraba una disciplina que la motivara lo suficiente hasta que unas amigas la invitaron a asistir a unos entrenamientos de rugby y ahí sintió que había encontrado lo que estaba buscando. “Los entrenamientos son muy entretenidos, la liga es súper buena y se genera una gran amistad entre quienes participamos. Lo mejor es que como equipo nos hemos ido superando y eso se nota en cada partido”, comenta.

Una situación similar hizo que Scarlette San Martín, 16 años y alumna del Liceo Politécnico, llegara al rugby. Llegó por casualidad a un entrenamiento y a partir de ahí no abandonó este deporte. “Después del primer partido me enamoré del rugby”, señala risueña.

Y a pesar de su fascinación por esta disciplina lamenta que no haya apoyo por difundirla y menos para ayudar a quienes la practican.

Sobre su experiencia como rugbista comenta que lo más complicado es jugar con condiciones climáticas adversas. A eso hay que sumar el esfuerzo físico. Pero aclara que “acá la cosa va más por la técnica que por la fuerza”.

Quienes quieran integrarse a la rama femenina de rugby de la Umag pueden acudir directamente a la cancha ubicada en el Campus Norte Universitario los martes y jueves, a las 20 horas, o los sábados, a las 12,30 horas.