Necrológicas
  • Juan Fermín Purralef Montalva

Espacio Comunitario La Idea entra en receso para volver en marzo con nuevas iniciativas y talleres

Por La Prensa Austral martes 28 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Seis años lleva trabajando el Espacio Comunitario La Idea, surgida al alero de la oficina parlamentaria del diputado Gabriel Boric y que se ha convertido en un espacio para compartir diversas expresiones culturales. El coordinador del espacio Diego García destacó que en sus tres años de gestión, la planificación anual les ha permitido un crecimiento constante, tanto de actividades como de seguidores, que se ven reflejadas en sus redes sociales.

El balance de 2019 fue muy positivo, indica, pues ya suman los 6 mil seguidores en Facebook, 2.200 en Instagram y más de mil en Twitter, “que son uno de nuestros principales canales de difusión, que nos apoyan mucho para llegar a un segmento de público al cual apuntamos, que son los jóvenes”.

El muro de escalada, los talleres de Go, telas, la biblioteca popular que funciona a través del trueque, así como el preuniversitario que comenzará a funcionar en marzo, ya cuentan con 25 cupos para Matemática y Lenguaje y 20 para Historia; son algunas de las principales actividades que destacan en La Idea.

“En total fueron cincuenta actividades, con un público de 1.500 personas, que apreciaron muestras de fotografía con distintas temáticas, como la Antártica y la Patagonia; encuentros con temáticas de pueblos originarios, medioambientales, que son temas que se van repitiendo; trabajo con niños de distintas organizaciones, de hecho el próximo martes (hoy) confirmamos el cuarto encuentro de un grupo de apoyo a la lactancia materna, a las 17 horas, una actividad muy consolidada”, detalló el coordinador del espacio.

Durante febrero, La Idea entrará en receso y retomará las actividades en marzo, con el objetivo de seguir siendo un espacio libre y abierto a las iniciativas que lleguen. Pero en un futuro más cercano, esperan concretar actividades con aporte voluntario a los talleristas que participen, lo que permitirá que el espacio cuente con una programación más estable, “que vaya en la línea de lo que la gente ha preferido ir levantando, como yoga, cocina vegana, que son muy solicitados, pero que requieren materiales, y esa es una deficiencia que teníamos hasta ahora”, añadió García.