Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

Muere Carrie Fisher, la princesa Leia de “Star Wars”

Por Agencias miércoles 28 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
85
Visitas

Carrie Fisher, actriz célebre por encarnar a la princesa Leia en cinco entregas de la saga “Star Wars” ha fallecido después de haber sufrido un infarto en un avión el viernes pasado. Tenía 60 años. Ha confirmado la muerte su familia, en un comunicado que difundió su portavoz, Simon Halls.
“Con un gran pesar Billie Lourd confirma que su querida madre, Carrie Fisher, falleció a las 8,55 horas de la mañana (hora local de Los Angeles, Estados Unidos)”. “Fisher era muy querida en el mundo y será extrañada por ello. Toda nuestra familia agradece las muestras de cariño y las plegarias”, añadió la hija de la actriz.
Fisher estaba ingresada en un centro médico en Los Angeles tras sufrir un paro cardiaco el pasado viernes mientras volaba de Londres a la ciudad californiana. El infarto le sobrevino minutos antes del aterrizaje y pese a la intensa atención inmediata que le prestaron en el avión algunos pasajeros comentaron que los que la asistieron tardaron más de diez minutos en restablecer sus constantes vitales.
La actriz interpretó a la princesa Leia en cuatro de las películas de la saga:” Una nueva esperanza” (1977), “El imperio contraataca” (1980), “El retorno del Jedi” (1983) y “El despertar de la fuerza” (2015). También hace un cameo en “Rogue One”, que se estrenó este mes en las carteleras del mundo.
La actriz , que nació en el seno de la realeza de Hollywood, de Beverly Hills, hija de estrellas de antaño como Debbie Reynolds y Eddie Fisher, llegó al centro médico de Los Angeles el pasado viernes en estado crítico y horas más tarde fue trasladada de urgencias a la unidad de cuidados intensivos. Según revela el portal TMZ nunca volvió a estar consciente desde que sufrió el infarto.
Dave Prowse, el hombre que dio cuerpo a Darth Vader, y Billy Dee Williams, el Lando Carlissian de “El imperio contraataca”, expresaron su preocupación por Fisher, y lo mismo hicieron Riz Ahmed o Alan Tudyk, de la última película de este universo. “Usa la fuerza, cariño”, le dijo Joely Fisher, hermanastra de la actriz, parafraseando una de las constantes de esta saga. Junto a Fisher en el hospital se encuentran su hija, la actriz Billie Lourd, y su perro de compañía, un bulldog francés llamado Gary Fisher que la acompaña todo el tiempo. Ambos viajaban junto a ella en el vuelo United 935 procedente de Londres cuando sufrió el ataque cardiaco.
Fisher se encontraba en Londres promocionando su último libro, “The Princess Diarist”. Como gran parte de sus libros, este también es en parte autobiográfico, basado en los diarios de sus comienzos como actriz en una saga que la lanzó al estrellato con sólo 19 años y de la que nunca pudo desprenderse.
Carrie Fisher atravesó por varias dificultades personales a lo largo de su carrera y, aunque para muchos podría ser un tema tabú, ella hablaba abiertamente de sus problemas con el alcohol y las drogas. “Soy Carrie Fisher y soy alcohólica”, comenzaba su monólogo teatral “Wishful Drinking” sobre su biografía.
La actriz sufrió una sobredosis y pasó por proyectos de desintoxicación. Esos años de excesos coincidieron con su turbulenta relación matrimonial con el músico Paul Simon tras un amago de boda con el cómico Dan Aykroyd.
Su estrella en el cine sólo brilló realmente en los títulos de “Star Wars” y en algunas películas de prestigio como “Hannah y sus hermanas”, de Woody Allen, si bien participó en numerosos títulos, en los que incluso parecía reírse de sí misma. Sin embargo, su recuerdo forma parte del imaginario colectivo de toda una generación que descubrió asombrada la saga galáctica y a una actriz de fuerte personalidad. Un recuerdo indeleble, como demuestra la masiva reacción de condolencia y lamento que se ha producido en las redes sociales al conocer su temprana muerte.