Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

“Teníamos la mejor seguridad que podríamos haber dispuesto”

Por La Prensa Austral lunes 15 de agosto del 2016

Compartir esta noticia
86
Visitas

Cansado después de una jornada maratónica, el comisario deportivo por el lado chileno del Gran Premio de Tierra del Fuego, Enrique Carrasco, explicó los detalles que llevaron a tomar la drástica determinación de no largar ayer  la segunda y última etapa entre Río Grande y Porvenir.

La cuestionada organización con respecto a la seguridad, así como los trámites judiciales que implicaron esta edición y los pormenores del accidente que costó la vida de un espectador, fueron los temas que el comisario charló con La Prensa Austral.

“La carrera fue suspendida después de una larga reunión que tuvimos con los directivos argentinos directamente, una porque teníamos que ver la posibilidad de ver si podíamos largar y una parte importante fue la Policía, con la que analizamos hasta qué hora podíamos esperar para largar”.

“El juez dio la orden de que debía hacer peritajes hoy (ayer) y no sabía a qué hora podía dar la orden de que se podía correr; él no suspendió la carrera, sino que solamente dijo que debía hacer los peritajes y no tenía hora de término”.

PROBLEMA DE HORARIOS

De esta forma, la largada, fijada para las 9 horas (debido al cambio de hora que hubo en Chile en la medianoche del sábado), no podía realizarse sino hasta que el juez diera la orden y eso no habría sido antes de las 12 horas de ayer.

“Podíamos haber tenido un problema de horarios, porque teníamos que largar el ‘triple cero’, el ‘doble cero’, el ‘cero’, el auto de seguridad y después largar la carrera, por lo que el último auto habría salido cerca de las 5 de la tarde e iba a llegar sin luz, por lo tanto se decidió, con el comisario argentino y los directores de la prueba, de suspender la carrera” añadió.

Carrasco indicó que no se analizó la posibilidad de trasladar la carrera para hoy, día feriado en nuestro país, “pero sí dijimos que podríamos tratar de ver hasta última hora, y fue definitiva la suspensión. Los pilotos desidieron, en común acuerdo, de que mejor se suspendiera la carrera. Lamentamos profundamente, en nombre del automovilismo, lo que pasó con la persona fallecida, también hubo un problema de un auto chileno que atropelló a dos personas del público y que también tenían que ver ese tema. Se activaron los seguros y eso va en camino”.

SEGURIDAD CUESTIONADA

El integrante de la comisión organizadora negó que hubiesen existido problemas de seguridad en torno a la prueba, argumento esgrimido con frecuencia cuando suceden accidentes como el del sábado.

“Es un tema que se escapa de las manos, teníamos la mejor seguridad que podríamos haber tenido: los médicos, el jefe médico llegó al instante, pero el público, las masas, no se pueden manejar”.

“Podría mencionar, en el caso del auto que atropelló, una imprudencia de la gente quedarse en lugares prohibidos, en sectores que nadie imagina, de repente por querer sacar la mejor foto podemos tener un accidente grande”.

“Si tú pones a demarcar lugares prohibidos, hay lugares en que no se permite estacionar, pero imagínate la cantidad de gente y hay algunos que se van corriendo, se ubican en otra parte. Entonces la imprudencia de la gente es la que ocasiona los mismos accidentes”.

De hecho, la decisión de continuar la carrera, prohibiendo el paso del público a la zona de La Arcillosa, fue tomada como una forma de “castigar” a los asistentes, según indicó Carrasco: “Ese sector es muy complicado, entonces los argentinos nos pidieron eso para largar la carrera, pero sin público, solamente con auxilios identificados”.

“Quedamos de acuerdo en largar porque ya nos apremiaba la hora, eran cerca de las 12 de la noche y no teníamos ninguna respuesta. Dijimos que nos íbamos a presentar el domingo en la mañana para largar como correspondía, y justamente nos llamaron las autoridades argentinas para decirnos que se iba a hacer un peritaje primero y por eso no podíamos largar temprano, y eso nos complicaba”.

ACCIDENTE

Debido a que tuvo que prestar declaraciones ante las autoridades judiciales de Río Grande, Enrique Carrasco comentó que se encontró con el hijo de la víctima fatal, quien le relató cómo se desencadenaron los trágicos sucesos: “Nos contó que hace 25 años su padre asistía a esta carrera, una persona de liderazgo en su equipo, y no se explican realmente qué pasó por su cabeza en ese momento en que pasó por ahí”.

“Había un auto que paró a decirles que hubo un accidente unos metros más atrás y ellos quisieron ayudar. Iban cuatro ‘cuatris’ a un lado, pero como estaba muy malo el camino se cambiaron de lado, y esta persona anduvo un poco más y justo se cruzó llegando al salto y ahí se encontró con el auto”.

“El grupo iba a ayudar al Tico 108 (del porvenireño Iván Barría), los chicos tuvieron que volver a dar declaraciones. Estaban a dos kilómetros de distancia un accidente del otro. El primer accidente fue el del Tico, que atropelló a un grupo de personas y el auto que pasó detrás del Tico pasó mostrando la cruz a la gente para que llamen a la ambulancia. Y este grupo fue a ayudar para ir avanzando y ahí fue en que esta persona encontró la muerte”, relató finalmente Carrasco.