Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Génesis del Festival Folclórico en la Patagonia

Por La Prensa Austral domingo 23 de agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
724
Visitas

Finalizó, este sábado 22 de agosto, la trigésima quinta versión del Festival Folclórico en la Patagonia y el evento sigue su historia, cuya génesis se inicia a fines de la década del sesenta.

Apuntes de Diego Concha, Ricardo Ortiz y Danny Perich, algunas de mis propias investigaciones, además de los recuerdos del ex director de Radio Minería de Punta Arenas, Ramón Utz, nos permite reconstruir sus inicios y viajar hacia los orígenes del certamen por cuyo escenario han pasado artistas de gran renombre, tanto chilenos como extranjeros, adquiriendo el evento una fama que traspasó los límites del país para transformarse en el mayor festival del cono sur de América.

Antiguos escenarios como el Teatro Municipal, Cine Gran Palace y Gimnasio de la Confederación Deportiva de Magallanes, fueron testigos del transitar de este gran evento de la canción, que tuvo un inicio humilde y sencillo, pero que con el paso del tiempo se convertiría en el más famoso del sur del mundo.

 

Génesis

 

En la década de los años sesenta la radio, junto a los medios escritos, era la reina de las comunicaciones y el medio más trascendente en lo artístico, noticioso, socio cultural y político. Radio Minería era entonces la emisora de excelencia en estos aspectos con un alto nivel profesional, creando programas y espectáculos de gran jerarquía, tiempos en los que se jerarquizaba una emisora con shows diarios y nocturnos en su radio-auditorio. Radio Minería de Santiago y su emisora de Viña Mar junto con la Municipalidad de Viña del Mar concibieron, crearon y transmitieron por una décadas el Festival de la Canción de la ciudad jardín, hoy codiciado evento de la televisión con proyección internacional.

En 1966 esta emisora capitalina adquirió la frecuencia en onda larga, 1260 en A.M. de la prestigiosa Radio Austral de Punta Arenas, iniciando las transmisiones como Radio Minería de Punta Arenas en febrero de 1967.

Un eslogan que caracterizó a la nueva Radio Minería fue su identidad como “Voz centinela de chilenidad en toda la Patagonia”, que fue creado por su director Ramón Utz Monsalve, en atención a que las programaciones musicales de las emisoras locales se basaban por lo general en música mexicana, tangos y boleros, siendo muy menor el folclore nacional. De allí se consideró que la música chilena sería un factor de primera importancia en los programas de la nueva frecuencia, siendo “La estancia folclórica” uno de sus espacios característicos. Pero los proyectos de categorizar a poetas, músicos y artistas chilenos no estaban sólo en presentar una variada serie de espacios radiales.

Así, ese mismo año, Ramón Utz presentó a la alcaldesa Nelda Panicucci y a la Municipalidad de Punta Arenas el proyecto de realizar con la emisora un festival y concurso de compositores y artistas folclóricos chilenos y magallánicos con el nombre de “Primer Encuentro Folklórico”, el cual se efectuó en el Teatro Municipal de Punta Arenas, en el mes de septiembre de 1967.

En certamen fue canción ganadora “Punta Arenas adiós”, una creación musical del sacerdote salesiano Belarmino Sánchez, que grabó en el sello Odeón, Sergio Sauvalle, integrante de Los Huasos Quincheros y posteriormente fue llevada al disco por Patagonia 4.

Al año siguiente, en 1968, Radio Polar, dirigida por Alfonso Cárcamo se unió con el Club Andino presidido por Antonio González J. y con el nombre de “La Coronación del Folklore”, realizaron un segundo encuentro, donde actuaron entre otros, Ariel Ramírez, Los Fronterizos y Eduardo Falú. Al parecer, desde estos dos eventos surgió la idea de un festival mayor, que fuera el germen de una mayor integración de ambos pueblos que comparten cordillera, a través del canto, la danza y la música, bajo los mismos objetivos de crear folclore y artistas patagónicos.

En 1969, en el Cine Gran Palace, el Ñandú, símbolo del festival, lo obtuvo por su primer lugar, el conjunto Los Trovadores del Río, de la ciudad de Coyhaique, con el tema “Mensaje” (“Mensaje en la Patagonia”), de los autores René Rojas y Arturo Barros.

