Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Juan Carlos González, un surcador musical que enorgullece a Magallanes

Por Elia Simeone domingo 30 de agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
797
Visitas

El pasado viernes 10 de agosto en el Liceo de Quilpué, el alcalde de esa comuna encabezó la ceremonia con que se homenajeaba a los Surcadores del Viento. El reconocido grupo vocal, que en varias oportunidades ha mostrado su talento en nuestro festival patagónico, cumplía 30 años en las lides musicales. Entre los homenajeados un puntarenense, Juan Carlos González Bosch. Hablar de este docente de la Escuela Hernando de Magallanes es hablar de la música popular de Punta Arenas en los últimos 40 años. Juan Carlos nació en el hogar formado por Juan Ramón González Acevedo y Viviana Bosch Vargas. En la memoria surge el recuerdo de la mamá, quien cantaba y transmitió al hijo único del matrimonio, el amor por la música.

Inició sus estudios en el kínder de la Escuela Nº1 bajo la tuición de la profesora Eulalia Agüero Pletikosic. Las preparatorias en el Instituto Don Bosco, y la enseñanza secundaria, en el Liceo San José y la Escuela Industrial. De este periodo es el comienzo decidido en las lides musicales y de esta etapa también es su amistad con sus compañeros de senda musical José y Miguel Palma, Willy Mimica, Ricardo Salles. También su amistad, nacida al alero del trabajo musical con el sacerdote Belarmino Sánchez. El religioso primero fue guía y compositor para los muchachos que despertaban a la música y luego compañero de Juan Carlos en la Facultad de Música. En adelante, amigos de toda la vida.

 

 

Los primeros triunfos

 

La década de los sesenta ofrecía el escenario para un interesante movimiento musical que culminaría con el nacimiento del Festival Folclórico en la Patagonia. El San José y los primeros triunfos musicales encontraron en Juan Carlos al aliado ideal. Y el trabajo rindió buenos frutos. Uno de ellos ocurrió a fines de 1968: “Generación 68” regresaba a Punta Arenas con un sonado triunfo. La Prensa Austral del 18 de octubre de 1968, informaba: “Felices por los laureles conquistados, en buena lid llegaron ayer a Punta Arenas los muchachos magallánicos que integran los conjuntos Generación 68 y Los del Ocaso, que tuvieron una magnífica actuación en el Quinto Festival de la Canción realizado en Viña del Mar”. La agrupación, dirigida por Nino Napolitano, contaba entre sus integrantes a Juan Carlos González, Alejandro Doberti y Pedro Arellano. El propio director de la agrupación relataba los pormenores de la gesta musical: “Nosotros íbamos ya preseleccionados, después de nuestra actuación en Radio Polar, que aquí auspició el concurso. Allí estuvimos sometidos al fallo de expertos en música, entre ellos Isidor Handler director de la orquesta de Viña del Mar”. El matutino local destaca la recepción a estos jóvenes triunfadores que regresaban entre el cariño de familiares y amigos y aclaraba que no pudieron viajar Ricardo Salles y Enrique Ñeco.

El año siguiente Magallanes asumió el desafío de un Festival en la Patagonia. Se iniciaron las clasificatorias para buscar a los representantes locales, una docena de grupos trabajo de manera incansable para convertirse en los triunfadores. Dos llegaron a la meta “Los del Estrecho” y “Los del Ocaso”, cuya formación era Miguel Palma, José Palma, Alejandro Doberti y Juan Carlos González.

 

 

 

Valparaíso y Pujillay

 

 

Los setenta fueron años de buscar nuevas expectativas. Fue la Universidad Católica de Valparaíso en la que puso las esperanzas el joven músico. Ingresó a la carrera de Pedagogía en Música compartiendo sala con su antiguo guía musical en el San José, el padre Belarmino Sánchez, destacadísimo compositor que legó a Magallanes queridas canciones que permanecen en el alma popular, algunas de las cuales fueron estrenadas por este grupo de jóvenes. El puerto acogió al estudiante magallánico y éste una vez más esparció su talento entre los que le rodeaban.

