Necrológicas
  • Juan Rosendo Rivera Paredes
  • Romina Daniela Cárdenas Moreira
  • Elena Alvarado Alvarado
  • Carmen Follador Herrera
  • Alejandro Andaur Astudillo
  • Carolina Celedón

Cuando casi se concreta una exposición con los vestigios del milodón en Punta Arenas

Por La Prensa Austral miércoles 10 de octubre del 2018

Compartir esta noticia
104
Visitas

En 2011 la curadora de la sala de exhibiciones “Tierra del Fuego” del Hotel Casino Dreams, Marisol Rimenschneider, visitó el Museo de Historia Natural de Londres para iniciar las negociaciones. Su visita a la capital inglesa tuvo resultados positivos, no sólo porque entabló buenas relaciones, sino que también pudo hacer un registro audiovisual de las piezas fósiles y entrevistar el curador del museo, Andrew Currant.

David Fernández

dfernandez@laprensaaustral.cl

El milodón (Mylodon darwini) es una especie extinta de mamífero. Este animal habitó principalmente en el extremo sur de Chile y Argentina.

El nombre “Mylodon” fue dado por Richard Owen sobre la base de un maxilar inferior casi completo con molares incluidos, el cual había sido encontrado por Charles Darwin en una formación de conglomerado rocoso en Bahía Blanca, el 22 de septiembre de 1832 durante el segundo viaje del HMS Beagle.

En 1896, en la provincia de Ultima Esperanza, en la Región de Magallanes, Chile, durante una expedición de reconocimiento, el colono alemán Hermann Eberhard junto a un grupo de trabajadores, descubrió restos de piel y huesos en excelente estado de conservación en el interior de una cueva, que bautizaron con el nombre de Gruta Eberhard, hoy conocida como Cueva del Milodón.

Los fósiles fueron exhibidos en Puerto Consuelo y Eberhard obsequiaba a los visitantes ocasionales un pequeño trozo de la piel del animal. Uno de estos fue el geólogo y geógrafo sueco Otto Nordenskjöld, el cual solicitó permiso para realizar más excavaciones en la cueva encontrando más piel y unas costillas.

El científico cuando regresó a su país difundió la noticia del hallazgo, despertando el interés de la comunidad científica y cazadores de tesoros. De esta manera llegó una gran cantidad de personas en busca de las piezas fósiles, las cuales finalmente terminaron en distintas partes del mundo.

Londres

Uno de los recintos que almacena los restos del milodón de forma óptima es el Museo de Historia Natural de Londres, Inglaterra. De hecho, en agosto este reconocido lugar estuvo en el centro de una polémica, ya que el alcalde de Puerto Natales Fernando Paredes solicitó al Ministerio de Bienes Nacionales, iniciar las gestiones para recuperar los restos fósiles del extinto animal. Estas gestiones son apoyadas por el mismo ministro de Bienes Nacionales Felipe Ward, que en su momento declaró a La Tercera lo siguiente: “aquí se sacaron de su ambiente natural piezas que son patrimonio arqueológico y ni siquiera están en exposición, sino que están guardadas”.

En respuesta, el arqueólogo Alfredo Prieto, quien desde 1985 realiza estudios sobre el milodón y la cueva donde fueron encontrados sus restos, precisó que muchas de las piezas que tiene el museo fueron vendidas por al menos dos inmigrantes europeos de Magallanes que se dedicaron a saquear la cueva. Cabe señalar que tanto el museo inglés como el de Berlín, Alemania, tienen restos del milodón porque se las compraron a estos saqueadores. Se dice que el precio era tan alto que financiaron en conjunto la adquisición y se repartieron las piezas adquiridas.

Una exposición inédita

Debido a su investigación, Alfredo Prieto ha podido ver los restos fósiles del milodón y ha realizado registros al respecto. Como él, otros también sabían de su existencia, entre ellos el ingeniero informático Miguel Oyarzo, quien en 2005 solicitó observar las piezas y para su fortuna el museo accedió. Gracias a esto también pudo tomar fotografías.

