Necrológicas
  • Amina Rodríguez vda. de Molina
  • Rodolfo Antonio Godoy Huenteo
  • Fernando Muñoz Subiabre

Compañía de títeres Camote realizó presentaciones y talleres en escuelas de Ultima Esperanza

Por La Prensa Austral domingo 11 de marzo del 2018

Compartir esta noticia
159
Visitas

Con calcetines y papel crear un personaje, darle personalidad y luego dramatizar una historia fue la aventura a la cual invitaron a los niños de Ultima Esperanza los integrantes de la Compañía de Títeres Camote que durante tres días visitó la zona por una invitación efectuada por el Consulado de Suiza en la región.

La compañía es integrada por la artista suiza, Corina Schaub y el chileno Arturo Salinas, quienes desde hace tres años llevan su arte a los rincones más apartados del país.

Ellos mismos crean sus títeres, realizan el guión y efectúan la actuación. Se han presentado en diversos colegios de las regiones de Atacama, de Coquimbo, Valparaíso y Metropolitana.

Lo que les permitió llegar a Magallanes fue un fondo de la Embajada Suiza, gestionado por la cónsul honoraria de ese país en la región, Sandra Burgermeister.

Entre el martes 6 y el jueves 8 de marzo el grupo compartió con niños del Colegio Puerto Natales, de la Escuela de Cerro Guido de la comuna de Torres del Payne y la Escuela Baudilia Avendaño de Puerto Natales.

En la oportunidad presentaron la obra “El único libro” (estrenada en diciembre del 2016), centrada en una bitácora de viajes que relata la historia de un marino que naufragó y que fue rescatado por una tortuga, quien le hizo descubrir la importancia de escribir. Es un viaje de aventuras y entretención que le muestra a los niños lo hermoso y mágico de la escritura y la lectura.

Arturo Salinas manifestó que “queremos hacer algo entretenido y a la vez entregar algo interesante, enfrentando temas más complejos”.

La obra está dirigida a niños de primero a quinto básico, aunque también se entretienen pequeños de kínder y sexto básico.

En sus viajes se han encontrado con la sorpresa que muchos de los niños más grandes nunca antes habían visto una función de títeres.

Hoy cuando los  pequeños tienen tantas distracciones a través de la tecnología que tienen a mano, pareciera que el arte dramático no lograría concitar su interés, sin embargo Corina Schaub ha podido comprobar lo contrario. Al respecto dijo que “hay como ese juicio que los niños sólo quieren ver televisión, pero eso pasa porque muchas veces no se les da otra opción, pero nosotros observamos que muchos de ellos quedan alucinados con la obra”.

En los talleres los pequeños fabrican su títere con papel y calcetines, luego le dan una  personalidad a cada una de sus creaciones y después crean una pequeña obra para mostrar sus títeres, poniéndose de acuerdo entre ellos. De allí surgen historias que “sorprenden porque de alguna forma los niños cargan a los títeres con su propia personalidad” manifestó Arturo.

En los talleres los menores muestran su alegría de crear con sus manos y con su imaginación, tanto es así que es normal que quieran seguir en los talleres y se decepcionen cuando les informan que se trata de una única ocasión.

Por ello ambos artistas manifestaron su esperanza de volver a Puerto Natales, aunque aún no tienen claridad sobre su retorno a la zona.