Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Réplica del bote “James Caird” atrae y sorprende a sus visitantes

Por La Prensa Austral miércoles 27 de abril del 2016

Compartir esta noticia
168
Visitas

El jueves 21 de abril a las 5 de la madrugada, los operarios del Hotel Casino Dreams, ubicado en calle O’Higgins 1235, junto a los del Museo Nao Victoria, trasladaron la réplica del bote de 7 metros “James Caird” al lobby del recinto para que sea exhibido de manera gratuita.

El trabajo requirió una decena de personas, dedicación y sobre todo cuidado, los trabajadores debieron ingresar la embarcación por el Café History, removiendo una serie de elementos para que pueda caber dentro del recinto. La precisión fue necesaria dentro del proceso, ya que existía el peligro de que la infraestructura pudiera dañar otros elementos.

La réplica fue construida por el carpintero regional Juan Cariñanco, quien también es conocido por realizar otro tipo de embarcaciones, tanto modernas como históricas. Esta obra de carpintería pertenece al Museo Nao Victoria, y su exhibición en el Dreams fue gracias a la colaboración de ambas entidades.

“Agradecemos la invitación a esta interesante muestra, la idea es que la mayor cantidad de personas puedan ver la embarcación y motivarse al conocer con mayor detalle una gesta sorprendente a nivel mundial, que desarrollaron hombres extraordinarios como Shackleton y Pardo”, señaló Juan Luis Matassi, dueño y director del museo.

Según explicó Marisol Rimenschneider, encargada de arte y cultura del Hotel Casino Dreams, la instalación de la embarcación tuvo más dificultades que cuando ingresaron el avión “Saturno”, del héroe magallánico Franco Bianco, el año 2009. Quien agregó que la instalación de la embarcación ha llamado mucho la atención y a medida que pasa el tiempo atrae a los transeúntes a observarlo, destaca que muchas personas han llegado al lugar sólo para poder apreciar el “James Caird”, entre ellos muchos amantes del mar y la navegación.

La historia

En  agosto de 1914, Ernest Shackleton inició uno de los últimos grandes sueños de la exploración austral, cruzar a pie la Antártica, junto a una tripulación de 27 hombres en el bergantín “Endurance”. En enero de 1915, después de navegar en el hielo, entre grietas y aberturas por más de 2 mil millas, la embarcación quedó atrapada en el mar de Weddell, a tan sólo 85 millas de su meta, para luego quedar completamente destruido.

El 21 de noviembre 1915, la tripulación queda a la deriva viviendo sobre placas de hielo, sin abrigo y en uno de los lugares más hostiles del planeta, posteriormente llegar a la isla Elefante. Es en ese lugar, donde el expedicionario decide salir en el bote salvavidas “James Caird” y realizar un viaje de 8 mil millas hacia las islas Georgias del Sur, junto a McNish, Vincent, Worsley, Crean y McCarthy.

En mayo de 1916, logran arribar a las islas Georgias del Sur y, después de 36 horas de caminar sin descanso en un territorio peligroso nunca antes explorado, Ernest Shackleton, Frank Worsley y Thomas Crean llegan a la estación ballenera de Stromness.

El 30 de agosto 1916, después de tres intentos fallidos y meses de angustia, el aventurero salvó a todos los hombres que había dejado en la Isla Elefante, gracias a que el gobierno de Chile facilitó la ayuda del remolcador “S.S. Yelcho” de la Armada, capitaneada por Luis Pardo Villalón, quien logro llegar a la Isla Elefante y rescatar a los náufragos.

“Esta exhibición tiene como objetivo recordar  que se cumplen 100 años del rescate de Schakleton y su tripulación, quienes después de muchos intentos, finalmente fueron salvados por el Piloto Pardo, marino mercante, en la embarcación de la Armada Chilena  ‘Yelcho’, pudo llegar hasta la isla Elefante y salvar a la tripulación del ‘Endurance’ gracias a su valentía, de esta manera también homenajeamos  a todos los navegantes, exploradores, marinos y hombres de mar”, explicó Rimenschneider.