Necrológicas
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Sofía Trujillo Lorca
  • Flor Díaz Retamales
  • Leandro Nikolas Fernández Biscupovich
  • Ricardo Antonio Mancilla Meza
  • René Araya Arancibia

Banda Escolar de liceo natalino destacó en Tattoo regional

Por La Prensa Austral jueves 8 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
206
Visitas

Gabriel Leiva

natales@laprensaaustral.cl

Satisfechos se encuentran los integrantes de la banda escolar del Liceo Salesiano Monseñor Fagnano de Puerto Natales por su destacada participación en los actos de conmemoración por los 500 años del hallazgo del estrecho de Magallanes, que incluyeron un Tattoo escolar.

Los jóvenes natalinos participaron junto a la Banda de Estudiantes Salesianos Don Bosco, de la Escuela Padre Alberto Hurtado y el Liceo Donald McIntyre de Puerto Williams.

En la oportunidad en representación de la banda escolar del Liceo Salesiano Monseñor Fagnano, recibió una distinción su Tambor Mayor (jefe de la banda de tambores y clarines) Matías Valenzuela Valenzuela, joven de 12 años y alumno del sexto básico “Rossa”. Hasta el año pasado el menor estudiaba en el Colegio Cruz del Sur de Punta Arenas.

Comentó que con lo ocurrido el sábado 27 de octubre se cumplió un sueño que tenía desde los 4 años. “Desde que era muy chico me gustaban las bandas de guerra y mi sueño siempre fue ser tambor mayor y nunca pensé que tan chico iba a lograrlo. Y aquí estoy: soy el tambor mayor del Liceo Salesiano Monseñor Fagnano”.

Realiza dicha función hace poco más de un mes (se integró a la banda en junio de este año). Reemplazó a un alumno que se encuentra en cuarto medio. El tambor mayor va adelante con su bastón de mando, dirigiendo la banda tanto en sus acordes como sus virajes y conversiones.

Matías quiere ser piloto naval en la Armada de Chile, donde su padre hoy cumple las funciones de capitán de puerto de Puerto Natales.

También satisfecha se encuentra Yanara Cayún, quien es el Clarín Mayor (guía a los clarines y es quien podría reemplazar al tambor mayor). Ella integra la banda desde hace tres años, a la cual se acercó por su gusto por la música. “Es fácil tocar el clarín y me gusta su sonido. En el futuro quiero seguir vinculada a la música. En mi función guío a los clarines con los movimientos y debo coordinarme con el tambor mayor”, expresó.

Ella al igual que Matías son nuevos en estas funciones que cumplen hace poco más de un mes. Pese a ello tuvieron una destacada actuación en el evento efectuado en Punta Arenas y que se prolongó durante todo un día.

Guisselle Ojeda toca la caja. Va en el segundo medio “Ferrer” y lleva cinco años en la banda. Recordó que “quise entrar para probar pero mi mamá me dijo que si entraba a la banda tenía que estar ahí hasta cuarto medio. Gracias a Dios me gustó y hoy soy la mayor de las cajas y la única que va en enseñanza media”.

Reconoce que se pone nerviosa durante las presentaciones, pero que son momentos importantes porque entre todos muestran su compañerismo que nunca han perdido.

Sobre su participación en el Tattoo efectuado en Punta Arenas dijo que “me siento orgullosa de todos los niños. Ellos son todos chicos y sé que cuesta más aprender, pero todos lo hicieron muy bien. Para mí todo salió bien, sólo algunos pequeños errores que no se notaron”.

El Liceo Salesiano Monseñor Fagnano contó históricamente con una banda escolar, la que con los años desapareció, resurgiendo nuevamente en el año 2000, guiados por el suboficial del Ejército en retiro, Jorge González, quien ha cumplido dichas funciones desde ese año con un pequeño paréntesis ocurrido el año pasado. La integran 36 niños y jóvenes.

Para el conocido vecino preparar a los niños es todo un desafío. Su disciplina militar ha tenido que acomodarla a los alumnos, lo que en un comienzo reconoce fue “traumático”. “Venía de un sistema donde te obedecen todo y aquí eso no es así. En forma paulatina los niños se van acostumbrando a uno y a la disciplina que es necesaria para mantener la concentración y no equivocarse en los movimientos ni los acordes”, expresó.

Sobre el futuro dice “mi idea es seguir. Realmente no lo puedo dejar. Aunque hice muchas cosas el año pasado andaba inquieto, porque me apasiona lo que hago”.

Jorge González es casado hace 35 años, padre de cuatro hijos y tiene un nieto.