Necrológicas
  • Rolinda Alvarez Ovalle
  • Ana María Velásquez Muñoz
  • José Casanova Carreño

Proyecto cultural propone cartografía sensorial de la migración dominicana

Por La Prensa Austral domingo 15 de abril del 2018

Compartir esta noticia
118
Visitas

La visibilización de prácticas artístico-culturales realizadas por migrantes dominicanos en la comuna de Punta Arenas, son el objetivo del proyecto “Cartografía sensorial de la migración dominicana en Magallanes”. Este, además de dar a conocer el aporte de la cultura de República Dominicana en la Región de Magallanes, busca identificar los puntos más importantes de esta situación, mediante la caracterización, descripción y registro fotográfico, sonoro y audiovisual de sus tradiciones, tales como bailes y gastronomía típica.

El proyecto de investigación busca en primer lugar realizar un sondeo de aquellas actividades culturales implementadas por dominicanos en Magallanes, que sean significativas y que se les atribuya una función simbólica particular ligadas a la reproducción de la identidad del país de origen, versus, y en segundo lugar, los posibles intercambios culturales entre los oriundos de República Dominicana y habitantes de la región, que se materialicen en otras actividades de carácter artístico cultural que se realizan de forma conjunta.

Por lo mismo, la iniciativa busca relevar las implicancias que tiene el viaje migratorio, no sólo en el desplazamiento físico, sino también la movilización de recursos culturales, el cual les permite interactuar en un nuevo lugar, en este caso Punta Arenas.

Según explicó el músico Héctor Aguilar, quien es parte del equipo de trabajo, el contacto con personas de afuera hace que se reproduzcan distintas prácticas culturales, pero a la vez, debido al intercambio, se va reconstruyendo, generando una contribución al capital cultural de la comuna y la región.

El proyecto, además, contempla la presentación de sus resultados a través de una cartografía sensorial, en donde se recreará el viaje migratorio mediante una instalación artística, que trabaje los cinco sentidos. Este se presentará a fines de 2018.

Culturas migrantes

“Cartografía sensorial de la migración dominicana en Magallanes” es un proyecto financiado por el Ministerio de la Cultura y las Artes, Fondart 2018, línea Culturas Migrantes.

El equipo está liderado por la cultora dominicana, Betzaida Pérez Díaz y está integrado por la antropóloga visual Ixia Mendoza y el músico Héctor Aguilar, quienes actualmente se encuentran dando inicio a la investigación, para luego en julio, viajar a República Dominicana, con el fin de contactar a las familias de los migrantes dominicanos en Punta Arenas. En estas reuniones se efectuarán registros sonoros y fotográficos.

“La idea del proyecto es para evitar la pregunta del magallánico: ¿qué haces aquí?. Entonces con esto queremos contarle a todos la historia de nosotros, uno viene buscando un bienestar para la familia y la de uno mismo. Entonces esa es la idea, que se vea la situación de allá (República Dominicana) y de acá (Magallanes)”, precisó Pérez.

Diferencias entre magallánicos y dominicanos

Con respecto a la principal diferencia entre los magallánicos y los dominicanos, la cultora no dudó en señalar que vendría siendo la comida. “Aquí comen casi pura carne y papa, en República Dominicana hay una gran variedad de frutos como la yuca y el guineo, los cuales cumplen la misma función que la papa. El arroz lo puedes mezclar con porotos o guandú, y termina siendo otra comida. En cambio, aquí es pura carne y papa, pero uno de a poquito va integrando su propio menú”, explicó, agregando que la música también se ha ido introduciendo de a poco.

Refiriéndose a las principales complicaciones de un migrante, Betzaida señala que el clima es un verdadero desafío para los dominicanos, pero los contratos de trabajo son otro punto crítico y determinante a la hora de alcanzar la estabilidad, y este objetivo no siempre es fácil de alcanzar. Es por esto que los extranjeros deben optar por trabajos que no les gustan o nunca hubiesen hecho. “Yo he visto personas que son profesionales, pero deben trabajar en una cocina, como asesora del hogar o cuidando niños, y así con otros trabajos que deben tomarlos porque no hay más. El obtener un trabajo es la base de casi todo migrante que busca nuevas oportunidades”, detalló Pérez.

Finalizó explicando que la integración para los migrantes es cada vez más positiva, en comparación a años anteriores. “La idea del proyecto es darse a conocer con cosas positivas, que vean que uno sale de un país para superarse y que se busca sumar, no restar, como en todas partes aparecen ovejas negras, pero son cosas que esperemos que, con el tiempo, se vayan corrigiendo”, concluyó.