Necrológicas
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Sofía Trujillo Lorca
  • Flor Díaz Retamales
  • Leandro Nikolas Fernández Biscupovich
  • Ricardo Antonio Mancilla Meza
  • René Araya Arancibia

Artista magallánico presenta exposición sobre el genocidio selknam en Valparaíso

Por La Prensa Austral martes 11 de septiembre del 2018

Compartir esta noticia
1.922
Visitas

El artista Blas Gesell, estudiante de Licenciatura en Artes con mención en Escultura en la Escuela Municipal de Bellas Artes de Valparaíso, inauguró una muestra de gabinete en la plataforma de atención ciudadana de la Municipalidad de esa ciudad. Su propuesta se titula “Exterminio” y propone hacer una reflexión crítica respecto de la vinculación con los pueblos originarios y los modelos de dominación europeos, planteando el tema del genocidio selknam. La muestra está montada en dependencias de la Municipalidad de Valparaíso y se mantendrá en el lugar hasta mañana 12 de septiembre.

Según dijo Blas Gesell, la obra surgió como un trabajo para un ramo que tenía como objetivo buscar algo que los alumnos deseaban narrar. Para este magallánico, cuya familia es originaria de Tierra del Fuego, fue un largo proceso de análisis, pero finalmente se decidió por el genocidio selknam, el cual considera un tema país. El promisorio artista cuenta que se realizaron diversas acciones para exterminar al pueblo originario, pero precisa que siempre le contaron y recuerda el hecho de que pedían las orejas de los indígenas para comprobar su muerte.

Es así que “Exterminio” toma forma, Blas Gesell recordó estas orejas, las puso como protagonista en su exposición para que cada una represente una vida perdida en estas verdaderas cacerías de humanos. El artista recuerda que su abuela le detalló cómo los selknam trabajaban el cuero, por lo que, tomando ese aspecto y el genocidio, empezó a darle vida a su trabajo. Este específicamente muestra orejas pintadas en cartón, que busca asimila una pieza de cuero.

El magallánico espera generar sensaciones fuertes en quienes observen su trabajo, que se sientan atrapados o abrumados por esa cantidad de personas exterminadas.