El evento que se realizó en el Teatro Gran Palace, contó con la animación del popular discjockey capitalino de la época, Ricardo García.

Estas fueron las primeras acciones en proyectar espectáculos que pusieran en un escenario magallánico al folclore chileno, pero que iniciara la inquietud de desarrollar un folclore magallánico de verso y música localista.

El Club Andino y la directiva del año 1968 decidió continuar con la responsabilidad de seguir organizando el festival en unión con Radio Minería, lo que llevó a su director Ramón Utz a proyectar un evento de trascendencia nacional e internacional que, además de su esencia artística, promocionará turísticamente a la Región de Magallanes (en ese entonces provincia) y a la par afianzara las relaciones en todo orden con la República Argentina y sus provincias patagónicas.

La creación de Radio Minería en Punta Arenas había trasladado de la emisora de Santiago a nuestra ciudad al comunicador Ramón Utz, quien se había desempeñado en el equipo radial de la capital desde el año 1962 y había trabajado bajo las órdenes de Luis Hernán Videla Lira, presidente de la Sociedad Radio Minería, senador de la República y quien en 1968 era embajador en Argentina, durante el gobierno del Presidente Eduardo Frei Montalva.

Hasta la sede diplomática chilena en Buenos Aires, en el año 1970, llevó Utz el proyecto del Gran Festival Internacional que, acogido por el embajador chileno, lo puso en reuniones con el ministro de Turismo y Difusión en la Casa Rosada, la Dirección general de Radio El Mundo de Buenos Aires, el famoso programa del folclore y de Cosquín “Argentínisima”, creado y conducido por Julio Márbiz y la empresa de espectáculos Docta.

A su regreso, el Club Andino presidido por José Camelio Rial y Radio Minería se dispusieron a la concretización del proyecto que puso al “Festival Folklórico en la Patagonia” en el ribete de los grandes eventos musicales del país, donde por primera vez actuaron Los Tucu Tucu en Punta Arenas, convirtiéndose en los regalones del festival, junto a artistas nacionales como Ancahual y otros. Es en esta primera etapa, una fiesta de grupos aficionados provenientes de las principales provincias chilenas y argentinas del extremo sur, y desde 1970, en su segunda versión, que el festival cuenta con artistas profesionales que participan tanto en la competencia como en el show : Los Tucu-Tucu Cesar Isella, Chacho Santa Cruz, Daniel Toro, quienes representaban a Argentina, en tanto Los Patricios, Mira y Pancho, Fernando Ugarte, Ancahual y Cáliz Vacío a nuestro país. Ese año además el evento se traslada al Gimnasio de la Confederación Deportiva de Magallanes (donde hoy se levanta el Casino Dreams).

 

 

 

Transmisión radial pionera

 

 

 

Ese año se transmitieron sus tres noches por toda la cadena radial nacional de emisoras El Mundo de Argentina y las radios Minería de Chile, con la animación de Julio Marbiz y Ramón Utz. Decenas de emisoras y ciudades de ambos países conocieron a Magallanes, a su gente y geografía, artistas, cultura y música, sin que radios y artistas de Chile y Argentina cobrarán contrato o cifra de dinero alguna, ya que sólo participaban por la calidad de la organización, la trascendencia del festival y la oportunidad de actuar en el escenario folclórico patagónico más austral e importante del mundo.

Es interesante destacar que, desde sus inicios y gran parte de estos eventos, tuvieron la participación, como encargado de sonido, al recordado René “Mono” Almonacid.

Fueron gestores de la creación del Festival Folclórico en la Patagonia, varios destacados magallánicos como José Camelio Rial, Enrique Sánchez, Antonio González, Ernesto Mrugalski, Jorge Amarales, Eduardo Vásquez, Hector Zanetti, Rodolfo Molina, Leopoldo Romero y muchos otros, los cuales llevaron a convertir el Festival Folclórico en una fiesta anual de la música patagónica en el actual escenario que en la actualidad lleva el nombre de uno de sus grandes impulsores, Alfonso “Cocho” Cárcamo.

Por Mario Isidro Moreno.