Necrológicas
  • Teresa Low Bórquez
  • Evelyn Martínez Robinson

Periodista Verónica López y el movimiento feminista nacional: “Tengo una lástima tremenda al no contar con una revista, porque estaría publicando esos temas ahora”

Por La Prensa Austral domingo 12 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
70
Visitas

La profesional presentó ayer en el Centro Cultural de Punta Arenas, en el marco de la Feria del Libro “Dinko Pavlov”, su libro “40 años de revista, Contigo, Cosas, Caras, Sábado, entre otras”.

Verónica López Helfmann es una periodista chilena, destacada por ser fundadora y/o directora de varias revistas como “Contigo” (1974), “Cosas” (1976), “Semana” (Colombia, 1982), “MasterClub” (1986), “Caras” (1988), “Socios del Hogar de Cristo” (1990), “Sábado de El Mercurio” (1998) y “Antílope” (2012), entre otros. Cuando dirigía Caras se convirtió en la primera periodista chilena seleccionada para la beca Nieman Fellow, de la Universidad de Harvard. De igual forma ha recibido importantes premios por su labor, como el “Helena Rubinstein” (1977) y el “Lenka Franulic” (1992), entre otros.

Ayer la profesional participó de la Feria del Libro “Dinko Pavlov”, para presentar su libro “40 años de revista, Contigo, Cosas, Caras, Sábado, entre otras”. Verónica López Helfmann conversó con El Magallanes, entregando detalles de su texto y su posición con respecto al movimiento feminista nacional.

– ¿Cuáles son los lineamientos generales del libro?

– “El libro recoge testimonios reportajes y entrevistas del ‘74 al 2014, de las revistas Contigo, Cosas, Caras, Semana de Colombia, Sábado en El Mercurio y ‘Antílope’. Las investigaciones empezaron hace tres años con un pequeño grupo de producción periodística y fotógrafos. Estuvimos en la Biblioteca Nacional eligiendo reportajes y entrevistas emblemáticas de las distintas épocas, abordando lo más difícil, dadas las circunstancias políticas de los diferentes años; las cosas más bonitas, porque en la revista ‘Caras’ había una presentación estética muy importante que además también siguió toda la trastienda política de la época. Son revista que tenían a Carolina de Mónaco en la portada, pero con entrevistas importantes adentro”.

– Para usted, ¿cuál fue el momento más desafiante durante su participación en estas revistas?

– “Tuve varios, partí con una revista de moda que era Contigo y resultó que ahí mismo ya empezamos a hacer entrevistas, como a la viuda del general Oscar Bonilla, quien falleció después de que su avión explotara. Nosotros publicamos la entrevista donde la esposa se refería al tema, los militares decían que había sido una falla técnica y que el avión había explotado en tierra, pero ella lo vio, y dice que ocurrió en el aire. Ahí fui llamada a dar explicaciones, eso fue difícil. En base a esto mismo tengo que reconocer la valentía de periodistas como Raquel Correa, Elizabeth Subercaseaux y Malú Sierra. En definitiva, nosotros fuimos a los desafíos, no nos quedamos pensando que porque esta revista tenía muchas páginas dedicas a la sociedad y la moda, teníamos que quedarnos atrás de la contingencia nacional. Tampoco llegamos a un nivel de compromiso político como las revistas Análisis y Cauce. Pero hicimos nuestra colaboración al regreso de la democracia, de lo cual uno puede sentirse orgulloso.  Es bonito saber que uno cubrió historias importantes y entregó un poco de la verdadera realidad del país del momento. Alegra a uno el haber podido plasmar estos testimonios”.

– El movimiento feminista ha logrado mucha visibilización en el último tiempo. Usted como una mujer que ha logrado destacar en su posición de profesional y ha conocido distintas realidades, ¿qué posición tiene con respecto al movimiento feminista?

– “A mí me parece estupendo que el movimiento exista y que recuerde las acciones por la protección de la mujer y búsqueda de la igualdad hecho en los años ‘60, que fue cuando realmente comenzó el movimiento feminista en el mundo, de hecho en Chile hubo una revista, la ‘Paula’, que desapareció hace pocos meses lamentablemente. Fue manejada por Delia Vergara y es una de las revistas donde no estuve pero fue emblemática. Sacó adelante todos estos temas de la mujer relacionados con el trabajo, la familia y el respeto. Después de esto se fueron perdiendo todos los alcances y avances logrados. Ahora se ha retomado y me parece estupendo que suceda. Tengo una lástima tremenda el no tener una revista ahora, porque estaría publicando esos temas”.

– ¿Hay alguna recomendación que le gustaría hacerle a las impulsoras del movimiento para que su esencia y objetivos principales no se pierdan o se confundan?

– “Lamentablemente los movimientos cuando son impetuosos, a veces pierden su norte o corazón de lo que se está exigiendo, pero también sucede que cuando son lentos y no llaman la atención y no son directos, simplemente se les ignora. Lamentablemente estamos en un país que se mueve con esa pequeña dosis de brusquedad para poder arreglar las cosas. Sin embargo, cuando llegan a los extremos, cada vez logra menos alcance. Yo creo que todas las mujeres que están en esto deben asesorarse con otras mujeres con experiencia. Lo que sucede mucho en Chile, y lo ha dicho la escritora Isabel Allende muchas veces, es que no se dan el tiempo de conocer a los mentores. Sería interesante que estos movimientos pudieran buscar mujeres mentoras, que vienen de tiempos atrás defendiendo los derechos de la mujer, para hacerlas partícipes y en conjunto logren un lineamiento al movimiento para que las cosas puedan cambiar en serio”.