Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Primera jornada de participación ciudadana para nueva biblioteca y archivo terminó en polémica

Por La Prensa Austral sábado 1 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
753
Visitas

Quizás sea el edificio el que está embrujado. La antigua sede de la Universidad del Mar, en Jorge Montt 710, tuvo especialmente entre 2012 y 2013, numerosas jornadas de polémicas, las que ayer parecieron revivir. Esto porque en esas instalaciones ahora se encuentra Gendarmería, que ayer recibió a los asistentes a la primera jornada de participación ciudadana del proyecto de diseño “Habilitación construcción, archivo y biblioteca regional de Punta Arenas”.

Y tal como en esas jornadas en que los estudiantes se enfrascaban en discusiones con las autoridades de la fenecida casa de estudios, ahora hubo dimes y diretes entre las organizaciones sociales que se hicieron presentes y los encargados de desarrollar este proyecto, que contempla la construcción de la nueva biblioteca en el edificio patrimonial donde funcionó la otrora cárcel de Punta Arenas.

Primero porque la convocatoria se cambió de horario, adelantándose a las 14,30 horas. Y también, porque muchos de los asistentes sintieron que la actividad, más que una consulta, era para mostrarles un diseño que ya estaba en marcha. Hubo acaloradas discusiones, y uno de los que llevó la voz cantante, fue el consejero de la sociedad civil, Víctor Aguilar, quien declaró que “los gobiernos de turno se han acostumbrado a hacer de los procesos de participación ciudadana, producciones montadas para legitimar actos administrativos que, en su generalidad, no tienen en cuenta la opinión de la sociedad civil organizada. En el proyecto de la biblioteca y archivo queda evidenciado de doble manera  este blanqueamiento de decisiones pre-tomadas. El modelo que hoy se nos presentó difiere en  esencia con el resultante en la consulta ciudadana realizada para tales efectos, donde como vecinos nos inclinamos por un modelo activo, más cercano a un centro cívico, una biblioteca moderna, lejos del modelo de archivo que quedó ilustrado en la presentación de hoy (ayer)”.

Aguilar recordó que “antes de terminar su corto periodo, el intendente (Claudio) Radonich modificó el modelo inicial siendo el que perdura hasta hoy, que obviamente no fue consensuado con la ciudadanía. Luego de esto la Nueva Mayoría valida este acuerdo ‘entre gallos y medianoche’ a través del Plan de Zonas Extremas, que con una metodología nada de democrática decidió que este proyecto, diseñado por la derecha y bendecido por una elite ciudadana, fuera hoy defendido y financiado por un gobierno de izquierda, porque era el resultante de las demandas ciudadanas. No conozco a nadie en la sociedad civil que se le hubiera ocurrido que ese espacio lo ocupáramos para tener un archivo regional. No vamos a seguir permitiendo la sordera de nuestras autoridades y funcionarios públicos”, concluyó.

También molesta se retiró de la reunión Elvira Guala, de la Agrupación Timbalada do Sur, quien comentó que “nos encontramos con un proyecto frío, lejano a lo que realmente nosotros como usuarios de bibliotecas sentimos y necesitamos. Para la actualidad de los usuarios, nuestra visión de biblioteca no es solamente ir a buscar un libro para llevarlo a la casa, sino que asistir a tertulias literarias, actividades culturales, danza, cursos de crochet, tejido, habilitarnos para manejo de computadores, programas. Este tipo de participación ciudadana debió darse antes, acá como que se partió al revés, que hay algo dispuesto, aprobado y lamentablemente no se le pidió el parecer a la comunidad”.

Consultoría durará hasta el próximo año

Mientras se desarrollaban reuniones por sectores, el director regional de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas, Jorge Cortés quien primero recordó que “como unidad técnica, estamos mandatados por la división de Bibliotecas, Archivos y Museos, Dibam, y es un proyecto que si bien se realiza con fondos aportados por Dibam, estamos recién en una etapa inicial, de diseño, y en lo específico, en una etapa de anteproyecto, que son las primeras de ocho etapas de desarrollo que tendrá este proyecto”. A ese anteproyecto, presentado hace poco más de un mes en la intendencia, es al que los ciudadanos participantes aluden a que ya está elaborado.

“Lamentablemente, aquí las opiniones que se han vertido inicialmente es que mucha gente pensaba que esto sería un gran centro civil. Que fuera una de las propuestas iniciales que tuvo el gobierno tiempo atrás. No obstante, estamos sobre la base que es un edificio declarado Monumento Nacional, que tiene restricciones tanto del punto de vista normativo como espaciales, por lo tanto el uso más apto que se ha llegado a determinar es que sea usado como biblioteca y archivo”.

De hecho, este proceso, añadió Cortés, “se seguirá desarrollando, tenemos un Focus group en agosto y en octubre, otra citación a la comunidad. El proceso participativo durará toda la consultoría del diseño, que tiene un plazo de duración de un año y medio, por lo que debiésemos estar terminando los diseños a fines del otro año”.

A su vez, el encargado del proyecto de participación ciudadana, Rafael Crisosto, destacó el resultado de esta primera reunión, porque: “Esperábamos 40-50 personas y calculamos que llegaron 70. Organizaciones de la Sociedad Civil, de usuarios de Archivos y Bibliotecas, más autoridades, como los representantes del director de arquitectura del Mop, representantes de la Dibam de Santiago y la encargada de Bibliotecas Públicas, Isabel López. La idea del proceso de participación es que sea una instancia en que no haya diferencias entre los técnicos y los ciudadanos. Todas las opiniones van a valer por igual en las propuestas que vamos a recoger”, advirtió.

Finalmente, Crisosto profundizó en el proceso siguiente, indicando que “habrá entrevistas grupales la segunda semana de agosto, que se va a invitar a la gente que dejó su email y también abierta. Habrá una entrevista grupal a usuarios de la biblioteca y otra a usuarios del archivo, que cumplen funciones distintas, y después haremos la consulta online. Hay propuestas que no podrán ser incorporadas al tratarse de un edificio patrimonial, que no puede ser modificado estructuralmente, pero todas las de servicio o funciones o de patrimonio que se quiera conservar, será incorporado”.