Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría

“Cuentos Cortos de Terror”: el primer paso en la literatura de un joven diagnosticado con autismo

Por La Prensa Austral domingo 19 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Felipe Toro Echeverría es un joven de Puerto Montt de 18 años. Cuentan sus padres, Sergio Toro e Ivonne Echeverría, que desde pequeño ha tenido problemas para relacionarse con sus pares, pero que también ha demostrado un muy fuerte interés por la lectura, en particular la historia, con una brillante capacidad de retención y aprendizaje. Resulta que Felipe, desde hace unos años, está diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista (Tea).

Narran sus padres que, debido a su trastorno, el joven ha desarrollado una personalidad muy particular que siempre le dificultó interactuar con sus compañeros. Relatan que en el colegio sufrió mucho porque se esperaban de él cosas que sencillamente se le escapaban; que ni sus pares, ni sus profesores, ni el sistema educativo estructurado estaban preparados para tratar con personas como Felipe y, por tanto, más que acompañarlo o ayudarlo en su desarrollo intelectual, lo estaban dañando poco a poco.

Es en este contexto que sus padres debieron tomar la difícil decisión de sacar al joven del colegio. Usualmente, no terminar sus estudios podría considerarse una sentencia para la mayoría de las personas, sin embargo, para Felipe fue la oportunidad más grande que ha tenido. Hoy, con el joven anímicamente repuesto y lleno de ganas, Sergio e Ivonne relatan que su hijo no sólo ha podido ahondar más en su pasión por la lectura, sino que además ha podido desarrollar otro de sus grandes sueños: la escritura.

“Cuentos Cortos de Terror” es la primera obra escrita de la mano de Felipe; un breve libro repleto de, como sugiere el título, historias de terror de no más de una página de extensión; cada una de ellas acompañada de una ilustración que plasma lo imaginado por el joven al momento de escribirlas.

La escritura ha dado a Felipe el escape que necesitaba, la oportunidad de concretar un logro, plasmar su mente y, a la larga, perseguir una carrera en el mundo literario; “está fascinado con eso, es su mayor anhelo”, cuenta Ivonne.

Actualmente, se han impreso sólo 13 ejemplares de “Cuentos Cortos de Terror”, pero Felipe ya ha vendido algunos a sus cercanos y concretado el primer paso en la persecución de su sueño. En cuanto a una posible negociación con una editorial, Ivonne comenta que “es difícil llevarlo a algún lado para que se lo vendan… Eso ya es entrar en otro tema”, a lo que Sergio agrega “ya está feliz, está materializado lo que es el primer paso.”

Uno de los mensajes más importantes que los padres de Felipe querían entregar es que, en palabras de Ivonne, “existen muchos niños en Punta Arenas con TA y conozco muchos papás que se dan por vencidos… La idea es que los papás no pierdan la esperanza… Que los apoyen en lo que les gusta, que no los encasillen”, una estrategia que, aparentemente, ha sido muy eficaz en Felipe; Sergio Toro, señalando una copia del libro sobre la mesa, comenta que “esa felicidad se refleja en esto”. Ivonne insta, además, a que los padres de niños con TA aprendan a conocer bien a sus hijos, a comprenderlos y a saber adaptarse para ayudarlos a salir adelante.

Actualmente, Felipe Toro Echeverría trabaja a diario en su computador, donde escribe las historias para su segundo libro.