Necrológicas
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Isabel Barrientos Barría

“No creo que se repita un fenómeno como el de Los Prisioneros”

Por Cristian Saralegui jueves 21 de julio del 2016

Compartir esta noticia
198
Visitas

De caminar relajado, “piola”, pero consciente de su importancia en la música nacional. Así fue el paso de Claudio Narea por Punta Arenas, a la que llegó en visita familiar junto a su hija. Aprovechando su presencia, el otrora guitarrista de Los Prisioneros fue invitado a la Feria del Libro Dinko Pavlov, que se desarrolló la semana pasada. El sábado compartió con los asistentes y habló, principalmente, de “Los Prisioneros, biografía de una amistad”, una secuela más actualizada y definitiva “Mi vida como prisionero”, publicada en 2009.
“El libro es la historia de Los Prisioneros contada por mí. Primero fue la amistad, después nace la música. La historia que cuento es de esta amistad, de cómo se va evolucionando, cómo llega al éxito comercial y luego cuando la amistad se va acabando. Están mis relaciones amorosas, las explicaciones de las canciones. Uno va descubriendo muchas cosas en el libro”, explicó.
“La vida es circular”
Podría decirse que las polémicas con Jorge González, las disputas públicas, y las bravatas, todas amplificadas por la importancia del trío sanmiguelino, ya quedaron atrás. Ahora, el músico vive una etapa de mayor serenidad, la que se nota en el disco lanzado el año pasado “La vida es circular”, en la que el sello de su guitarra remite a esos clásicos de la banda, cuando se convirtieron en “La voz de los ‘80”.
“Es un disco que ha gustado mucho, muy alegre en general, con crítica social; recuerda un poco a Los Prisioneros, aunque no es igual. Ahora estoy grabando un disco con Profetas y frenéticos, que es una banda que tuve en los años ’90 y que por falta de recursos no pudimos seguir. Ahora estamos grabando un disco que es muy enérgico, con los integrantes originales, así que estoy muy contento con el resultado que está teniendo”, expresó Narea sobre esta nueva etapa en su carrera, aunque sin gira ni espectáculos a la vista (“no he tenido propuestas, espero que aparezcan”, pasó el aviso).
De sus anteriores visitas a Punta Arenas, Claudio Narea recordó que colaboró en un proyecto con el dúo regional Lluvia Acida y también, el antiguo gimnasio de la Confederación Deportiva, donde “era difícil hacer sonido, como en todos los gimnasios. La prueba de sonido era con tanto ‘reverb’ que no era grato, pero cuando se llenaba de gente, eso hacía que el sonido desa-gradable bajara y las canciones se escucharan”.
Por eso, cuenta que se siente tranquilo y en paz con la historia del legendario grupo: “Siento que hice lo correcto, hacer el libro estuvo bien; yo no le fallé a Los Prisioneros. Yo siempre toco con Miguel (Tapia, el baterista de la banda), relación que se perdió un tiempo, pero ahora tocamos harto”.
La pregunta sobre Jorge González es inevitable, por más que las cicatrices de esa relación estén ahí. Y sobre todo, es interesante saber la visión que tiene su ex partner sobre el accidente cerebro-vascular que sufrió el año pasado el cantante y letrista de la banda: “estar enfermo es algo muy poco agradable, lo debe estar pasando mal y espero que se mejore, aunque no tenemos ningún contacto”.
Pero a pesar de eso, Claudio Narea recuerda con cariño esos años y por lo mismo, también es optimista con respecto a la escena musical chilena, aunque reconociendo que “falta llegar más a la gente, ese vínculo, siempre se puede hacer más, hacerlo más conocido y que esté más presente en las casas”.
Quizás esta reflexión haga que Narea sea enfático en decir que “no creo que se repita un fenómeno como el de Los Prisioneros. Por un tema de contexto, que es otro ahora, si nacieran Los Prisioneros ahora, no sería lo mismo”, concluyó el guitarrista.
Agradeció además la revalorización que ha tenido la música y legado de la banda, por más que algunos formatos, como la serie “Sudamerican Rockers”, no le agraden para nada. “Si algo ha servido esa serie de Chilevisión, que no contaba nuestra historia e inventaba situaciones, y que casi todo lo que puso es falso, es para que chicos de 10 a 12 años descubran a Los Prisioneros y empiecen a seguirlos”, dijo.