Necrológicas

Cuando la irrupción de la radio fue todo un suceso en Punta Arenas

Por La Prensa Austral lunes 26 de septiembre del 2016

Compartir esta noticia
Visitas

Aunque la fecha de la primera transmisión radiofónica en Magallanes se considera el 13 de abril
de 1932, Radio Austral comenzó sus transmisiones experimentales durante marzo de 1931.

Por Jaime Bustamante Bórquez

Profesor de Educación Musical                                                                                                                                          bustamag2000”@yahoo.com Patagoniamusical.cl

Había un día en el año en que sólo era posible escuchar una radioemisora. Era la que quedaba de turno, el 21 de septiembre, Día del Trabajador Radial. Desde el año 2000, lo radiodifusores decidieron eliminar esta tradición que se había instaurado en 1942, durante el gobierno del Presidente Juan Antonio Ríos. Aunque este 21 de septiembre todas las emisoras trabajaron, fue un día especial. Los teléfonos de los medios radiales no paraban de sonar para saludar a quienes día a día llegan a los más recónditos lugares a través de sus señales.

Un largo camino se ha recorrido desde el 19  de agosto de 1922, cuando desde la Universidad de Chile se emitieron las primeras ondas radiales, convirtiendo a nuestro país en el tercero en América  en contar con este medio, solo después de Estados Unidos y Argentina.

Solo un par de años después, Punta Arenas también contaba con este medio. Aunque la fecha de fundación se considera el 13 de abril de 1932, Radio Austral comenzó sus transmisiones experimentales  durante marzo de 1931. El Magallanes del 2 de abril de 1931 informaba: “Esta tarde  se colocarán receptores  en la calle Roca. Audiciones de los días viernes, sábado y domingo”. La nota indica que casas comerciales de la calle Roca colocarán receptores a fin de que el público se acerque a escuchar las transmisiones de la naciente  emisora que emitirá música religiosa los días sábado y domingo de 18 a 19 y un programa de música variada  de 21,30 a 23,30 horas.

Parte del programa de la audición número 13  es el siguiente: 18 horas, Novedades de los sellos Columbia y Nacional: Dolores, fox trot; Hijito mío, tango; Mamá yo quiero ir en avión, potpourri; Lirios blancos, vals; Yira…Yira, tango. 19 horas, Noticioso de El Magallanes, dedicado especialmente a los oyentes del campo. 19 horas, Sello Víctor: La nieta de japonesita fox trot, Alegría solera, castañuela y taconeo; Rigoletto, cuarteto, Verdi; Soliloquio; Tanzuj, canción checoslovaca; Cádiz serenata española; Junto al puente de la pena, de la ópera la “Canción del olvido”; Fuerza del destino, obertura.

Seguidores de la radio

Para el  18 de abril  la joven emisora ya mostraba un consolidado grupo de seguidores, que esperaban ansiosos las transmisiones. Muy pronto surgieron las alianzas para llevar la radio a más lugares. La nota de prensa informaba: “La empresa radiodifusora  de acuerdo con el profesorado del Liceo de Hombres, colocará esta tarde en el salón de actos, de nuestro primer plantel de educación un receptor de radio para amenizar la función, que hoy, como todos los sábados  se ha organizado para los alumnos”. Muy pronto locales como El Frontón contaron con receptores que llevaban a sus salones las ondas de Radio Austral. Los avances no se detenían el 26 de junio de 1931 El Magallanes daba cuenta de algo sorprendente “La estación receptora de radio que posee la tienda La Ciudad de Londres” de los señores Doberti,  tuvo ocasión de recibir anoche desde Estados Unidos, los resultados del combate de boxeo Suárez-Petrolle, a las 22 horas o sea pocos momentos después de haberse efectuado. Inmediatamente de conocerse los resultados fueron transmitidos a la Broadcasting local Radio Austral, la cual a su vez  la transmitió a los radioescuchas.

