Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Muere la leyenda del cine Omar Sharif

Por Agencias sábado 11 de julio del 2015

Compartir esta noticia
143
Visitas

Sibarita, políglota, empedernido jugador de bridge y habitual de los casinos más exclusivos. Omar Sharif, la leyenda árabe de Hollywood, marcado por ‘Lawrence de Arabia’ o ‘Doctor Zhivago’, falleció ayer a los 83 años, según informó la televisión estatal egipcia. El icono del cine egipcio murió de un ataque al corazón en un hospital de El Cairo.

Desde hacía algunos años su pérdida de memoria había ido carcomiendo la vida de Michel Demitri Shalhoub, el nombre que se ocultaba tras el icono de Omar Sharif. Fue el pasado mayo cuando su único hijo, Tarek Sharif, desveló el alzheimer que padecía el actor en una extensa y exclusiva entrevista al diario El Mundo. El testimonio recorrió el planeta y sirvió como despedida anticipada del galán que ganó tres Globos de Oro y obtuvo una nominación al Oscar.

En los últimos meses su salud se había resentido obligándole a alejarse de los focos. A principios de este año hizo su última incursión en el cine, con un pequeño papel en una película irlandesa junto a su nieto Omar Sharif Jr., un joven que trata de emular la epopeya de un hombre que llegó a la interpretación mientras cursaba matemáticas y física en la Universidad de El Cairo y debutó en la gran pantalla egipcia -la entonces llamada Hollywood de Oriente Próximo- en 1954.

Hasta la publicación en mayo de su dolencia, Sharif vivía refugiado en un hotel a orillas del mar Rojo fiel a la vida nómada de la que siempre presumió. “Yo sólo vivo en hoteles y sólo como en restaurantes”, declaró en una de sus últimas entrevistas. Según su vástago, Sharif se negaba a reconocer su enfermedad y seguía disfrutando de los pequeños placeres a los que se había acostumbrado durante seis décadas y más de un centenar de películas.

A pesar de su vasta filmografía, Sharif pasará a la historia asociado a dos filmes memorables: “Lawrence de Arabia” (1962) y “Doctor Zhivago” (1965). Unos títulos y personajes que mezclaba y confundía en los últimos meses alcanzados por el olvido. Su figura también apareció en “La caída del imperio romano”,”He aquí un caballo amarillo” (1964), “El Rolls-Royce amarillo” (1964), “La noche de los generales” (1967), “Funny Girl” (1968) o “El señor Ibrahim y las flores del Corán” (2003).

Aunque siguió trabajando hasta hace unos dos años, cuando le diagnosticaron la enfermedad (sus últimas películas, ambas de 2013, son “Rock the Casbah” y “Un castillo en Italia”, de Valeria Bruni Tedeschi), era muy crítico con su carrera. “’Doctor Zhivago’ era mediana, la segunda parte de ‘El señor Ibrahim y las flores del Corán’ sobraba… Sólo salvaría algunas de mis primeras películas con Chahine y ‘Lawrence de Arabia’”. Ya no veía cine. “Sólo me atraen en la tele los filmes mudos de Chaplin”.

El actor más universal de la tierra de los faraones perdió el pasado enero a la que siempre consideró el amor de su vida: la actriz egipcia Faten Hamama, con la que se casó en 1955 y se divorció en 1974. Pero para entonces el alzheimer había hecho tanta mella que ni siquiera fue consciente de su óbito. “No estaba al tanto de la actualidad ni asistió al funeral. Ni siquiera sabía que había muerto. Se lo dije más tarde. Y aún así, unos días después de contárselo, me preguntó: ¿Cómo está Faten?”, relató su hijo.