Necrológicas

Comediante nacional, Fabrizio Copano Vera: “A mí parecer la cultura nos la mitifican como algo difícil de acceder y elitista, pero también puede ser popular”

Por La Prensa Austral domingo 24 de junio del 2018

Compartir esta noticia
107
Visitas

El comediante nacional Fabrizio Copano, quien ha despegado su carrera gracias al rotundo éxito en el Festival de Viña del Mar 2017, se presentó este viernes en el Hotel Casino Dreams, estrenando su rutina “La infinita comedia”. El montaje es una mirada de cómo él percibe los cambios de la sociedad chilena, siendo un tanto diferente a la de otras ocasiones, ya que actualmente el artista se encuentra radicado en Los Angeles, California, Estados Unidos.

Con su establecimiento en el extranjero, Copano espera perfeccionar un stand up comedy en inglés. De aquí a fin del 2018 pretende tener listo su primer material en la lengua de Shakespeare.

En su paso por Punta Arenas el humorista recorrió las calles y visitó El Magallanes para conversar sobre su actualidad, visión política y cultural.

– Estás en otra etapa artística y realizando trabajos nuevos, coméntame un poco sobre todo este proceso.

– “Hay varias cosas que alimentan esta nueva rutina, estoy en otra edad, otro momento, el año pasado estuve en el Festival de Viña del Mar, hice una edición especial en Netflix, entonces retiré todo mi material histórico creado en todo este tiempo. Básicamente empecé de cero y hoy día tengo una rutina que tiene de todo: emociones, contingencia, es honesta, la cual uso para hacer mi comedia porque se siente real y puede ser vivencia, con ello conecto con el público, porque con algunos relatos se sienten representados. La rutina sobre todo está ligada a lo que estoy pasando actualmente y Chile, hay muchos cambios que son muy interesantes y quiero ser parte de esa conversación”.

– Debido a que ahora estás radicado en Estados Unidos, ¿cuánto de la escena stand up norteamericana hay ahora en tus puestas en escena?

– “El stand up comedy ya es una ‘gringuería’, dedicarse a esto ya es algo medio gringo, pero sí hay mucha influencia. Ahora vengo de hacer rutinas en inglés, el cual es mi nuevo desafío, y claro, te da un poco una tranquilidad el escenario norteamericano, pero no es una herramienta que se traduzca tan literalmente al público chileno. Lo que sí está es el hablar de mi nueva experiencia, pero desde la emoción, ya que ahora veo a Chile desde otra perspectiva, cuando uno se va extraña ciertas cosas y otras que son culturalmente muy distintas. Eso sí lo exploro con detalle.

“Ambos escenarios son procesos muy distintos, hacer stand up en otro idioma y en Chile, es difícil decir que es lo mismo, pero aún así ha sido una experiencia increíble”

– Ser un artista en muchas oportunidades significa enfrentarse a la inseguridad o ambigüedad laboral, o que incluso legalmente no haya respaldo para su empleabilidad. ¿Es esto efectivo, qué me puedes comentar al respecto?

– “Nosotros somos freelancer, así como cualquier otro trabajador, a veces tenemos ingreso, a veces no, las Isapres y AFP nos cubren de la misma manera que un trabajador independiente. A veces tenemos muchos recursos y a veces pasan meses con la cuenta vacía. Entonces claro, es bien irregular, quizás nosotros los comediantes estamos más parados gracias a Chile Actores, dando seguridad profesional, pero porque estamos prácticamente colgados a su barco, porque al menos yo no me considero actor, hay muchos comediantes que sí lo son.

“En términos reales ser artista en Chile tiene mucho de independiente en todos los sentidos, tanto en lo que uno dice, como en lo que piensas, eso es bueno, uno no está subordinado a ninguna gran compañía. Yo finalmente digo lo que pienso en el escenario, no hay nadie corrigiéndome o tomando mis chistes y poniéndolos en ciertos lugares, nadie me cambia palabras. En esa misma independencia igual existe inestabilidad.

“Con respecto a la gente que va a los espectáculos, el público chileno es bien particular, yo creo que todos sabemos que las personas te quieren mucho o te odian mucho, las emociones son muy extremas. Por suerte en mi caso yo he tenido una carrera en que he podido vivenciar distintas experiencias, y sé que el pasar por esa situación no es algo tan grave, yo entiendo que un artista cuando está partiendo se ponga nervioso al ver que el público se le viene en contra, pero es una curva, yo ahora estoy en un punto alto, pero sé que mañana puedo estar en lo más bajo. Entonces yo lo veo con un poco más de perspectiva porque llevo harto tiempo, pero en sí ser un artista chileno es bastante particular. Por ejemplo en Argentina, la cultura de teatro es otra, existen corporaciones de teatro que te pagan las horas extras, el público también va con otra actitud. Me ha pasado muchas veces que cuando me presento en Buenos Aires, el público se sienta a ver al comediante con una disposición distinta, en Chile el público es más desafiante, como que van con la idea de ‘veamos si me hace reír’, más que con ‘vengo a reírme’.

