Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

Gabriel Salazar, Premio Nacional de Historia, y su visión de los políticos en Chile “Al salirse de su medio para entrar a la clase política, los líderes sociales perdieron vigencia respecto al movimiento social”

Por La Prensa Austral domingo 17 de enero del 2016

Compartir esta noticia
388
Visitas

Juan Manuel Rivera

Gabriel Salazar, Premio Nacional de Historia (2006) y académico de la Universidad de Chile, visitó Punta Arenas para participar de un encuentro organizado por la Escuela Abierta “Cielos del Infinito”, donde abordó las movilizaciones ciudadanas surgidas en las regiones de Chile, desde una perspectiva histórica.

En entrevista con El Magallanes, el historiador se refirió a los movimientos sociales y a las asambleas territoriales magallánicas, fenómeno nuevo según el académico que, precisamente en esta región, fue “inaugurado” por hechos como la paralización contra el alza del gas ocurrida durante el verano del año 2011.

“Yo he estado estudiando el fenómeno a lo largo de todo Chile, desde Arica a Magallanes, y lo que uno detecta es que se están formando asambleas locales, comunales y provinciales en todo el país, las cuales tienen distintos niveles de desarrollo. Magallanes, particularmente los movimientos sociales a raíz de las protestas por el gas, fue una de las primeras y en cierta manera abrió el ciclo de formación de las asambleas territoriales (…) estos fenómenos tienen una significación política cada vez mayor”, afirmó Salazar.

– ¿Cree que Magallanes, tras los hechos ocurridos en 2011 y el movimiento social de Aysén en 2012, son referentes en cuanto a movimiento social y asambleas territoriales?

– “Magallanes fue la que inició el movimiento, pero lo que ocurre es que en el resto del país no se conoce en profundidad lo que aquí pasó en relación a la ciudadanía, las empresas locales y cómo se luchó contra el gobierno. Entonces no se configura como un modelo para el resto. En cambio, lo ocurrido en el valle del Huasco en torno a la ciudad de Freirina sí es un modelo porque es posterior y tuvo más eco e importancia periodística en las ciudades más cercanas como Coquimbo, Valparaíso y Santiago. Por eso se conoce más”.

– ¿Cuál es su opinión con respecto a la gestión y al papel político que han tenido Gabriel Boric, parlamentario por Magallanes, y Giorgio Jackson, dos diputados cercanos a sus pensamientos?

– “Podrán ser de avanzada, y a lo mejor quieren representar a estos movimientos nuevos que están ocurriendo en la base a lo largo del país, pero en la práctica no pesan, serán uno o dos. La masa de los políticos siguen pensando como siempre, como una clase política completamente desprestigiada en la opinión de la ciudadanía. Entonces es una pena, porque fueron líderes sociales que -al salirse de su medio para entrar a la clase política- perdieron vigencia respecto al movimiento social. Eso le pasó a Boric, Jackson, Vallejo, incluso, a Iván Fuentes (…). La gran mayoría de la clase política trabaja por sus intereses gremiales, por así decirlo, y tienen el resultado que tienen: estar acusados por la justicia uno tras otro, cayendo de a poco”.

En relación a este tema, el historiador agregó que “yo soy crítico de estos jóvenes diputados, quienes tienen ideas muy sanas, pero  en la práctica están a la cola de una clase política  desprestigiada”.

Finalmente, Gabriel Salazar explicó que Chile está atravesando un momento histórico en cuanto a la representación ciudadana. Y respecto a las próximas elecciones municipales advierte que “hay dos rutas o caminos paralelos. Uno es la política que sigue el rumbo marcado por la Constitución, la elección de los partidos y las municipales, donde la mayoría de la población no tienen interés y la gran cantidad de los jóvenes no va a votar. Con toda seguridad creo que tendremos una enorme abstención en las municipales y eso es un proceso que, claro, en la política tradicional según la Constitución hay que hacerlo, pero eso es un ramal de la política, desprestigiado, podrido. El otro ramal, y que esta marcando las asambleas territoriales, las organizaciones y redes sociales, apunta a otra dirección y no va necesariamente por la representación política en tanto senadores, diputados, entre otros, que es un camino desprestigiado”, concluyó el académico, historiador y filósofo chileno.