Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

“Fuego en la sombra”: la vida magallánica de otras épocas

Por La Prensa Austral domingo 8 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
198
Visitas

Magallanes es un territorio de historias y leyendas en el que, desde tiempos inmemoriales, se han unido el esfuerzo del hombre y el ímpetu de la geografía patagónica, con su extensa pampa, canales misteriosos y aguas marinas que unen las distancias y los asombros.  Hombre y geografía han sido también una constante en la literatura magallánica, desde las crónicas de los primeros navegantes del estrecho de Magallanes, como Antonio Pigafetta, hasta la obra de narradores de la talla de Francisco Coloane, Osvaldo Wegmann, Eugenio Mimica, Juan Mihovilovic, Oscar Barrientos Bradasic y Pavel Oyarzún; y también de una extensa lista de poetas magallánicos, entre los  que recordamos a Rolando Cárdenas Vera, Marino Muñoz Lagos y Cristian Formoso.

En la literatura de Magallanes se reflejan múltiples aspectos de la que ha sido su historia desde mucho antes que llegaran los primeros aventureros a las orillas del Estrecho de Magallanes.  En una primera dimensión están aquellos hechos que son más conocidos, que forman parte de la  historia regional, como por ejemplo la emigración de los croatas, reflejada en la novela de Nicolás Mihovilovic: “Desde lejos para siempre”.  Luego están las anécdotas que han entrado en el plano de la leyenda, y finalmente todos aquellos hechos y costumbres que tienen que ver con la vida cotidiana de Magallanes.  En cualquiera de estas tres dimensiones aparece el hombre enfrentado a la naturaleza y también a un destino, aciago o afortunado, que marca a los que asumen el desafío de crear y desarrollar vida en el territorio más austral del país.

“Fuego en la sombra” primer conjunto de cuentos que publica Juan Manuel Miranda, se enmarcan en el plano de los asuntos cotidianos y de aquellas anécdotas que con el paso del tiempo se transforman en leyendas que van de boca en boca, agrandadas por la imaginación o el efecto de algunas copas.  Sus historias y anécdotas recrean la vida de gente común, peones de estancias, esquiladores y puesteros, con sus hijos y mujeres; vecinos que envejecieron a medida que Punta Arenas se transformaba de pueblo en ciudad, y otros tantos personajes que nos hablan de un tipo de existencia  tal vez hoy reducida o en retirada,  pero que en otras décadas contribuyó  al crecimiento de la región y al desarrollo de labores tan esforzadas como la crianza de ovejas en los establecimientos que poblaban los extensos parajes de la pampa magallánica.

A través de estas historias conocemos al puestero Luis Martínez y a su hijo Carlitos; la historia de amor entre un peón y una gringa que nos recuerda la clásica historia de “Corazón de escarcha”; los itinerarios de Antonio Marín un campesino chilote que llega a Magallanes con la intención de  dar  otro rumbo a su vida;  Coihuin,  el carnicero de la Estancia Cameron que encuentra su destino en un cementerio reservado para ingleses, entre otros atractivos y reconocibles personajes.

Para quienes viven o han vivido en Magallanes, los cuentos de Juan Manuel Miranda les  traerán múltiples imágenes de parajes visitados o lugares conocidos de oídas.  Estancias de nombres  familiares que resuenan en nuestra memoria, puestos perdidos  en la pampa,  quintas hogareñas  donde crecen las papas y el ruibarbo,  platos de comidas,  antiguas picadas  puntarenenses como el  “Pato Loco”  de la calle Errázuriz,  las viejas estufas  Dover  tan comunes en los hogares puntarenenses de antaño,  las camperas de cuero, la bota de media caña y  las boinas vascas  de los ovejeros.  Todo un mundo del que  Miranda  se encarga de proporcionarnos huellas que conducen al tesoro de la memoria.  Siempre emotivos y nostálgicos, los  cuentos de Juan Manuel Miranda son un aporte para el encuentro con la vida magallánica de otras épocas,  recreada con sencillez y evidente amor por sus personajes y el mundo que recuerda.