Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

“La ciudad de las estrellas (La La Land)” rompe récords y gana siete Globos de Oro

Por La Prensa Austral martes 10 de enero del 2017

Compartir esta noticia
78
Visitas

Una historia de amor de Hollywood consigo mismo se convirtió el domingo en la favorita oficial de la temporada de premios de la industria con un triunfo sin precedentes en los Globos de Oro. La La Land, una comedia musical que celebra en tono optimista todo lo que el cine piensa de sí mismo y de Los Angeles, la ciudad en la que vive, ganó los siete premios a los que estaba nominada, un récord en los 74 años de historia de estos galardones. Este año, el cine baila con Ryan Gosling y Emma Stone, sin complejos.

El número inicial del show, celebrado el domingo en el hotel Beverly Hilton de Los Angeles, simulaba un atasco de coches con todas las estrellas esperando a llegar a la gala. De pronto se bajan de los coches y empiezan a cantar. La escena inicial de La La Land ya tiene ese estatus de ser tan reconocible que permite este tipo de homenajes. Sin haber ganado nada, ya hubiera sido suficiente reconocimiento de que es la película que más ha enternecido a Hollywood este año, o al menos así lo ha percibido la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, que otorga estos premios.

Otra cosa es que sea capaz de enfrentarse a los grandes dramas en los Oscar dentro de un mes. El hecho de que Damien Chazelle ganara en la categoría de director y guion, las dos compartidas por comedias y dramas en los Globos de Oro, puede ser una pista de que La La Land es capaz de trascender su categoría. Pero ya no admite discusión que es la niña bonita de esta temporada en Hollywood, entre aquellos que no solo votan los premios sino que reconocen todos los rincones donde se ha rodado.

El triunfo de La La Land se inició con su canción principal, City of stars, de Justin Hurwitz (que también recogió el premio a la banda sonora), que fue premiada por delante de un exitazo como Can’t stop the feeling de Justin Timberlake. Siguió con el premio para Ryan Gosling. Para cuando el director, Damien Chazelle, se impuso en su categoría, y Emma Stone ganó en la suya, estaba claro que la noche se trataba no solo de dar premios, sino de homenajear la película de Chazelle en todas las formas posibles. El director, de 31 años, es además el más joven en recoger este premio.

La competencia real este año estaba en la categoría de drama. Moonlight, la emocionante película de Barry Jenkins sobre la infancia y juventud de un hombre negro en un barrio marginal de Miami en los ochenta, se llevó el premio por delante de la otra favorita, Manchester frente al mar. Fue el único galardón que tuvo esta enorme película pequeña, que se basa en la propia experiencia del director, Barry Jenkins, y el guionista, Tarell Alvin McCraney. Ambos vivieron infancias en Miami muy parecidas a la del protagonista, con madres adictas en medio de la epidemia de crack que arrasó las comunidades pobres y negras de la ciudad.

Casey Affleck, con una interpretación magnética de un hombre destruido por dentro por la peor tragedia imaginable y que debe sacar fuerzas de donde no hay para hacerse cargo de su sobrino en Manchester frente al mar, ganó el premio al mejor actor. Isabelle Huppert, protagonista de la francesa Elle (premiada como mejor película extranjera), se impuso como mejor actriz frente a las estrellas norteamericanas Natalie Portman (Jackie), Amy Adams (La Llegada) o la muy celebrada Ruth Negga en Loving.

Premios de televisión

En las categorías de televisión, Atlanta, la serie de Donald Glover, es la mejor serie del año en opinión de estos premios en el apartado de musical o comedia. The Crown, la historia de una joven reina Isabel de Inglaterra, es el mejor drama.

Los ganadores vienen a confirmar el gusto de la Asociación de la Prensa Extranjera por premiar siempre que puede talento nuevo en vez de homenajear repetidamente a la opción más conservadora, como suelen hacer los Emmy.