Necrológicas
  • Juan Lleucún Muñoz

Kevin Spacey quedó en libertad bajo fianza tras ser inculpado de abuso sexual

Por Agencias martes 8 de enero del 2019

Compartir esta noticia
45
Visitas

El actor estadounidense Kevin Spacey, de 59 años, se declaró no culpable del abuso sexual de un adolescente en 2016, al ser inculpado formalmente ayer ante un juez de la isla de Nantucket, en Massachusetts, EE.UU.

La oficina del fiscal Michael O’Keefe confirmó que una declaración de no culpabilidad fue presentada en nombre de Kevin S. Fowler, el verdadero nombre del actor.

El famoso protagonista de la exitosa serie de Netflix “House of Cards” quedó en libertad bajo fianza, y aunque no se le pidió que entregue su pasaporte para evitar que huya del país, el juez Thomas Barrett le prohibió contactar a la presunta víctima o a su familia, tal como pidió la acusación.

Una nueva audiencia previa al juicio fue fijada para el 4 de marzo, pero no es necesario que Spacey comparezca personalmente, dijo el juez.

Spacey había pedido inicialmente que sus abogados lo representasen en la audiencia, y había escrito al juez una carta para indicarle que se declararía no culpable, pero Barrett quiso que compareciera personalmente en el tribunal.

El actor, que vistió una chaqueta oscura en la audiencia, camisa blanca con pequeñas flores estampadas y corbata con lunares, parecía cansado, con bolsas bajo los ojos. Llegó a la exclusiva isla de Massachusetts en un avión privado en la mañana, según mostró NBC.

El abogado de Spacey, Alan Jackson, pidió que ni la presunta víctima ni su novia de la época borren nada de sus teléfonos celulares entre la fecha del supuesto incidente y ahora. El juez accedió al pedido, pero solo por un plazo de seis meses desde julio de 2016. Según la prensa local, William Little y su novia habrían intercambiado mensajes e incluso imágenes sobre la presunta agresión.

Los cargos contra el actor llegan 13 meses después de la presentación de la denuncia del adolescente, y forman parte del último capítulo del movimiento #MeToo, después de la sentencia del actor Bill Cosby y la acusación contra el productor de cine de Hollywood Harvey Weinstein.

Es la primera vez que Spacey tiene que enfrentar cargos penales, a pesar de que hay decenas de denuncias de acoso y abuso sexual contra él.

El actor se enfrenta a una pena de hasta cinco años de prisión por meter la mano dentro del pantalón de William Little, que tenía 18 años en el momento de la supuesta agresión, sucedida en julio de 2016 en un restaurante de Nantucket en el que el joven trabajó como ayudante de garzón durante ese verano.

Según Little, el día del incidente se quedó en el restaurante después de su turno de trabajo para conocer a Spacey. Después de presentarse al actor y decirle que tenía 23 años -la edad legal para beber en Massachusetts es 21 años-, comenzaron a tomar cerveza y al rato se pasaron al whisky a petición de Spacey.

Un rato después, el actor le invitó a irse con él y unos amigos a casa, según el joven. Little rechazó la oferta porque sospechaba que el actor trataba de seducirlo. Pero se quedó en el bar para conseguir una foto con Spacey.

Fue entonces cuando el ganador de dos premios Oscar por sus papeles en “Usual Suspects” (1996) y “American Beauty” (2000), metió su mano en los pantalones del joven, según la denuncia.

Spacey, que se vio obligado a abandonar la vida pública por las acusaciones de abuso sexual en 2017, publicó un video en Internet en diciembre en el que retomaba el papel de Frank Underwood, el personaje que encarnaba en “House of Cards”, para hablar de las denuncias.

El video tuvo muchas interpretaciones, que evocaron tanto el destino de Underwood, el personaje principal de la serie desechado por la productora, como las demandas contra Spacey.

“No creerías lo peor sin pruebas, ¿verdad? No te apresurarías a juzgar sin hechos ¿verdad?, ¿lo hiciste? No, tú no. Eres más listo que eso”, dijo Spacey en el video.

“Sólo tú y yo sabemos que nunca es tan simple, no en política y no en la vida”.

Spacey fue considerado uno de los mejores actores de su generación, pero su carrera se vino abajo luego de que una docena de hombres en Estados Unidos y Reino Unido lo acusaran de conducta sexual inapropiada.