El 10 de mayo de 1933 iniciaba sus transmisiones Radio La Voz del Sur. Muy pronto contaría con el favor popular. Al igual que Austral comenzó de manera experimental saliendo al aire por un par de horas. Le seguiría la radio Ejército, señal emanada de la Guarnición Militar de Magallanes que a través de su Departamento de Cultura fue una activa herramienta para difundir las más nobles expresiones del arte en Punta Arenas.

En Natales

En mayo de 1940, Puerto Natales incorporaba su primera radioemisora. La iniciativa de Floridor Segundo Sobarzo, estaba cosechando excelentes resultados. De manera experimental  se había iniciado las transmisiones, destacando  el trabajo realizado con motivo del Día del Trabajo. De esta manera eran 4 las radioemisoras con que contaba la región.

Radio Polar abrió sus micrófonos el 29 de junio de 1940. En los años siguientes comenzó una interesante competencia entre las emisoras locales. Informativos, servicios de mensajes y una  ventana permanente de las más altas manifestaciones de la cultura. La década del 50 transformó las tímidas emisoras en epicentros de los grandes eventos, donde concurrían cantantes, actores, libretistas, locutores y músicos. Se crearon auditorios, donde cada emisora mostraba lo mejor de sus equipos artísticos. En estos escenarios  dieron sus primeros pasos Los hermanos Olavarría, Los Hermanos Sharp, Los Hermanos Barrientos. Fue en una visita del Chilote Campos que escuchó a Tito, Carlos y Marina Barrientos, los incorporó a  su staff  y en un par de años los llevó al centro del país,  con mucho trabajo y disciplina  se transformarían en los grandes músicos de exportación de nuestro país. En la etapa siguiente la competencia se centró en qué radioemisora traía a Magallanes los espectáculos más destacados de Chile y Argentina. Esfuerzos titánicos considerando la dificultad que ofrecían las distancias. A mediados de la década del sesenta la vieja radio Austral silenciaba sus micrófonos para dar paso a la Radio Minería. “La voz centinela de chilenidad” ocuparía el escenario de la calle Nogueira para ingresar en la competencia de los espectáculos. Violeta Parra fue una de las artistas a quien vi cantar en el pequeño auditórium de la nueva radio. Por esos días debutaba la Radio Presidente Ibáñez.

La frecuencia modulada

Los años siguientes vieron como una nueva fórmula lentamente se apoderaba del dial, la antigua señal de AM dio paso a las emisoras FM.

Es imposible olvidarse de un puñado de soñadores que empeñaron más que sus sueños para hacer florecer la semilla. Los nombres  de Ramón Verde, Emilio Turina, Oscar Nilson, Julio Perriere, Ramón Cañas, Roberto Bravo, Víctor Turina, Esteban de los Hoyos, Julio Femenías, Julio Ibáñez, Antonio Benedicto quedan férreamente ligados a los inicios de la actividad que tanto bien ha hecho por nuestra tierra. Fredy Pérez, René Formantel, Alfonso “Cocho” Cárcamo, Daniel Ruiz, ‘Pirulo Oyarzo, ‘Pelao’ Mansilla, Moisés Ojeda, Fernando Ferrer, entre muchos otros, que se fueron al viaje eterno, pero  se quedaron para siempre en el alma de los hombres y mujeres de esta tierra. Aún tenemos el privilegio de encontrarnos con Aladino Cárcamo, Víctor Tréllez, Humberto Leiva, Juan Martinic, Ramón Utz grandes muchachos que tomaron la antorcha y la mantuvieron en alto entregando lo mejor de su talento en beneficio del querido oficio.

La radio de hoy

Hoy como siempre, la radio sigue con más fuerza que nunca, los desafíos de los tiempos modernos son enfrentados por guerreros infatigables dispuestos a dar lo mejor  para que el sueño  de  los hombres de radio de principios del siglo XX siga tan vigente como en esos días.

A todas las emisoras que trabajan en Magallanes , a todos los hombres y mujeres que forman los equipos de las distintas radios nuestras, reciban los más cariñosos de los saludos. Son ustedes los continuadores de la tarea emprendida hace ya casi un siglo. ¡Feliz día del Trabajador radial!