Necrológicas

Delegación magallánica despidió a Margot Loyola cantando “Corazón de escarcha”

Por La Prensa Austral miércoles 5 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
391
Visitas

Fueron pocas las veces que Margot Loyola estuvo en Magallanes, pero cada una de ellas, dejó su huella. La última ocasión fue para el Festival Folclórico en la Patagonia de 1995, cuando integró el jurado junto a su esposo, Osvaldo Cádiz, el mismo que confirmó el lunes, la muerte de una de las principales figuras de la cultura nacional, a poco de cumplir 97 años.

Quien estuvo cerca y a punto de acompañarla en su adiós de esta tierra, fue el escritor Mario Isidro Moreno, que siempre que iba a Santiago, se “arrancaba” a saludar a la folclorista. De hecho se encontraba en la capital porque ayer tenía fijada una visita, que no pudo concretar, aunque algo ya intuía, porque “se fue apagando de a poquito”.

Así que junto a un grupo de magallánicos, asistió al Centro Cultural La Moneda, donde se están velando los restos de Loyola, y cantaron “Corazón de escarcha”. Entre quienes asistieron, se encontraba la coordinadora regional de Bibliotecas Públicas, Isabel López; la profesora de música Mirna Verdún; y Diego Concha, por años ligado al Festival en la Patagonia.

Moreno subrayó que en sus conversaciones, la última el año pasado, Loyola tenía muchos planes relacionados con Magallanes: “Viajamos juntos a la zona rural, a investigar en terreno la tradición y costumbres campesinas de la zona austral. Siempre le enviaba antecedentes y los cotejábamos con lo que ella tenía. Siempre reconoció a Magallanes como una zona muy especial. Decía que era de las zonas donde prácticamente la diversidad más grande la había encontrado en Magallanes, que se daba por las distintas corrientes migratorias, que contribuyeron a la cultura popular de la región. Raíces que vienen del pueblo yugoeslavo, francés, español, suizos y por supuesto de la gente de Chiloé. Ese crisol era el que le gustaba de nuestras costumbres de la zona austral”.

Visitas que
dejaron huella

Mario Isidro Moreno recordó los viajes más significativos que Loyola hizo a la región: “Apenas terminó el ‘Terremoto blanco’ (1995) visitamos mucho el sector rural, especialmente la zona de San Gregorio, donde se impactó con el desastre, pero a la vez tuvo una convivencia muy grata con algunos campesinos, incluso escuchando canciones que le entregó La Comparsa, de San Gregorio”. Pero sin duda, la visita que dejó un recuerdo más profundo en Margot Loyola fue “cuando la contacté con una de las últimas kawésqar que vivía en Punta Arenas, Margarita Auxiliadora Edén Molinari, quien le entregó algunas de sus canciones y causó el llanto de la maestra Margot Loyola, que dijo ‘esto es lo más ancestral que he escuchado en mi vida’. Y una de esas canciones, ella la interpretó en una grabación de un CD llamado ‘Otras voces en mi voz, como homenaje a Magallanes”.

Otro que conoció a Margot Loyola y tuvo la fortuna de ser uno de sus alumnos, fue Leopoldo Romero, quien no dudó en calificarla de “mi maestra”. “Desde que estaba en la universidad, hace 50 años una cosa así. Yo estuve en los cursos que ella dio en la Universidad de Chile, en las escuelas de verano, de ahí le ayudé a hacer los cursos”.

Un aspecto que destacó Romero del trabajo de la folclorista fue su labor investigativa y la metodología para enseñar. “cueca, bailes chilotes, pascuenses, sabía de todo, era una Biblia. Aparte muy buena, muy simpática, amena, ella era agradable con todo el mundo. Era bien estricta y exigente eso sí y cuando algo no le gustaba, no le gustaba nomás, y lo decía. Pero conmigo tuvo muy buena relación”, recordó Leopoldo Romero.

El recordado profesor de música cree que todos los homenajes que se le puedan hacer a Margot Loyola se justifican. No dudó en decir “ojalá le hagan un monumento”. Sin embargo, aunque “ella merecía todos los premios posibles, igual se armó un escándalo cuando le dieron el Premio Nacional de Arte en música, porque era una folclorista y no música docta. Igual nadie es profeta en su tierra”, concluyó “Polo” Romero.

Duelo oficial

Mientras en Magallanes se le recuerda con cariño y agradecimiento, en Santiago, la Presidenta Michelle Bachelet decretó 48 horas de duelo por la muerte de Margot Loyola. Desde las 13 horas de ayer, los restos de Loyola están siendo velados en el Centro Cultural Palacio de La Moneda, donde asistieron agrupaciones como el Bafona, El Palomar, Históricos del Barón, Andrea Andreu, El Parcito, la Delegación de Folcloristas de San Bernardo y estudiantinas, entre otros. A las 19 horas se realizó un homenaje oficial, encabezado por la Mandataria y por el ministro de Cultura, Ernesto Ottone.

A las 21 horas, la ciudadanía fue invitada a despedir a la cantautora en el evento “Mil pañuelos por Margot”, en donde hubo música en vivo hasta la medianoche.

El funeral de Margot Loyola está fijado para hoy a las 9 horas. Sus restos saldrán desde el Palacio de La Moneda hasta el Cementerio General. Previamente, la artista recibirá la tradicional despedida de las pergoleras de la comuna de Recoleta.

Y siguiendo los deseos que Loyola había expresado en alguna oportunidad, quienes quieran acompañarla al campo santo fueron invitados a no llevar flores, sino que donaciones de alimentos no perecibles, que se recibirán en la Iglesia de la Recoleta Franciscana.