Necrológicas
  • María Bernilda Díaz Oyarzo

Historias del pueblo kawésqar vuelven a ser protagonistas en documental de destacado audiovisualista

Por La Prensa Austral miércoles 28 de septiembre del 2016

Compartir esta noticia
Visitas

El documental dirigido por Hans Mülchi, “Alas de mar” (2016), fue presentado en el cine Sala Estrella, dando a conocer así su segundo trabajo enfocado en el pueblo kawésqar, después de su obra audiovisual titulada “Calafate, zoológicos humanos” (2010).

La película es presentada por Miradoc como parte de su difusión de documentales chilenos en el territorio nacional, por lo que estará disponible los días 12 y 19 de octubre en Sala Estrella. Sin embargo, los interesados podrán adquirir una entrada a partir del 10 de octubre, ya que se hará una preventa.

Este nuevo filme cuenta la historia de Celina Llan Llan y Rosa Catalán, dos reconocidas mujeres descendientes del pueblo kawésqar. Ambas nacieron en las tierras ancestrales, y juntas pasaron por experiencias que las marcaron tanto a ellas como a todo el pueblo del cual formaron parte. Pasaron de vivir en comunidad con sus tradiciones y cultura, en los mares interiores del estrecho de Magallanes, a ser testigos de cómo les arrebataron sus terrenos, dejándolas finalmente confinadas en Punta Arenas.

Una parte de la historia está enfocada en Celina, quien en la película cuenta la forma en que fue “arrancada” del seno materno por una misión católica, quedando al cuidado de un grupo de religiosas. Detalla que, en ese punto de su vida, siendo solamente una niña, fue despojada de su idioma característico y de su familia, siendo integrada a una sociedad desconocida a la fuerza.

Tanto madre como hija se embarcan en un viaje a través de los pasos marítimos junto al equipo de filmación, en donde se incluye a dos antropólogos suizos, quienes se ganaron el respeto de las mujeres luego de que éstos devolvieran los restos de dos cuerpos kawésqar que fueron despojados de sus hábitats naturales a fines del siglo XIX, con los llamados zoológicos humanos. Se trató de una cruel práctica que significó el traslado de los indígenas a Europa, donde fueron mantenidos en recintos para ser exhibidos a la población como verdaderos animales de zoológicos.

La travesía que se aprecia en el documental se inicia en Punta Arenas y durante 10 días recorren los lugares más emblemáticos del pueblo originario patagónico, como cabo Froward, isla Carlos Tercero, seno Otway, lugar de nacimiento de Rosa Catalán y la isla Englefield, cuya relevancia toma peso, ya que ese es un terreno catalogado como ancestral y que actualmente tiene una demanda por parte del pueblo kawésqar al Estado de Chile, por la devolución de esta zona.

Hans Mülchi, explica que si bien en el documental hay registros de personeros de gobierno que anuncian que se acogerá la demanda en los próximos meses, relata que los representantes del pueblo originario han dado a conocer que actualmente se busca rechazar la exigencia. Es por ello que el filme igual sirve como denuncia.

La embarcación luego se dirigió a la isla Riesco, pero Mülchi indica que las grabaciones en el territorio no se concretaron, ya que hubo problemas de permiso, provenientes principalmente de la empresa Mina Invierno.

El trabajo audiovisual termina con la tripulación adentrándose en el canal Fitz Roy, conociendo así los pasos secretos que usaban los kawésqar para ir de un mar a otro. A eso se incluye la visita a la tumba de un familiar directo de las protagonistas, cuya muerte es un reflejo de los problemas que trajo el hombre blanco, como dicen las mujeres indígenas, ya que falleció por culpa del sarampión, enfermedad traída por los colonos.

Durante todo este trayecto ambas mujeres kawésqar relatan historias del pueblo, cuentan detalles de su cultura e incluso guían por pasos marítimos, ya que ellas vivieron esa experiencia sobre las canoas.

“Alas de mar” fue grabado en febrero de 2014 y tuvo una pre producción de casi un año y una dedicación al montaje, al igual que la edición de casi dos años. Es por ello que el filme recién ve la luz este año.

“Yo creo que este documental es de alguna manera una continuidad del trabajo anterior, ‘Calafate, zoológicos humanos’, hay ingredientes que se suman y continúan, por lo tanto si acerca un poco al éxito que tuvo el trabajo audiovisual anterior, sería totalmente genial, hasta ahora partió increíble en todos los lugares que se ha podido ver y algunos festivales”, indicó Hans Mülchi.