Necrológicas
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Sofía Trujillo Lorca
  • Flor Díaz Retamales
  • Leandro Nikolas Fernández Biscupovich
  • Ricardo Antonio Mancilla Meza
  • René Araya Arancibia

Cineasta chileno ganador del Oscar: “Uno siempre espera que el apoyo a la cultura sea mayor”

Por La Prensa Austral sábado 10 de noviembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
69
Visitas

David Fernández

dfernandez@laprensaaustral.cl

Una oportunidad única pudo disfrutar un grupo de alumnos de cuarto básico de la Escuela Pedro Sarmiento de Gamboa, con la visita de Gabriel Osorio, ganador del Oscar en 2016 con el corto “Historia de un oso”. El audiovisualista se impuso en la categoría Mejor Corto Animado y se convirtió en el primer chileno en obtener ese galardón. Al establecimiento educacional municipal el cineasta arribó junto a Antonia Herrera, directora artística del premiado corto.

Los estudiantes conversaron con los profesionales sobre el trabajo audiovisual de creación nacional. La estatuilla fue llevada al establecimiento educacional generando furor entre alumnos y docentes. Esto provocó que todos quisieran tomarse fotos con el reconocido premio, y agradecieran el hecho de haberlo traído a Punta Arenas.

Después de que Osorio proyectara el corto y explicara que “Historia de un oso” está basada e inspirada en el exilio que vivió su abuelo, a causa del golpe cívico-militar de 1973, los niños realizaron varias preguntas. “¿Cuánto tiempo demoraron en hacer la película?”, se consultó en reiteradas oportunidades, a lo que los realizadores respondieron cuatro años. También se escuchó “¿Qué fue lo más difícil de hacer?”, indicando que los osos fueron un desafío porque como tienen pelo y prácticamente se debe hacer la animación de cada fibra.

El aporte de
la animación

“Algo que me gusta mucho del cortometraje es la libre interpretación que tiene. Algunas personas me han dicho que es contra el maltrato animal, y para mí es bueno eso, es lindo que pueda tener diferentes significaciones para las personas. Para mí lo importante era manifestar que ninguna familia debería ser separada a la fuerza, y actualmente es un tema complejo porque está pasando en diferentes partes del mundo”, planteó Osorio.

Agregó que “nosotros sabemos que con una animación no cambiaremos el mundo, pero por lo menos sentimos que podemos hacer un pequeño aporte, ya que decimos que esto no nos gusta. Esto lo he estado pensando mucho hace poco porque en la frontera de Estado Unidos con México, las familias están siendo separadas, y todos sabemos que eso está mal, pero igual dejamos que pase. Entonces mi esperanza con el corto es que los niños lo vean y sepan que esa es una situación que no debería suceder y que el día de mañana seamos una sociedad más justa”.

De esta manera los alumnos vivieron una experiencia que sin dudas los hará indagar más por la cultura, el arte y las expresiones creativas, porque en el momento de la actividad manifestaron su interés por llevar a cabo sus propias creaciones.

La instancia fue posible gracias al programa “Diálogos en movimiento”, desarrollado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio en conjunto con el Plan Nacional de Lectura. Los alumnos leyeron la versión literaria de “Historia de un oso” y lo discutieron con los realizadores.

“Nos encantó poder participar, los niños tenían muchas preguntas y son súper inteligentes e interesados por nuestro trabajo. Para nosotros fomentar la lectura, la narración y el hecho de que los niños puedan contar sus historias, como también pensar de forma creativa, es parte de lo que nosotros hacemos y queremos que ocurra”, señaló por su parte la directora creativa del corto.

Perseverancia ante todo

Tanto Herrera como Osorio deseaban entregar un mensaje que quedara en la conciencia de los estudiantes, y por lo mismo, les explicaron que antes de alcanzar la gloria con “Historia de un oso”, les tocó vivir la parte más cruel del séptimo arte, precisando que en varios festivales les indicaron que su cortometraje no era bueno. Tanta fue la insistencia de los realizadores, que eventualmente el mundo del cine reconoció la calidad de su trabajo. “Ustedes deben perseverar e insistir cuando hacen algo que les apasiona”, indicó el director de la reconocida animación.

“Nosotros estamos en Santiago, pero a nivel mundial Santiago también es una región, es un lugar pequeño en comparación, nosotros estábamos compitiendo contra Pixar, entonces éramos un cortometraje hecho en un lugar muy chico del mundo. Entonces al final lo que nosotros damos cuenta es que no importa dónde estés, con esfuerzo y trabajo constante siempre se pueden hacer grandes cosas, desde cualquier parte de Chile y el mundo. Es necesario hacerlo con pasión y tener ideas”, expresó Gabriel Osorio, respecto a hacer animación desde las regiones.

El cineasta también precisó que actualmente está trabajando con varios proyectos, pero los más importantes son un largometraje inspirado en “Historia de un oso” y una serie de televisión para preescolares que ya están terminado.

Después del Oscar

Los realizadores explicaron que la obtención del Oscar les significó muchos cambios en sus vidas personales, pero el más significativo es el gran apoyo con el cual cuentan hoy en día, recordando que para la creación del cortometraje sólo contaron con la ayuda de la Universidad de Las Américas y el Fondo Audiovisual del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

“Creo que el país tiene iniciativas súper buenas como el mismo Fondo Audiovisual y aquellos del Consejo Nacional de Televisión. Sin duda uno siempre espera que el apoyo a la cultura sea mayor, que no pase lo que ocurre ahora, que están cortando los fondos de cultura, creo que todas esas cosas son un error porque la cultura es nuestra identidad como país”, concluyó Osorio.