Necrológicas
  • Ximena Cárcamo Maldonado
  • Lucinda Gutiérrez Opazo vda. de Pérez
  • José Onofre Díaz Vivar
  • María Sonia Mansilla Macías

Cartelera cultural de verano culminó con obra “Hechos consumados”

Por La Prensa Austral domingo 24 de marzo del 2019

Compartir esta noticia
119
Visitas

“Hechos consumados”, obra de teatro del fallecido Juan Radrigán”, fue el montaje con que culminó la cartelera cultural de verano de la Municipalidad de Punta Arenas.

Esta iniciativa del alcalde Claudio Radonich tuvo una positiva acogida en la comunidad, ya que atrajo numeroso público interesado en apreciar montajes teatrales, espectáculos musicales y otros de tipo motivacional (como la charla de la periodista Jennifer Warner).

En el caso de “Hechos consumados”, se presentó una adaptación del actor y director Víctor Montero.

Acompañando a Montero, quien interpretó el personaje de Emilio, estuvo la magallánica Natacha Oyarzún y Felipe Zepeda.

La joven actriz puntarenense expresó que “hemos querido mantener el contexto de época, lo hemos actualizado en algunos personajes, pero en cuanto a Marta y Emilio, que son los protagonistas, siguen siendo bastante parecidos a la versión original”.

Esta obra es considerada una pieza representativa del tratamiento que Radrigán le da a los excluidos del sistema y a quienes habitan en los márgenes al profundizar en su dignidad y en la genuina mirada de mundo.

“Hechos consumados” aborda la pobreza y la marginalidad social que adquieren una dimensión metafísica en la obra escrita a comienzos de los ‘80 por Juan Radrigán, que emplea como telón de fondo la crisis económica, la cesantía y el desarraigo y que muestra la precaria contención que encuentran los sobrevivientes a los desplazamientos masivos de aquella etapa.

Los protagonistas -Marta y Emilio- se encuentran en un sitio baldío, luego de que ella ha sido salvada de morir ahogada en las aguas de un canal.

Los personajes derriban progresivamente la renuencia a hablar de sí mismos, aunque conservan la angustia latente y la perplejidad que les ocasiona un entorno amenazante que los fuerza a movilizarse, acatando las órdenes de un tercero que no conocen.

La pieza es representativa del tratamiento que Radrigán le da a los excluidos del sistema y a quienes habitan en los márgenes al profundizar en su dignidad y en la genuina mirada de mundo.

Los describe como seres a la deriva en quienes cristaliza cierta metafísica de la pobreza al enfrentarse a la nada.