“Si bien hay diferencias, actualmente se ven cambios, veo una generación nueva que van con otra actitud. Yo me presento en bares pequeños y medianos, con un grupo de ‘pendejos’ que quieren pasarlo bien y pagan su entrada para reírse y tomarse unos schops”.

– En base de que tú siempre te refieres a la contingencia nacional, me gustaría saber, ¿consideras que en el gobierno actual se están haciendo las políticas debidas para entregar más cultura o diversificarla?

– “Yo me considero una persona opositora de Piñera la verdad, voy a ser súper honesto al respecto. Es un gobierno que viene con segunda vuelta, ya tiene más experiencia y creo que en ese sentido pueden hacerlo mejor de lo que lo hicieron la vez pasada, pero sí creo que la cultura no es una prioridad para la visión de mundo que tiene Piñera o su grupo, la cultura no es una prioridad, ellos vienen con una agenda económica.

“Son dos puntos de vista muy distintos de lo que debe hacer un gobierno, parece ser que Chile necesitaba un punto de vista económico, que en términos simples la razón coyuntural era que la gente necesitaba plata y votaron con esa sensación. También se creó un clima de miedo, donde el dinero se iba ir o que Chile se transformaría en otro país, entonces claro en ese ambiente la gente votó pensando en el bolsillo. Yo lo encuentro súper razonable porque uno puede ser muy paternalista, pero hay gente que necesita que el dinero vuelva y votan por Piñera. Entonces claro la agenda cultural queda relegada. Con respecto a la ministra de las Culturas, parece no estar muy enterada de su cartera, pero aún es pronto, está partiendo, no sé, no puedo ser tan prejuicioso”.

– ¿Cuáles crees tú que son las urgencias que tiene la cultura actualmente en Chile?

– “Yo creo que lo que está al debe es crear un circuito de teatros regionales que esté a la altura, es verdad que hay un avance importante, pero dejarle siempre la cultura a los malls o casinos es peligroso. Sería bueno que los gobiernos regionales se hagan cargo de la cultura. Las cosas populares también son cultura, no necesariamente tiene que el ballet clásico y esas cosas, los comediantes con ciertos puntos de vista y otros artistas también contribuyen. A mí parecer la cultura nos la mitifican como algo difícil de acceder y elitista, pero también puede ser popular. La cultura tiene mucho más que ver con las cosas que hacemos nosotros, un lugar como Magallanes tiene gran potencial porque está en un lugar muy particular del mundo, está aislado y por lo mismo pueden surgir cosas mucho más interesantes para ver. Por eso creo que se deben poner los fondos para levantar esto y proyectarlo, más que andar buscando cosas de afuera”.

– Pareciera ser que el stand up comedy está concentrado en Santiago, pocos se aventuran desde región a hacer este tipo de shows en sus localidades, ¿qué opinas sobre esta situación?

– “Santiago tiene eso de que es posible hacer un show todas las noches y hay público suficiente para que se llene. Igual pasa mucho que la gente va a ver solamente al famoso, y considero que esa costumbre hay que ir dejándola de lado.

“Los comediantes regionales tienen puntos de vista propios de la zona, es bueno ir a verlos, porque son visiones diferentes a las habituales. La comedia y el stand up funciona bien cuando tiene que ver con quién eres y de dónde hablas. La gente de región tiene más oportunidades de decir algo más original que los de Santiago. La perspectiva capitalina la hemos escuchado muchas veces, pero desde la provincia es más particular, por lo mismo la considero mejor, porque no está pensando en el mismo chiste que los demás. Hay una oportunidad ahí, yo conozco buenos comediantes regionales, por la zona norte. Espero que en Magallanes se abran más espacios para la comedia porque cuando funciona bien, termina siendo muy positivo y sanador para el público”.

– ¿Alguna recomendación para aquellos que buscan surgir en la comedia?

– “Esto es tan particular que cada uno tiene su propio camino, no hay un fórmula estándar. Pero lo más importante es no dejar de hacer shows, hay que subirse a todos los escenarios, especialmente cuando estás partiendo. Sin duda van haber shows malos, los cuales sirven para reflexionar, a todos nos ha pasado, a mí, a Natalia Valdebenito, Felipe Avello y Edo Caroe, entre otros. Todos tuvimos shows muy malos, pero no dejamos de hacerlo. Ahora estamos en un momento en que sentimos confianza, pero esto tardó unos tres a cinco años. Entonces mi consejo es para el que quiera hacer stand up comedy, esta ‘weá’ tenís que amarla mucho porque lo vas a pasar muy mal durante al menos cinco años, para luego pasarlo muy bien”.