Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría

Orquesta de Cámara de la Escuela Patagonia se renueva esperando volver a casa

Por La Prensa Austral sábado 28 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
Visitas

– Al gran recambio de integrantes tras el egreso de los alumnos de octavo básico, se sumó la remodelación del establecimiento, que ha hecho que los estudiantes hayan estado durante casi todo este primer semestre en el Liceo Sara Braun.

La orquesta cuenta con una veintena de violines, cuatro contrabajos, cuatro violoncellos, seis violas, cuatro flautas traversa y este año la dirección adquirió tres clarinetes, una trompeta, un saxo alto y otro soprano, ya que la idea es convertirse dentro de poco, en una orquesta sinfónica

A mediados de 2014, la Escuela Patagonia cumplió uno de sus sueños: poder formar una orquesta de cámara. Gracias a recursos de los “fondos de revitalización” y de los recursos de la Subvención Escolar Preferencial (Sep) se pudo adquirir los instrumentos y con los fondos de mantenimiento y la colaboración del Centro General de Padres, se reacondicionó una sala. Así, con la dirección del profesor Guillermo Ruff se inició la vida de esta orquesta, con audiciones de promisorios talentos y las primeras actuaciones.

Pero este año, la orquesta ha debido hacer frente a dos situaciones complicadas: primero, el gran recambio de integrantes que hubo que hacer ante el egreso de los alumnos de octavo. Nada menos que 34 salieron y hubo que hacer nuevas audiciones. Pero además, este año, el edificio de la Escuela Patagonia fue sometido a intensas reparaciones para solucionar de una buena vez, el eterno problema de las goteras, que se hizo particularmente llamativo en los dos últimos años, y que incluso incluyó protestas de parte de los apoderados.

Así, prácticamente, los alumnos han cursado el primer semestre en dependencias del Liceo Sara Braun. Ahí, en una sala del tercer piso, se instaló la sala de ensayo de la orquesta, que a pesar de todas estas vicisitudes, ya tuvo dos presentaciones: la primera, en la inauguración de la renovada sede de la Sociedad de Instrucción Popular, y la semana pasada, en el aniversario de la Corporación Municipal.

El profesor Ruff reconoció que están viviendo una situación especial, pero muy contentos de que desde la semana entrante, ya podrán retornar a la escuela. “Ha sido incómodo, no es como estar en la casa, aquí estamos desordenados, en cambio en la escuela tenemos muebles exclusivamente para guardar los instrumentos”, indicó el docente.

Buscando la motivación

“Pero poniendo en la balanza, no ha sido una merma grande la que hemos tenido. La disposición de los chicos ha sido excelente. Uno siempre quisiera que estudiaran más, porque es difícil que ellos aborden este tipo de arte, ya que a ellos les seduce más estudiar guitarra o batería”, explicó el profesor ante la mirada de algunas de las alumnas que se mantienen en la orquesta desde que se inició. La mayor parte del grupo se encontraba en prueba, así que el ensayo fue sólo con un contingente reducido.

Ruff no descuida ningún detalle de la formación de las alumnas. Desde la postura corporal hasta las notas que salen de cada instrumento. En la búsqueda de esa perfección, las alumnas de octavo Melany Maldonado, Sofía Alvarado, Pilar Andrade, Constanza Canales y Fernanda Urra, sacrificaron hora de almuerzo para ensayar. Así, a las 14 horas de ayer, ya estaban ensayando. “La viola o el violín no llaman mucho la atención, pero ellas saben, y lo hemos conversado, que estos instrumentos les ayudan mucho al desarrollo de la memoria, la atención, la voluntad y la disciplina; y creo que es uno de los motivos por lo que ellas siguen con estos instrumentos”, destacó el docente.

Y aunque Ruff es muy exigente (a una alumna le dijo que debía practicar 100 veces el mismo ejercicio), no hay otra fórmula para el éxito que el trabajo constante y metódico. “Después ellas verán un progreso y se van a incentivar, y uno se retroalimenta. Técnica con sacrificio: mejor técnica”, insiste el docente.

Y aunque las alumnas que estuvieron presentes en el ensayo de ayer se hayan mostrado desanimadas en algunos casos, no dejaron de ensayar con sus instrumentos. Este grupo ya lleva casi dos años con la orquesta, y el “cambio de casa”, no les causó mayor problema: “las presentaciones nos han quedado más cerca, pero acá (Liceo Sara Braun) es más estrecho”, comentó Pilar Andrade, que toca viola, instrumento que puede llevarse a su casa para continuar practicando: “los fines de semana tengo más tiempo y ahí es al menos media hora, pero siempre trato que sean quince minutos por día e idealmente, una hora”. A su lado, con el contrabajo, Constanza Canales, que sacrifica los recreos para continuar aprendiendo a dominar el enorme instrumento de cuerda. Ambas indicaron que donde más les gustó presentarse fue en la Casa España, el año pasado, y que esperan, pronto, tocar en el Teatro Municipal.

Apuntan a ser sinfónica

El profesor Ruff declaró que el repertorio que ensayan desde marzo consiste en “una suite de Mozart, una sinfonía de Beethoven y ahora estamos preparando el himno nacional, para participar en eventos institucionales. Además, estamos preparando un tema popular dentro de la música clásica, el Can Cán de Offenbach, que es muy conocido. Esos son los temas más a corto plazo”, detalló el guía respecto del repertorio, que también recibe aportes de sus alumnos, incluso en música que parece imposible desarrollar con una orquesta. “El año pasado me preguntaron si podíamos tocar un tema de reggeaton con violines. Les dije que trajeran la música, que no había problemas, pero al final no sé qué pasó. Esa es una técnica para llamar a los niños a este instrumento, no se puede estar siempre con música clásica”.

Los alumnos de la orquesta cuentan las horas para volver a su colegio de siempre. El traslado se inicia mañana y ya desde la próxima semana podrán tener clases en el remozado recinto. Claro que llevar los instrumentos no será sencillo, porque la Escuela Patagonia cuenta con una veintena de violines, cuatro contrabajos, la misma cantidad de violoncellos, seis violas, cuatro flautas traversa y “este año la directora consiguió tres clarinetes, una trompeta, un saxo alto y otro soprano; estamos apuntando a formar una orquesta sinfónica”, proyectó finalmente Ruff.