Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Alanis Oyarzo Guillen y Yaritza Cárdenas Ojeda: Dos pequeñas artistas que comparten sus talentos con sus compañeros

Por La Prensa Austral jueves 21 de abril del 2016

Compartir esta noticia
790
Visitas

– Las alumnas de la Escuela Hernando de Magallanes destacan en la música, el baile y la  declamación.

Con intereses diferentes y en distintas áreas, Yaritza Cárdenas Ojeda y Alanis Oyarzo Guillen, ambas de 9 años, se han convertido en pequeñas artistas que han desarrollado talentos que hoy comparten a sus compañeros del cuarto básico “A” de la Escuela Hernando de Magallanes. Fue la práctica constante en sus áreas respectivas lo que luego de distintas presentaciones, las ha llevado a ganarse el reconocimiento de sus pares en el establecimiento y también en la comunidad.

Proveniente de la Escuela Jesús Maestro en su país natal Venezuela, Alanis Macarena Oyarzo Guillen, es una de las alumnas que se ha ganado el reconocimiento de la comunidad magallánica por el talento que ha demostrado en el violín, que ha desarrollado con años de práctica para poder lograr interpretar distintas melodías. La niña llegó en tercero básico al establecimiento, pero ya se ha ganado el reconocimiento comunal, en que incluso se han ofrecido becas en establecimientos particulares.

“A mi me gustaba la música desde que era niña”, sostuvo Alanis, quien recordó que fue por esta razón que sus padres le ofrecieron la posibilidad de integrar una orquesta mientras aún estaban en Venezuela, pero al momento de ingresar ya no quedaban cupos, pero sí había vacantes para cantar. “Entonces comencé cantando en una coral y después fui avanzando hasta llegar a tocar el violín”, reveló la niña quién dio sus primeros pasos en la música cuando tenía alrededor de seis años y cursaba el primero básico.

Recordó que mientras formaba parte del grupo coral se dedicaba a cantar distintas melodías que le tocó mostrar en varias presentaciones y conciertos. A medida que avanzaba en los ensayos, comenzó a aprender a tocar la flauta y una vez que aprendió a interpretar dicho instrumento, le dieron a elegir entre aprender el violín o el chelo, la alumna eligió el violín instrumento que ha perfeccionado al punto de que le ha valido para que le ofrezcan una beca en el Colegio Francés, la que agradeció, pero eligió continuar en el establecimiento dependiente de la Corporación Municipal de Punta Arenas.

Alanis explicó que el violín se lo regalaron para que pudiera seguir practicando. “Yo traigo (a la escuela) el violín todos los martes porque ese día tenemos clase de música y practicamos con instrumentos”, dijo la alumna.

Baile y declamación

 

De la misma manera, su compañera Yaritza Nicole Cárdenas Ojeda ha recibido el aplauso de una audiencia en más de una oportunidad y es que a sus 9 años ha tenido la responsabilidad de declamar en distintas actividades académicas, incluyendo el acto que marcó el inicio del año escolar, pero además a su corta edad baila cueca.

Respecto a su trayectoria en el folclore explicó que esta es una disciplina que aprendió siendo muy niña porque en su familia bailan cueca. “A mí siempre me gustó a bailar y nos hemos presentado en distintos lugares y actos, por ejemplo, he bailado en desfiles en la Plaza de Armas (Benjamin Muñoz Gamero)” contó la alumna.

Explicó que es un taller extraescolar, que debe compatibilizar con sus actividades académicas y el amor por la declamación, respecto de lo cual comentó que es una habilidad que aprendió en el establecimiento y que sus compañeros también, si se lo proponen, igual pueden recitar.

Durante la entrevista, Yaritza Cárdenas declama un poema para mostrarnos cómo se hace. Entendiendo que cada detalle importa, se pone de pié en medio de la sala de clases, está erguida y comienza a recitar las palabras del poema de la profesora Julia Morales. Como si fuera una persona diferente, la niña saca la voz y sin temor se presenta frente a quienes nos encontramos en la sala. “Tiene que ser con expresión”, comentó una vez que terminó de recitar.

Su profesora Julia Morales explicó que estas alumnas no sólo son destacadas en las actividades que realizan sino que también porque son capaces de enseñarlo al resto de sus compañeros del cuarto “A” de la Escuela Hernando de Magallanes.

Recordó que en innumerables ocasiones, Alanis ha enseñado lo que sabe del violín en clases, destacando además el intercambio cultural que se ha producido con la llegada de la niña venezolana. Explicó que parte de la cultura de dicho país, los modismos, alimentos, la situación de dicho país son parte de las cosas que sus compañeros han aprendido con la llegada de Alanis. Finalmente la educadora destacó que ambas son buenas alumnas, “cayeron del cielo”, finalizó.