Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

“Me gustaría volver a Punta Arenas y compartir mucho de mi tiempo allá”

Por La Prensa Austral domingo 17 de septiembre del 2017

Compartir esta noticia
186
Visitas

Víctor Alarcón es conocido en Magallanes por ser miembro de Patagonia 4, agrupación folclórica que nació en 1972 y que tuvo grandes éxitos a nivel nacional, que le permitieron llegar hasta el Festival de la Canción de Viña del Mar. A su vez, destacaron en el Festival Folclórico en la Patagonia con la canción “Cuatrero” y obtuvieron el Ñandú tras ser los mejores intérpretes.

El director musical ha tenido una extensa carrera en Chile, donde se ha dedicado a la dirección coral luego que terminara sus estudios musicales en la Pontificia Universidad Católica de Chile. De ahí en adelante, ha sido éxito tras éxito. En el año 2002 recibió el Premio de la Crítica de Arte a raíz del estreno de “Las Vísperas de la beata Virgen” de Claudio Monteverdi; posteriormente en el 2003, la Unesco y el Consejo Chileno de la Música, lo premiaron por su importante rol en el programa Crecer Cantando que ya lleva más de treinta años.

En conversación con El Magallanes, el músico oriundo repasó su trayectoria profesional, recordó las experiencias que lo marcaron en su vida y no ocultó sus planes de volver a su ciudad natal, Punta Arenas.

-¿Cuáles son tus principales recuerdos de tu niñez aquí en Punta Arenas y cómo te fuiste involucrando de a poco en la música?

-“Son fantásticos. Una ciudad muy homogénea socialmente, mucha calle, mucha casa abierta con amigos; donde uno pasaba a tomar once a cualquier parte y solidaridad. Yo vivía en el barrio Prat y había una vida de amistad muy grande en mi generación. En la casa se hacía mucha música, con mi mamá cantábamos tango y con mi papá tocábamos distintos instrumentos. Después me fui involucrando en este ambiente y el momento cuando decidí ser músico fue a los 12 años. Esto ocurrió cuando se creó Patagonia 4. Aquí viví todas esas salidas de canto, de graduación, de giras y además siendo muy joven. Eso me acompañó en toda la educación media hasta que me vine a estudiar a Santiago; era una vida de mucha responsabilidad artística, porque se ensayaba todos los días y cada semana había un compromiso artístico importante. Viajábamos a hacer programas de televisión en Santiago siendo escolares y ese fue el punto de inflexión, donde además conocí a grandes amigos como lo es Jorge Sharp”.

-Tú tienes una larga trayectoria en lo profesional, ¿si pudieras recordar los momentos claves que te llevaron a tener el prestigio que tienes hoy en la música?

-“Primero entré al conservatorio a estudiar canto, de ahí hice una pequeña carrera como cantante. Pero, poco a poco, me fui derivando a la dirección, que es la carrera que yo tengo. Aquí han habido muchos momentos gloriosos: primero con mi coro de estudiantes cuando yo era uno de ellos; esto fue a los 21 años cuando pasé a ser profesor. Con ellos vivimos una época muy linda; muchas giras a Europa, que en ese momento no era  algo tan común como lo es ahora, el hecho de viajar con grupos artísticos. Luego creé un coro que se hizo muy famoso llamado Bellas Artes, con el cual también seguí en ese trayecto. Pero una de las cosas más importantes que ha pasado, es cuando el Círculo de Críticos de Arte me dio el premio cuando estrené  ‘Las Vísperas de la beata Virgen’ de Claudio Monteverdi. Luego hicimos ‘La Pasión según San Juan’ de Bach y muchas otras de él. A partir de ahí se instaló la carrera en otro lugar que me permitió acceder a producciones más grandes. Fue muy importante la década del ‘90 para mí, ahí se instaló la carrera a nivel nacional e internacional.

-“Crecer Cantando” es un programa muy exitoso a lo largo de estos 33 años. ¿Cómo ha sido la experiencia a nivel nacional y también aquí en Punta Arenas?

-“Yo hago cosas periódicamente en Punta Arenas. He dado cursos a los profesores. Yo dirijo ese programa hace 28 años, es a nivel nacional y lo único tan grande sería la Fundación de Orquestas Juveniles. Hemos llegado a más de 500 mil jóvenes que han pasado por la experiencia; yo viajo siempre por Chile, entregando cursos de capacitación a los docentes; por lo menos hago ocho regiones al año. Por ende, conozco a todos los colegas del país que trabajan con sus coros. La última vez dimos conciertos en la Escuela Croacia e hice un taller con los niños de esa escuela. Este año pretendo volver a trabajar un taller con ellos. Aquí logré ver mucho talento; allá se da mucho el canto, por la tradición que hay en Punta Arenas sobre el canto folcórico, la relación con Argentina y eso se mantiene en los pequeños. Los chicos cantan con la voz afuera, el material sonoro está muy a la mano de nosotros”.

-Tuviste la posibilidad de dirigir a un grupo de jóvenes cantantes, que además fue la primera presentación en Chile de “los 20 madrigales amorosos” del Libro IV de Claudio Monteverdi, ¿cómo fue esa experiencia histórica?

-“Fue un semestre extraordinario porque Claudio Monteverdi es uno de mis compositores favoritos; yo he estudiado mucho época de a finales del Renacimiento. Entonces tuve la oportunidad dar un concierto homenaje con el estreno del Libro IV que son 20 madrigales de mucha dificultad, sin instrumentos. Trabajar con estos jóvenes talentosos que pude tener a mano, gente que seguramente se irá de Chile luego por sus capacidades. Logramos un nivel muy alto con  gente joven. Hubo una crítica muy buena especializada de Jaime Donoso en El Mercurio, nos trataron muy bien. Este año ha sido muy productivo, vengo saliendo de otro concierto de mucha dificultad en la Universidad Católica. Llegó mucho público y obras que no se hacen habitualmente en nuestro país.

-Llevas una carrera larga y sumamente exitosa a nivel nacional e internacional. ¿Pretendes seguir desarrollando esta carrera en Punta Arenas? ¿Te gustaría volver a tu ciudad natal y empezar a formar en esta zona nuevos músicos?

-“Es algo que tengo en mente regresar y compartir mucho de mi tiempo allá. Eso me gustaría. En la vida vamos creciendo y vamos entrando a la edad ya tercera (entre risas) y no se puede mantener el ritmo que uno llevaba; también quiero entregar más de mi conocimiento a gente más joven, para mí sería muy bonito hacer algo importante allá. Me gustaría participar en algo grande de los 500 años del estrecho de Magallanes. Ojalá que la ciudad se prepare para hacer una gran conmemoración de este evento tan importante”.

-¿Qué es para ti Patagonia 4? Un grupo que se formó en la década de los ‘70 y que hasta los días de hoy existe un fuerte vínculo.

-“Hasta los días de hoy tenemos una gran amistad. Con Jorge Sharp somos grandes amigos, pero con Héctor Sepúlveda hemos tenido proyectos en un colegio. También con Pancho y Miguel que son amigos entrañables. Patagonia 4 fue fundamental para mi adolescencia y para fijarme en una actividad que ocupara mi tiempo. Esa fue una época compleja, nosotros tuvimos la bendición de tener esta ocasión que ocupó todo nuestro tiempo; en el colegio me iba más o menos y después sólo nos dedicábamos a cantar. Son grandes personas, han tenido lindas vidas y lindos hijos, en fin, siempre estarán en mi corazón como una de las mejores cosas que he vivido”.