Necrológicas
  • Pedro Efraín Díaz Frías
  • Mirta Simeone Miranda
  • Santos Doimo Vargas Vargas
  • Maudelina Ancar Paillacar
  • Nelson Fuentes Jara
  • Oriana Yutronic Puelma
  • Danissa Oyarzo Avilia

Libro retrata la historia de Laguna Blanca a través de la mirada de una antigua estancia

Por La Prensa Austral domingo 1 de septiembre del 2019

Compartir esta noticia
230
Visitas

A mediados de esta semana se presentó en el centro de eventos El Arriero el libro “Laguna Blanca de mis abuelos-Una estancia magallánica”, del autor Eduardo Vergara Davis, y publicado por Ediciones El Líbero. Magallánico, ex estudiante del Colegio Británico, en la enseñanza básica, y del Instituto Superior de Comercio, en la enseñanza media, en las 400 páginas de este libro, cuenta la historia de una estancia ubicada al norte de Punta Arenas, y donde se desarrolla una historia que recorre gran parte del siglo XX, con el que entrega un acabado testimonio de la vida en la zona.

La presentación del libro estuvo a cargo de Marco Antonio Barticevic Sapunar, quien aclaró que la obra no es ni un manual de estudios agropecuarios, ni un libro de historia regional ni una novela histórica, pero que, sin embargo, toma cada una de ellas para guiar este relato.

“Tomando como hilo conductor la relación familiar con algunos de los protagonistas del quehacer de esa estancia en Magallanes, quiso revivir algo que los magallánicos nacidos en los 1900 y tantos y los que se afincaron por estas tierras y se quedaron para siempre llevamos muy adentro, me refiero a esa relación entre lo magallánico y la vida del campo, la vida en las estancias, por lo menos durante el siglo XX. Algo que estuvo indisolublemente ligado por varios decenios a la actividad productiva, familiar, económica y social de Magallanes, que modeló con propiedad un modo de vida de esta región y que en algunos aspectos aún se conserva”, describe Barticevic.

En la presentación se destacaron capítulos como “La Estancia Laguna Blanca Bomvalot”, en los que se adentra en la historia de la ganadería de la región y los aspectos económicos y sociales de esta actividad. “Los amantes de las novelas podrán encontrar en otros capítulos del libro pasajes relacionados con la vida familiar, donde describe a los que llama los ‘chicos de la pandilla’, lo que hacían en sus viajes de vacaciones de verano, cuando no íbamos al ‘norte’, ni a las tierras caribeñas a descansar, sino que las vacaciones de estudiantes se pasaban trabajando en las estancias magallánicas, en el ‘placer del cambio de actividad’ o para ganarse algunos pesos en las faenas de esquila”, continuó Barticevic en la presentación del libro, que en su anexo ofrece una gran cantidad de fotografías que grafican esta historia.

Es por eso que finaliza agradeciendo a Eduardo Vergara por esta recopilación. “Su inicial interés fue rendir un homenaje a sus familiares a través de un escrito, pero su afán por profundizar lo llevó más allá”, enfatizó Barticevic.

Esto también se ve reflejado en el prólogo, escrito por la profesora de Castellano Mábel Arratia Fuentes: “La sensación que transmite el autor, en ‘Laguna Blanca de mis abuelos’ es que su narración es algo que ‘necesitaba expresar’ para reivindicar un pasado familiar propio, pero que es transmisible a otras personas. Además, al no tener elementos de ficción, se constituye en una buena fuente para investigadores de la región en lo que se refiere a desarrollo económico y social.

“No es un texto literario propiamente tal, pero posee algunos de sus elementos, como la narración ágil, liviana y entretenida”, concluye.