Necrológicas

Espacio comunitario La Idea ofrecerá taller de alimentación probiótica

Por La Prensa Austral viernes 15 de noviembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Mañana desde las 16 horas

La ingeniera en Biotecnología, María Jesús Friedli Saldivia, estará a cargo mañana, desde las 16 horas, del taller de cultivos probióticos y de fermentación que se desarrollará en el espacio comunitario La Idea. “Ahora se usa mucho el tema de los probióticos, que son fermentados caseros que trajeron las abuelas de inmigrantes, de todo el mundo, como el yogurt, el chucrut, el quefir. Es cualquier alimento que tiene un contenido bacteriano saludable, que nos aporta, que llega vivo todo este contenido bacteriano a nuestro intestino y nos ayuda a equilibrar nuestra flora intestinal”, partió explicando Friedli sobre qué son los probióticos.

La ingeniera llegó a este tipo de alimentos a través de la biotecnología y no por la cocina propiamente tal. “Cuando uno entiende cómo funcionan estas fermentaciones es súper fácil hacerlas en casa y tomar decisiones al momento de qué comer para ciertas dolencias, qué comprar y responder una pregunta que me hizo una amiga y que originó este taller, de si vale la pena comprar probióticos en las farmacias. Me interesa entregar un set de conocimientos y mostrarles mis inóculos, como mi chucrut, vinagre, cerveza, para que entiendan que es súper fácil hacerlos, que cuando nos hablan de los súper alimentos, nadie inventó nada, es volver a las recetas de las abuelas de antes, que se tomaban media hora diaria para hacer algo en la cocina que te devuelve la salud”, profundizó.

Friedli indicó que esta cocina es muy fácil de hacer en casa. Uno de sus preparados favoritos es el chucrut, el yogurt de ‘pajaritos’ llamado quefir, variaciones de quimchi, un repollo fermentado, vinagre de manzana, entre otros. Por eso, el taller es abierto para gente de 14 años en adelante. “La gente podrá llevarse las notas de la clase, con todos los datos freak, y las recetas, que tienen fotos, el paso a paso, tips que serán entregadas por correo electrónico”, indicó la ingeniera en Biotecnología, por lo que los asistentes no tendrán que llevar ningún material especial, “solamente las ganas y la disposición de conversar, que la gente huela más que armar con las manos. Esto es tan simple que no requiere una clase de cocina, pero sí se que se huela para saber si está bien”.

Es por ello que más allá del taller, María Jesús Friedli busca establecer una comunidad de gente que fermenta y mantener el contacto para seguir compartiendo ideas y preparados.