Necrológicas
  • Jorge Antonio Yersic Soto
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Remodelación del edificio de la Sociedad de Instrucción Popular

Por La Prensa Austral domingo 10 de enero del 2016

Compartir esta noticia
618
Visitas

Los últimos días de 2015 quedarán imborrables en la memoria de los invitados a la “Casa Grande de la cultura magallánica”. Los encargados del proyecto de mejoramiento del centenario local de  Avenida Colón  956 mostraban orgullosos, y no era para menos, la finalización de los trabajos  y conversaban sobre los proyectos  que comenzarán a desarrollarse a partir del segundo trimestre de este año.

La historia parece repetirse. Abrió sus puertas en 1910, con el aporte del 50% de los recursos necesarios para su construcción a través de un fondo llamado Primer Centenario aportado por el estado, la otra parte la pusieron los integrantes de la sociedad y algunas personas comprometidas con la gran tarea de entregar educación a los más postergados y gratis.

Los recientes arreglos, que bordearon los $50.000.000, el 60% se obtuvo a través de un proyecto  del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, en tanto que el resto lo aportaron los miembros de la Sociedad de Instrucción Popular, quienes -al igual que sus antecesores de principio del siglo XX- no escatimaron esfuerzos para remozar la casona y ponerla al servicio de la comunidad.

Fue el  presidente de la Sociedad de Instrucción Popular  Alexis Cabrera Vallejos, quien al dirigirse a los presentes expresó: “Desde aproximadamente el año 1910, nuestra Institución ha tenido como primera prioridad, abrir sus espacios a los vecinos y vecinas de nuestra ciudad de Punta Arenas y acercarlos al arte y la cultura gratuitamente. Durante muchos años de nuestra historia, esta casa albergó y entregó todo tipo de manifestaciones sociales cuyo único objetivo era el de culturizar, despertar las mentes de todos aquellos que venían en busca de esto que es tan necesario y que no tiene colores ni partidos políticos, no tiene clases sociales ni intelectuales. Esta es precisamente la cultura, alimento del alma y pilar de todas las ideas que sustentan fuertemente el concepto de República. Este es un paso importante, hemos recuperado el edificio y con muchas mejoras estamos en condiciones físicas de recuperar esto que es parte del patrimonio de la región, ahora nos queda planificar y ejecutar aquello que muchos pregonamos y otros anhelábamos. Estamos ante el renacer de este histórico espacio y abrirlo a la comunidad, espero que con todo vuestro compromiso esto sea una realidad que no desaparezca más”.                                                                                      Posteriormente el encargado del proyecto, Manuel Castañeda, acompañado de los miembros del equipo realizador, invitó  a los presentes a recorrer las obras, explicando paso a paso  el trabajo realizado y el uso que tendrán las dependencias. Recorrer esta casa amiga fue entrar en una larga historia que se entrelaza con lo más noble de la cultura de nuestra ciudad. Fue en estas salas donde  se impartió clases a obreros y obreras de la mano de grandes hombres y mujeres. Aquí nació la Orquesta Sinfónica de Magallanes, la Sociedad Filarmónica, aquí llegó el Liceo Fiscal con Luis Alberto Barrera para continuar el camino de trabajo iniciado en 1905. Por todas estas razones, caminar por sus pasillos rejuvenecidos es el mejor tributo a los que dedicaron parte importante de su vida para que esta obra no decaiga. Cuando el constructor Sergio Etcheverry mostraba los cimientos, algunos de los cuales quedarán a la vista para que los visitantes los conozcan, uno entiende la fortaleza de la estructura que ha resistido el tiempo.

Al salir a la Avenida Colón y observar entre los añosos árboles, el frontis que reza Escuela Nocturna Popular, es evidente que los verdaderos soportes de esta mansión de la cultura, está en los hombres y mujeres que han aceptado el desafío de dar lo mejor de sí por  construir una sociedad mejor. Cambian las caras y los nombres pero el tesón, la integridad y el trabajo sin esperar recompensa son los mismos que encendieron el alma de los fundadores cuando se celebraba el primer centenario. ¡Larga vida Sociedad de Instrucción Popular!