A raíz de esta situación la gestora de producción de Arte y Cultura del Hotel Casino Dreams, Marisol Rimenschneider, entabló contacto con el Museo de Historia Natural de Londres y en 2011 viajó a la capital inglesa, para participar de la primera de varias reuniones, que tenían como objetivo el realizar una muestra con los vestigios del milodón, en la sala de exposiciones “Tierra del Fuego” del recinto ubicado en la costanera de Punta Arenas.

“En ese momento la gestión tenía que ver con poder conseguir la autorización del museo para poder exhibir los vestigios aquí en Magallanes. Esa era la idea. Entonces viajo con un camarógrafo, Fernando López, y entrevisto al que era el curador del recinto en ese momento, Andrew Currant, y él tiene la gentileza de mostrarme todo el material, el cual era más del que me imaginé. Bueno filmamos todo eso y él relata toda esta historia, en donde además muestra unas cartas que se ofrecía desde Magallanes vender estos vestigios. Están las fechas y personas involucradas en esta transacción. Ahí comenzó todo un tema para traer las piezas a Chile y cumplir con todos los requisitos y protocolos”, narra Rimenschneider, quien con su visita hizo un registro audiovisual de gran importancia por lo que va contando el curador y porque no es habitual concretar esta acción.

La gestora cultural a medida que pasa el tiempo confirma que será muy complicado cumplir con los requisitos técnicos para traer la muestra a Magallanes, ya que entre las exigencias estaba el albergar las piezas fósiles en una habitación con una humedad del 40% al 50%. “Ellos enviaron desde Londres un data logger para mediar la humedad de la sala. Nuestra sala lo que menos tiene es humedad. Así que había que ver de qué manera podíamos tener la sala con las características necesarias, las cuales incluían vitrinas especiales”, precisó.

En concreto fue un largo periodo de trámites, sin embargo Rimenschneider destaca la voluntad del museo y motivación por querer exhibir las piezas en prácticamente su lugar de origen. La gestora recalca que, en el video, Andrew Currant manifiesta su interés por llevar la piel del animal, ya que es la pieza fósil que Francisco Pascasio Moreno regaló al que en ese momento era el Museo Británico.

Sin éxito

Finalmente, el proyecto de Rimenschneider no pudo concretarse, la sala que tenía disponible no cumplía con los requisitos mínimos y por lo demás, si en algún momento por alguna razón lograba traer los vestigios a Chile, tenía la preocupación de que las piezas podrían deteriorarse. De hecho, llamó al Museo de Historia Natural de Chile para preguntar si los vestigios al trasladarse de Londres a Punta Arenas podían tener algún tipo de deterioro. La respuesta fue un absoluto sí y con ello se apagaron todas esperanzas.

“En 2014 recibí una carta de Michael Dixson, director del Museo de Historia Natural de Londres. En esta misiva me dice que, para su pesar, deben desistir de la posibilidad de que los vestigios del milodón sean exhibidos en Punta Arenas por dos razones concretamente. La primera es el deterioro que sufrirían las piezas fósiles en el viaje y la segunda está ligada a un tema de protección. Pasa que nosotros al ser una empresa privada, no contamos con un sistema de protección frente a incautaciones”, precisó Rimenschneider.

Una oportunidad

La gestora del Hotel Casino Dreams regresa en 2016 al Museo de Historia Natural de Londres, y en esta ocasión conoce al paleobiólogo inglés, Adrian Lister, quien después de una reunión con Rimenschneider, comprometió una presentación de su último libro en Punta Arenas, una vez finalizado. El científico publicó en abril de 2018 el texto “Darwin’s Fossils: The Collection that Shaped the Theory of Evolution” y el lunes 1 de octubre, lo presentó en el Hotel Casino Dreams de Punta Arenas. En la ocasión se exhibió por primera vez de forma pública la entrevista al curador Andrew Currant y el registro de los vestigios de forma audiovisual.

De esta manera la gestora cultural pudo aprovechar el material recolectado y pudo concretar una iniciativa ligada al milodón, en menor escala, pero igual de importante.