Necrológicas
  • Juan Angel Ivanovic Lokvicic

Pesar por muerte de antiguo y destacado músico Aliro Quezada

Por Alejandro Perkic lunes 19 de octubre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.544
Visitas

Hondo pesar causó en diferentes círculos de la comunidad magallánica el deceso del recordado instrumentista musical Aliro Quezada Vera.

El fallecimiento de quien en vida perteneciera a la banda instrumental de la III Zona Naval y a varias agrupaciones musicales locales, ocurrió ayer en la tarde.

Don Aliro nació el 29 de octubre de 1933 en Carahue, Región de la Araucanía. En 1942, sus padres Isidoro Quezada Espinoza y Rosalba Vera Leal, junto a sus diez hermanos se instalaban en nuestra ciudad para buscar nuevos horizontes.

Estudiante del Instituto Don Bosco, junto a las labores escolares, inició sus primeros aprendizajes en el arte de la música.

En 1949 se formaba la banda instrumental de la III Zona Naval. Con solo 16 años se incorporó a dicha agrupación musical. La Armada no solo fue una actividad laboral, sino una inagotable fuente de aprendizaje musical.

En 1945 contrajo matrimonio con Elba Vivar Vargas, de cuya unión nacieron sus 4 hijos, Aliro, Rosa, María y Elizabeth. En 1957 fue trasladado por la Armada a Valparaíso. En el principal puerto del país el músico-marino comenzaba su intensa actividad artística debutando en el club Valparaíso.

Trayectoria musical

A su regreso a Punta Arenas se incorporó a la intensa actividad musical de la ciudad. Su primera agrupación la conformó junto a Enrique Aguila “Finito”, Miguel Simunovic, Patricio Torres y Armando Moraga. Los años 50 fueron de consolidación del saxofonista, diferentes agrupaciones y destacados músicos locales compartieron experiencias musicales, junto a Tini Sapunar, Jorge y Víctor Sharp, Fructuoso Comesaña, entre muchos otros, alegraron las innumerables veladas bailables de Punta Arenas. Participó por muchos años en la Orquesta “Bocetos de América” y es a mediados de los 60 que fundó su propia agrupación como la “Orquesta de Aliro Quezada”. En la primera formación participaron Enrique Aguila, Rubén Trujillo, Tini Sapunar, y su gran amigo y compañero de toda su vida el trompetista y arreglador musical naval, Romeo Garcés.

En el 1967 fue enviado a la Esmeralda. Cerca de un año anduvo fuera de Punta Arenas navegando por mares de Europa, en esta oportunidad integrando la banda instrumental del Buque Escuela.

Al retornar, asoció su trabajo con el director de la banda de la V División del Ejército, el maestro Enrique Lizondo Calvo, en una década en que las bandas militares recorrían colegios ofreciendo conciertos y apoyando todas las actividades culturales: festivales de bandas, coronaciones, festivales de la canción, conciertos en aniversarios de colegios, y el infaltable izamiento del pabellón que se realizaba todos los domingos del año. También compartió su trabajo de músico naval, con los ensayos para los fines de semana de su popular orquesta bailable y su infatigable labor como parte de un grupo de músicos que hacía esfuerzos denodados por mantener la Orquesta Sinfónica de Magallanes.

En una reciente entrevista publicada el 2 de agosto último en el suplemento El Sofá, de nuestra edición dominical de El Magallanes, el maestro Quezada declaraba sentirse satisfecho del camino recorrido a lo largo de sus 81 años de vida: “Gracias a la música eduque a mis hijos y los mande a la universidad”. Declaraba no sentir que tuvo enemigos y que le gustaría ser recordado como “una buena persona”.

Los que le conocen lo recuerdan como un talentoso saxofonista, estudioso y muy respetuoso de sus compañeros de trabajo.

Al maestro Aliro Quezada le sobreviven su esposa Elba, cuatro hijos, cuatro nietas y dos bisnietas.

Sus restos son velados en calle Teniente Serrano Nº105, barrio Prat. Sus funerales se efectuarán mañana, a las 16 horas, partiendo el cortejo desde la parroquia Cristo Obrero, donde se realizará una ceremonia religiosa.