A poco andar junto a un grupo de compañeros de carrera dieron forma a un grupo que partió dedicado al folclore andino y con el correr del tiempo se convirtió en un referente nacional del humor musical: Pujillay. Fueron años de intentos que quedaron grabados para siempre en su memoria a la vez que cimentaron una amistad que se prolonga en el tiempo.

Es junto a estos muchachos que regresa en 1977 a Punta Arenas, al Festival Folclórico en la Patagonia, esta vez como autor. “El Ruidón” llega al escenario patagónico ganándose el cariño popular y reservando un importante espacio en el repertorio austral. Es Juan Carlos quien cuenta a la Prensa Austral del 28 de julio de 1977 respecto a su canción: “la letra pertenece a Marcelo Romero integrante del conjunto Pujillay”, más adelante señala “Su contenido involucra vivencias de una pensión en donde un estudiante en la soledad lejos de su hogar, es molestado continuamente por un ratón a quien finalmente le toma cariño y lo hace confidente contándole sus sentimientos. En el aspecto musical la califica como una canción con aires nortinos que le dan los instrumentos que se utilizan en su interpretación. Aunque la ganadora en esa versión del festival fue “Violeta prefirió el silencio” de María Angélica Ramírez, “El Ruidón” ganó un merecido espacio en el cancionero local. Por estos años también incursionó en la actividad musical como solista, participando en distintos festivales y presentaciones a nivel nacional con exitosos resultados que se coronan con el triunfo en el festival de Los Andes y su participación como finalista en la Oti 1977.

Sería hacia mediados de los ochentas que tras la disolución de “Los Paracas”, Eduardo “Yayo Castro” da vida a los “Surcadores del Viento”, conjunto al que se une Juan Carlos en 1988. Su paso por la agrupación estará coronado por sonados triunfos ganando los festivales de Angol, Olmué, y Viña del Mar y desarrollando un interesante trabajo discográfico y de presentaciones en todo el país incluido nuestro festival folclórico.

 

 

De vuelta a la tierra natal

 

 

El cariño a la tierra natal hace que de manera permanente vuelva y se reencuentre con los amigos de siempre. Es así que durante una visita de vacaciones comenzó a rondar la idea del regreso definitivo. Tras la partida de Renato Mora sus viejos amigos en la música, José y Miguel Palma, lo invitan a integrarse al trabajo que desde una década venía desarrollando Alturas. Tras una breve conversación con Maruja, su “esposa y compañera de la vida” decidieron establecerse en Punta Arenas. De eso ya van casi dos décadas. Junto a los camaradas de siempre revivieron los triunfos de antaño y dieron vida a nuevas aventuras musicales que siempre contaron con el apoyo y cariño de los magallánicos. Y el éxito, una vez más, se hizo presente ganando el Festival de la Patagonia en 2001 con “Noche de dos” de Miguel Palma. Conciertos por toda la región, gira a Europa, presentación en el Congreso Nacional, realización de 2 discos y la presencia permanente como grandes referente de la actividad musical de Magallanes, Alturas desarrolló una activa campaña por preservar los valores musicales del austro. Tarea en que ha sido pilar fundamental Juan Carlos González.

 

 

Destacado docente

 

Desde su llegada a Punta Arenas se ha desempeñado como destacado profesor de Educación Musical. En los últimos años, desarrollando su magisterio en la Escuela Hernando de Magallanes. Esta vez su talento al servicio de sus alumnos con los que ha desarrollado una interesante actividad formadora. Prueba de ello son los innumerables grupos que han emergido desde esta escuela, ganando en varias oportunidades los más destacados festivales regionales, incluyendo el Festival Folclórico Estudiantil en la Patagonia.

La trayectoria de este destacado profesor y sobresaliente músico es el mejor ejemplo para las futuras generaciones que se asoman al mundo de la música con la sola intención de alcanzar las estrellas de las más hermosas de las artes. Hombre de sonrisa fraterna, mano extendida y corazón generoso, próximo a terminar su etapa docente, puede caminar orgulloso por las calles de la ciudad que lo vio nacer, seguro que multiplicó con creces los talentos que recibió al venir a este mundo.

 

 

Jaime Bustamante Bórquez 

Profesor de Educación Musical                                                                                                      

Bustamag2000@yahoo.com  

www.Patagoniamusical.cl

 

Fotografía de Andrés Poblete.