Necrológicas
  • Juan Rosendo Rivera Paredes
  • Romina Daniela Cárdenas Moreira
  • Elena Alvarado Alvarado
  • Carmen Follador Herrera
  • Alejandro Andaur Astudillo
  • Carolina Celedón

“Lo que me gusta y ojalá sea mi estilo es asirme a un buen relato”

Por La Prensa Austral jueves 11 de octubre del 2018

Compartir esta noticia
76
Visitas

Sabe lo que genera su presencia. Apenas se menciona su nombre, todos bromean con su aparición en medio de la bruma y su célebre frase “nada hacía presagiar…”. Carlos Pinto es consciente de su reputación de hombre misterioso, pero la imagen que por años entregó en la televisión con sus clásicos “Mea culpa” o “El día menos pensado”, contrasta con la figura del escritor, la que comenzó a desarrollar tarde, pero que lo trajo a Punta Arenas en medio del éxito, sorpresivo para él, de su primera novela, “El silencio de los malditos”.

Aprovechando su participación en la Cena de Pan y Vino del Hogar de Cristo, la librería Qué Leo organizó un conversatorio, el que por temas de horarios y vuelos, debió realizarse ayer, a las 13,30 horas. Así, casi cuarenta personas postergaron el almuerzo por cerca de dos horas para compartir con este cineasta, periodista, realizador, contador de historias, animador, y ahora escritor.

En esta conversación hizo algunas confesiones, como que casi no entregó el libro a la editorial, por miedo a las críticas, o que su libro no es una versión extendida de “Mea Culpa”. También, que en sus ratos libres, habla solo e inventa diálogos, ya que en él conviven la ignorancia e inocencia. “Soy bien inculto, respeto al que sabe y mi postura no es enseñar, es aprender”, postula. Lo mismo cuando reconoce que una buena historia tiene que ser bien contada, porque “la entretención es el sinónimo de cautivar. El profesor que golpea la mesa es porque no tuvo la capacidad de cautivar. La entretención es vital”.

Sobre la historia que cuenta en el libro “El silencio de los malditos”, Carlos Pinto relató que casi surgió por azar: “Estando en un programa de Felipe Camiroaga, me preguntaron qué tenía entre manos para el ciclo que se nos venía en el programa y se me ocurre contarle los titulares de la historia que tenía, que era de este personaje. Y fue fatal, porque como lo dije con nombre y apellido, todo esto corrió como reguero de pólvora y al día siguiente me llaman a una reunión para decirme que no hiciera ese programa en ese momento, porque no era lo más apropiado. Y uno es funcionario, así que finalmente, no tuve mucho que alegar y nos quedamos con todo este material en barbecho, sin poder llevarlo a la pantalla”.

La espina le quedó clavada y molestando, porque “hay muy pocas historias que adquieren tanta potencia como para que uno no la olvide. Yo siento que cada historia que tiene valor, merece ser contada, y cuando eso no acontece, siento que estoy incumpliendo una suerte de profecía”. Así, durante dos años fue dando forma al relato de “El silencio de los malditos”, descubriendo que “lo que me gusta y ojalá sea mi estilo es asirme a un buen relato”.

Tras la firma de libros y las fotografías de rigor, Carlos Pinto confesó que toda esta repercusión que tiene su carrera de escritor, lo tiene bastante sorprendido. “Escribí un libro por una satisfacción personal, y por ganar un espacio para decir cosas, pero jamás esperé estar en los primeros lugares durante tanto tiempo, y eso me ha alentado a continuar escribiendo, a sentirme muy alegre de poder llevar a cabo esta posibilidad. Se abrió un espacio, en el cual digo responsablemente, llegó a mi vida para quedarse, y es por eso que estoy en mi segundo libro. Tanto así que me doy la tarea de ir a distintos lugares de Chile a firmar libros porque la gente me lo pide y porque es una forma de decirles ‘gracias’. Eso me va nutriendo, porque ese contacto personal es lo que hace, me imagino, que un escritor sea mucho más genuino en lo que hace”, manifestó.

Sobre sus proyectos futuros, fue cauto, ya que sobre la película que prepara, adelantó que “tiene que ver con los Derechos Humanos, un tema que quiero cerrar con la película, es una historia muy potente, emotiva, humana por sobre todas las cosas”. Y respecto a la televisión, al ser consultado por una lectora sobre los últimos casos policiales que han conmocionado al país, Pinto indica que podrían tener espacio en su nuevo programa, pero que no están destinados a futuros libros, porque “me voy a convertir en un escritor policial y no quiero eso, nunca fui un periodista policial, no leo crónica roja. Soy por sobre todo, realizador”.